Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Más pasmaos en el Reino borbónico de España (Spain)

Si hasta ahora hemos glosado varias veces el famoso pasmo de Su Católica Majestad que sin mover un músculo observa impasible como otro don Tancredo la fatal devastación de Su Reino, es de justicia añadir más y más pasmaos a este encantamiento que padecemos, acaso provocado por el malvado gigante Soros Malambruno o sus más enconados bellacos secuaces. Como explicaba González de Cellorigo:No parece sino que se han convertido reducir estos reinos a una república de hombres encantados que vivan fuera del orden natural.” 

Sí. Estamos fuera del orden natural. Su Gobierno está pasmao, infectado o en cuarentena.  Su leal oposición infectada, en cuarentena o en la inopia. Las taifas cada una a lo suyo sin olvidar la arbitrariedad más imaginativa, poniendo en evidencia la descomposición final del Régimen. Incluso el descomunal intento de ensayar la ínsula independiente de los lemosines del sur envuelta en lazo amarillo lazareto por parte del supuesto inhabilitado. Un lazi racista que ahí sigue dando por saco impunemente, para escarnio de los españoles y radical vergüenza de las instituciones borbónicas. Un Reino absurdo, poblado de próceres aún más absurdos, encanallados e ineptos.

El pasmo gubernamental viene de su evidente empacho de fanatismo, incompetencia criminal, cobardía, hipocresía, canallería oportunista. El doctor falsario, un psicópata, víctima de sus ensoñaciones virtuales, de su falaz propaganda para cretinos y cómplices, sale en la tele idiota tarde, mal y nunca. Y ello para mostrar otra vez su incompetencia criminal de pasmarote engreído, “eres bello pero sin seso”.  Para colmo, ahora ni Soros ni sus esbirros se le ponen al teléfono ni le dan órdenes. ¿Qué hacer?

La oposición sigue fláccida. Colaborando por inacción con el doctor muerte. Entre los escombros Arrimadas quiere abrazarse al falsario para salvar los restos y se ofrece para apuntalarle. VOX, con el mayor número de infectados en términos relativos, es víctima de su estulta irresponsabilidad al no desconvocar inoportunos mítines. Una muestra de que el gran problema de España significa demasiado arroz para tan poco pollo. Y Casado, supuesto líder de la supuesta oposición, sigue en su conocida línea colaboracionista, blandita, marianista y no exige crisis gubernamental. No tira a degüello para intentar derribar a la perniciosa peste ministerial, más peligrosa y letal que el propio virus.

En efecto, con este gobierno el desastre es seguro y tarea ineludible de higiene imprescindible es derribarlo.  Un primer paso en orden a la salvación. Pero no hay que engañarse: no es solo el Gobierno de Su Majestad, es todo este Régimen corrompido e inepto, con Felipe VI, El Jarretero a la cabeza, el que demuestra una vez más su incompetencia radical, su agresión al bienestar y dignidad de la Patria y de los españoles.

¡Qué la Providencia divina nos proteja, ya que no lo hacen quienes despilfarran nuestros impuestos!

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.