Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Lecturas para tiempos de zozobra, 1

En estos azarosos tiempos nos conviene repasar algunas de las obras maestras, que iluminan y permiten ver de otro modo las cosas que suceden. Así, por ejemplo, La Montaña mágica de Tomas Mann. Una obra a la que ya he dedicado algún otro texto anterior pero que parece mostrarse e inspirar al lector de modo distinto que antes de la crisis, no solo sanitaria, en la que nos han metido con un horizonte verdaderamente horripilante.

La evolución espiritual del protagonista principal de la novela, el joven ingeniero Hans Castorp, merece hoy nuestra atención. Me refiero a algunos aspectos ahora especialmente interesantes o de actualidad, como cuando Castorp empieza a comprender el sufrimiento existente tras muchas grandes palabras pero sobre todo de las grandes estadísticas. Y a protestar, como dice Mann, “contra el egoísmo generalizado… otra de las cosas que le habían decidido era la necesidad de su espíritu de tomar en serio el sufrimiento y la muerte y poder honrarlos como creía que se merecían, necesidad que esperaba satisfacer y fortalecer acercándose a los enfermos graves y agonizantes…”

A esta conducta de solícita y sincera atención a otros enfermos compañeros y de algún modo prisioneros en Davos, le había llevado una mezcla de compasión y reflexión.

Tras visitar para dar el pésame a quien acaba de quedar viuda Castorp comenta que “cuando se habla a los muertos o de los muertos, el latín recobra su vigencia, es la lengua oficial en estos casos, hace ver que la muerte es algo especial…. A Settembrini no le gustaría nada, no es un lenguaje para humanistas, republicanos y pedadagogos, es fruto de otro tipo de espíritu, del otro espíritu que existe. Yo pienso que hay que tener bien claras las diferentes orientaciones o actitudes del espíritu, mejor dicho. Hay dos: la actitud cimentada en la libertad y la actitud cimentada en la piedad. Cada cual tiene sus ventajas, pero mi principal objeción contra la primera, la que defiende Settembrini, es que se cree en posesión exclusiva de la dignidad humana en todas sus facetas y eso es exagerado. La segunda también tiene un cierto componente de dignidad humana, a su manera, y fomenta una profunda decencia, integridad y un noble respeto por las formas, más incluso que la actitud basada en la libertad, a pesar de que concede una atención especial a la debilidad y fragilidad del hombre y una gran importancia a la idea de la muerte y la descomposición”…

Y más adelante el joven protagonista continúa con su reflexión: “le resulta demasiado envarado y pomposo, preferiría algo más espontáneo, más humano. Pero, ¿qué es humano?  Humano es todo. El temor de Dios, la devota solemnidad y la rigurosa austeridad son una forma de humanidad muy digna, a mi parecer, y, por otra parte, el término de humano también puede ser una excusa para encubrir cualquier negligencia y falta de principios.”

Sí. Negligencia y falta de principios son factores básicos y permanentes de la actuación gubernamental en esta crisis. Una negligencia con visos de criminalidad que sin embargo puede que sirva de modo muy eficaz a ciertos intereses malévolos.

Pero es terrible que a seres como nosotros primero se les haya entregado a la muerte y segundo se les niegue siquiera las honras fúnebres que merecen. Ni libertad, ni piedad.

Dudo mucho que el gobierno actual se deba a ningún ideal noble. Influido por la hibris de psicópatas peligrosos comprobamos una y otra vez que lo suyo es mera impostura mohatrera, encanallamiento con la mentira más sórdida, que la devastación que está provocando ha de se útil para alguien al acecho en las sombras. Pero cualquier disfraz ideológico que pudiera pillar en la nutrida y demagógica guardarropía revolucionaria se cae con estrépito cuando se comprueba su falta de sentido de la piedad con el dolor y sufrimiento ajeno. O su trueque de personas, de compatriotas, en números o chapuceras estadísticas.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.