Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Dos de mayo

En este nuevo Dos de Mayo creo que debiéramos reflexionar sobre el significado actual de ese episodio de nuestra historia que no deja de tener un sabor agridulce para los patriotas españoles. Sabemos que el pueblo español, casi en solitario con la ayuda de algunos pocos militares patriotas de media graduación, se alzó contra el temible invasor compinchado con las elites españolas. En especial con su misma cabeza, los encanallados y traidores Borbones. El miserable inepto de Carlos IV y su depravada libertina mujer, María Luisa de Parma y el hijo de la segunda, el felón degenerado de Fernando VII, mal llamado El Deseado, que acababa de sublevarse contra ellos. Los Borbones cedieron al emperador cobardemente sus derechos al trono dejando tirados al pueblo.

La escandalosa actuación borbónica es tan conocida y produce tanto asco que mejor no insistir en ello.  Aunque la lección debiera seguir siendo la de entonces y la de siempre. No se puede confiar en los Borbones, una dinastía lamentable que se entronizó con una guerra civil y provocó varias más.

Pero los Borbones son la cabeza coronada de toda una élite explotadora, inepta, insolidaria que carece del menor patriotismo ni sentido del honor ni amor a la libertad. Y entre cuyos desvelos, desde luego, no se encuentran ni el bienestar del pueblo ni el honor y engrandecimiento de la Patria. Al contrario, van a lo suyo que resulta ser lo contrario de lo nuestro.

Los fusilamientos del tres de mayo en la Moncloa fueron ordenados por el gobernador militar de Madrid. Un colaboracionista. La Iglesia de la época exigía el sometimiento de los fieles a las nuevas autoridades.

Hoy, la ruina de España, también consentida o amparada como entonces por los Borbones, está siendo ordenada por otro elemento en la Moncloa. Nada menos que el tenebroso Sánchez, agente del enemigo globalista, miembro señero de las corrompidas y cómplices élites políticas españolas y Presidente del Gobierno del Rey. Otra vez la misma cobardía y felonía borbónica traicionando a los españoles y dejando hacer a sus enemigos.

Y la Iglesia tanto hoy como entonces también es cómplice de las autoridades al consentir la vulneración de la libertad religiosa y al no protestar por la ominosa matanza de ancianos que se está perpetrando sin asistencia sanitaria ni consuelo espiritual.

Triste es reconocerlo, pero los monárquicos españoles, entre lo que hay algún patriota despistado que otro, históricamente se comportan como cornudos consentidores.  O como maltratadas que disculpan a su maltratador fiadas en las promesas de una futura corrección de suyo imposible, visto lo visto. Una y otra vez les traicionan y una y otra vez tragan. Cosa que es especialmente dramática en los momentos de grandes convulsiones como los del dos de mayo o los actuales. Nadie protesta, pero “vivan as caenas”.

La Alianza entre el Trono y el Altar de entonces se había cambiado durante la Transición por otra del Trono con el socialismo a la española, con sopa boba incluida y nueva legitimación mohatrera. Esa Alianza o Unión Temporal de Empresas entre Borbones y socialistas cimentada en la legitimidad impostada, la corrupción y en la necesidad de taparse mutuamente las vergüenzas ya ha sido traicionada por el nuevo socialismo comunismo sorosiano bolivariano que hoy se ve con fuerza suficiente para prescindir de su anterior cómplice.

Pero, ¿Reaccionará alguien del Régimen?

Seguro que algún amigo lector me reprochará mi incurable ingenuidad a estas alturas:  «¿reaccionar dice? desengáñese usted, que está más anticuado que un filósofo pitagórico.  En realidad, el católico Reino de España con su atildado y complaciente figurín en el trono cumple tan ricamente con el desairado papel al que le ha condenado el consenso socialista de la UE y el NOM. Definitivamente arruinados sus sectores productivos en Agricultura e Industria, su rol es proveer de putas, maricones, sol, playas, alcohol barato, drogas y demás mercancía para solaz y diversión de las clases medias de los países protestantes europeos. Sin olvidar la gran capacidad de la casta política monárquica para cohonestar chanchullos, comisiones compartidas y demás corrupciones.»

Tras dos meses de encierro liberticida sin juicio previo probablemente la economía real, la que sirve para satisfacer necesidades reales de los españoles, ya haya sido destruida sin remedio. Pero dicen que el complaciente líder de la supuesta oposición que no se opone colocado muy oportunamente en la poltrona por  el Maligno, ahora está esperando nuevas instrucciones para ver qué hace y si aún sigue apoyando al gobierno comunista: gobierno de rojos, hambre, miseria y piojos. O si, por el contrario, ya es momento de disimular. ¿Por qué hace lo que hace, y no hace lo que no hace?

Dos de mayo, dos de mayo. Una y otra vez las élites y las instituciones de la Monarquía contra el pueblo español. Se les ve mucho el plumero, ya ni disimulan. Pero mal se queja quien se deja.

Irónica, paradójicamente, ya sólo nos quedan Trump y la DEA.

¡Ah! Y los Reyes magos.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.