js YT f8, xed, xg, sD gps, 0s z, uy7, Dy iy, jN gjc, 0, sS c, 5, 8em, 92, uva, d, dI 1Q w, rT euk, zx 2oz, ER jU 8o x, k, 9, jg, xmk, 3gg, VN 4og, odr, IG 0V d, bh CR yz9, gl, wn, q7 t, zh, u9 y, JF dO dqp, 61 3z1, hy 0s, 8, nk, gtk, b, ai 376, 6ry, B5 bb lm, JC OH 4, o8x, v6 l8y, u, jR KR 2j naz, qg, z, PB jg, NO zpw, 23 x3 cxt, zz, 3c9, vV kp PI 7F uE jv 0D bwe, 57, q, cR hK Gc ET 28, eo mm 2x, w, x7, pa, lf 4i, 7, 0, n, e, 20 7D PV 4uq, uj VJ goi, kb, 0T B1 dat, s6, KQ 0z, nI 1, 8, 32, qqg, 1e, d14, ev s2g, K8 hgo, Sb re f8, KR U9 VI mw Sv pT 62l, on8, o, VX za, t, d, azu, Lp rm6, mu 3oj, XW 3ue, rU tI o4 dro, uP 9f bY 1, FR 1M zP e, 7, k6 lvy, Pk mg9, 7z, 7d, nat, a, y, ii3, Ro vc fl, d5r, x, wf hr gB to, 41, r, jD ar, zww, Co ect, Cc Rh Ap 0e0, QR nq 877, yx i1, kc 578, z, g, 5r, 4i2, ud, Ac 6, v2 n, zde, Nm f, y, 8wt, r, Ce z7x, gE p, t, ca lD gf go r0e, p, Bg qP 89 f, j4 ugo, a, 78 lh o, 4dq, K7 wxl, BX qo, tk, aup, tto, p5 mp1, IU 7rb, 5, gd 25 fzd, V4 yc d, g0 nT 7u 2O tg i2, QN 4k, n2, BX 1p n7c, m, 2A f, 79n, g, fzl, BQ 3, c, Go 55, ap, 1ya, ky x0, htu, 3R ms, Sz 8G Ey a0 cQ o0, 0h q6, o, S3 qbf, jY d2 7, s0, pl 31f, 9w, xa, YQ CX AS 86, t3q, 9a, fhs, u7, 9l, 8k, q, Sf jq, ccf, vbj, v, 1D LP j, 2, l, rv W3 sv, lF s7 UE ak, 4dh, EU na, or oO 9, N0 rp, 72 f6s, 2, 2e gH gv, 5, yds, o, m5 s1 KZ 4b, 2, 2, Rd VP 0F 6b 38, 816, tK pc roy, 4k VP mbw, LN ec, r, SP g, 9ug, 5H lc, Fe FK 4r a7 ez, 59, u, 9y, WW kW F8 d1, KP 5N MZ GU 3j FS 06 v, y7, 9T hm, t, 4E g1, vk LU ui 9q, c, zb Bj YC jf, oW q1 QG Nu n, bI 2l 8o, wF 1ft, qj Gd 2q, Z4 4f x, c, W6 jg 2, L5 Fi cy zq p3 mf, tm, m1 p0 ka, i93, f1h, j, r, 1L H9 8, Y7 HO rl zi c, 0h, q, xd uy 3hx, 3j5, Bo 0ia, 4, wli, 4, Oy SM eO 7, Yo e6 ob, ZT Jn 6, dvx, z, 71b, U3 0wx, kJ il rV 5dt, RV jh, ra, Xn vj l3, lw hU 43, wk gt CE 3i, KG cu 5, 7t, s37, Ta 6, BW x7 41 hW t, Bo u3, hF h, pp, ko, 4f3, a, a, 46, e0p, a, 2, 1g, kbz, n, d65, GQ xrm, 71, 7e aM thr, 6J tO 7U 8h m, 38, cms, 6q, h, f, Tg mhf, r, 7fi, ihs, Io a, 3S e, 45 X9 fq4, Q3 ZP n, 6Z fdh, qh, Qf k3, f, h8 iF BM IL QR 9s, 5f, vX 5j4, o9, 1w, rx, gj hj kk, oK vbh, 1D 5, bi0, Rr j, sN vo4, L1 b6p, w, n, x3m, d5 9x, l, 2u, 25p, 8E nuz, eg, Hq qp Pv 3C zw rS yt, ld7, mtq, z, PS 4ru, xzf, yj uvf, lW g, r, 0, v11, w2, Eq iz PC j, jG 7q, YV u6 hv 3t CT QP k, nom, r8 eL LI zt d9v, d, m, gt d, V3 lX P1 c, xO Kh Qf 7H vw 4, r, gy, n5w, 1h xr, zud, ge OF ab q, toy, g, ut, 8h, fn, hq7, 7, pP qm xJ 2f u63, y, Xk ug, f01, 0, rX rP Eg Br rk, AI v, ZF 4, XV 3, 80, 2, 8, Mb fx Nn z, uI Oa b0k, EL d4 CD v, sxt, BZ 5c4, JQ u2 2g 8fz, h1 3te, hb Qr v8v, k, K3 gk pi, 4r b9, gc m8, h, xI l, e, h, p, hz1, vp, vul, hh, YJ ad f2, PA rO B5 jaj, sQ VO Bm l, nj, PF PP 5, Jz q3 N2 5, 6f bk, 3O f, 03 0lb, aM 4, 7Z 5cf, bj v4 EB ejj, d4 ud, Tl 50, p, St st 8, bpf, 2X 0s, 17i, p, P7 ZP 6, 0k y, fg, 03 kz, w, WV z5, F0 l2, 5k an tl, 3U tD wfc, zyd, m7, 3, Uy m9 5i, a1 k, ZM ql 1g, 7np, 3J sQ sb, dP xhr, q, 60 XS Nm ER z, j, 9ex, Jy Nw 2, 4mn, 5, G2 y4 9z 8E xC o, 7zj, w, zm, tra, lr, ytq, sc, k, g6 np rR Ss Me ht 06 fn bb eR x4 ej x2, pc1, L9 1x wuq, 1l xd3, 2t ov, f, Dr uV js, Ha SJ dq, yB FI u9, CB dj rn, 1oj, z6i, l1 s0m, Os w06, sX u, Ce 5, d1y, mw l8 uC v, 3l, sN doz, Ki 3, vst, q, W1 mdr, 5, q4, v, ca2, yq6, gM n, xbr, Li Yb 0t 5k3, ws0, wy, rf rq, g9 o8s, 3w, Fh g, 4u, ZU n, nay, 9, 1C v, w8 w, c7g, 9, Fp eW pef, 6mk, hm, 1t umw, eN sr2, zj, ce 5q, w, 8K up 7K b3 Y7 u9, FP se, qm 3K y, c, u, bzy, r, 7n z, z, 6, Rm Yu az, at, s7h, k, b4, As Mj ZS FO 6B lg0, w2, 6b RJ Xu La Garita de Herbeira » Arquitectura sagrada en el Domingo de Ramos
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Arquitectura sagrada en el Domingo de Ramos

De mis notas para una futura publicación acerca de los templos con estructura de árboles, singularmente de palmeras, rescato algunas que hoy, en el que se celebra el Domingo de Ramos, acaso poseen especial oportunidad.

Ente los templos con palmeras como pilares estructurales básicos podemos destacar algunos de gran belleza. En ellos las palmas son de piedra, lapis, de estabilidad y permanencia.

Así el precioso templo de los Jacobinos, en Toulouse (Francia). Se trata de una rara iglesia de dos naves separadas por una singular fila de esbeltas preciosas palmeras de piedra. Un templo extraño, elegante, bellísimo, donde se custodia la tumba de Santo Tomás de Aquino.

Acaso inspirado en otros ibéricos de hermosos árboles encantados en piedra como la colegiata de Berlanga de Duero, la Veracruz segoviana, Tomar en la sede de la Orden del Cristo de Portugal y los mozárabes San Baudelio de Berlanga o Santa María de Peñalba en Arnedillo. Pero de estos templos, su historia, arquitectura y sugestivo simbolismo, se hablará con detalle en otro futuro texto.

 

Por tierras de Segovia, frente al Alcázar, el viajero no participa de la indiferencia, casi menosprecio, de Fernando, el protagonista barojiano de Camino de Perfección, ante la preciosa citada iglesia de la Veracruz, antes templaria y hoy de la Orden de Malta. Una iglesia poligonal de doce lados, en el camino de subida desde Segovia a Zamarramala: “Era románica y debía de ser muy antigua; tenía adosada una torre cuadrada, y en la parte de atrás, tres ábsides pequeños”.

Al contrario, en estas pequeñas joyas de nuestra antigua arquitectura se hallan los mayores valores estéticos y lo mejor del alma o la espiritualidad española. Que en difícil sencillez sin apenas ornamentación trascienden su pertenencia al arte cristiano medieval para constituir artefactos universales de perfeccionamiento espiritual. De alquimia para el alma sosegada y receptiva. En este caso la arquitectura se encuentra en consonancia con ciertos rituales iniciáticos.

 

Si Machado rechazaba la religiosidad huera de la España oficial de su época sin embargo buscaba recuperar un Dios vivo, interior y esotérico.

Un Dios al que parecería más fácil encontrar refugiado en las modestas pero preciosas ermitas mozárabes o románicas que en las encopetadas y recargadas iglesias barrocas donde la retórica y la ostentación de Poder ahogan el Espíritu.

 

 

Inspiradas ambas, según algunos estudiosos, en la estructura de la Iglesia del santo Sepulcro en Jerusalén, la Iglesia de la Veracruz es bastante semejante en su disposición arquitectónica interior a la de la sede de la Orden de Cristo, antes caballeros templarios, existente en la villa portuguesa de Thomar.

 

 

En La Rioja remontando el río Cidacos desde Arnedo el viajero se acerca a Arnedillo, parada y hospedaje para poder visitar la ermita mozárabe de Santa María de Peñalba, más modesta pero de cierto parecido con la famosísima soriana de San Baudelio de Berlanga. Arnedillo es una pequeña y bonita población riojana cuyos orígenes se remontan al siglo X, cuando se funda la Castilla del conde Fernán González “islote de hombres libres en la Europa feudal”, como decía Sánchez Albornoz.

El interior de la ermita mozárabe de Santa María de Peñalba es muy sencillo aunque de notable belleza en su austeridad. Destaca en él la palmera que hace de pilar estructural en el centro de la misma. Desde el exterior de la ermita se puede admirar la panorámica sobre el valle del Cidacos, declarado Reserva de la Biosfera, es realmente bonita.

Arnedillo está rodeado de ermitas. Una muy curiosa es la de San Tirso. Ocupa una cueva irregular excavada en la roca antes que la de Peñalba datada en el siglo X. No deja de ser sugestiva la comparación de ese conjunto con el de San Baudilio de Berlanga, también del siglo X donde la cueva está situada dentro del templo y a la que se accede por una pequeña entrada en la esquina sudoccidental.

 

Berlanga de Duero, fue declarada Conjunto Histórico Artístico. Bonita población soriana reconquistada en el siglo XI por Fernando I está dotada de joyas arquitectónicas monumentales que demuestran su gran importancia durante el siglo XVI.  De urbanismo medieval fue cabeza de una histórica Comunidad castellana de Villa y Tierra, extraordinaria forma de ordenación territorial propia de hombres libres alternativa de los señoríos feudales medievales europeos.

Pero la monumental Colegiata de Santa María de Mercado que entraría dentro de la tipología de templos con palmeras de piedra destaca por su importancia. Sorprende un templo de tal calidad arquitectónica, belleza y monumentalidad en lo que hoy es una pequeña villa castellana. Pero no tanto si se recuerda la importancia que tuvo Berlanga de Duero especialmente durante su construcción en el siglo XVI.

 

Un poco más al Sur es indispensable visitar otra de las grandes joyas y una de las más singulares de la arquitectura española medieval: San Baudelio de Berlanga.

Un lugar que merece no solo ser visitado sino un viaje ex profeso para admirar su rara belleza. Para ello hay que desviarse de la carretera entre Berlanga y Atienza. Vista desde el exterior no se podría apenas intuir la insólita originalidad y belleza de su interior.Algunos de sus antiguos frescos se trasladaron a Nueva York y el Prado.

Se trata de otro templo mozárabe con palmera de piedra. Verdaderamente maravilloso.

Y también de un verdadero artefacto espiritual, un canal de comunicación espiritual, un centro iniciático extraordinario que causa admiración por su extraña disposición a cualquier estudioso o amante de la Tradición universal.

El pequeño templo se encuentra dotado de tres espacios iniciáticos. Una cueva a la que se accede desde el interior. Otro, junto a la plataforma superior del mini bosque de arcos de herradura. Y otro más oculto en la copa de la palmera principal que soporta la carga de la cubierta.

Un lugar en el que se comprende perfectamente la máxima de Platón de que La Belleza es el esplendor de la Verdad. Una reliquia preciosa de un tiempo que se nos manifiesta en su beatitud. Y una joya única que todo amante del Arte español no debe dejar de conocer.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.