Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

REMITIDO. Puesta de largo ministerial

Ecos de Sociedad. Puesta de largo.

Ayer tarde, en la sede ministerial de la calle tenderete número siete, vistió sus primeras galas como ministra la encantadora doncella doña Maria Irenea Montepillo Sinocorres, que realzaba su natural belleza morena de rompe y rasga con un precioso vestido palabra de honor con abotonaduras de plata sobredorada venezolana, abrochable por detrás, chaquetilla torera, zapatos «manolos» y demás vistosos complementos a juego. 

Acompañaron a la neófita en su primera gala ministerial sus Directoras generales de variabilidad sexual y derechos LGTBIJKLM, doña Purita, alias la fricadora y de Igualdad de Maltrato y Transgénero Interracial, doña Mariquita, alias la empaladora. 

Ayudaron a hacer los honores de la fiesta iniciática de la bella María Irenea sus primas, agraciadas con un puesto de funcionarias eventuales. Y su gata, su perra, su lora, su coneja y su salamandra (hembra), representantes femeninas de la hemi arca de Noé. También su madre, no hay más que una, al parecer el padre se encuentra en paradero desconocido.

La puesta de largo resultó muy trabajosa y asaz boicoteada por el pertinaz machismo existente. Es cierto que poner a una doncella de largo ministerial, sobre todo si no se quiere hacer el ridículo, no resulta fácil y hay que sacrificarse y estar en todo para que las cosas salgan medianamente a izquierdas.

 

Pero, según la malvada prensa fascista a la que no se permitió la entrada y a la que convendría dar un ejemplar escarmiento, la cosa no resultó tan perfecta y modélica como sugiere la nota de sociedad o proclaman los fans de la cadena secta.

Sí, lamentablemente la conspiración machista heteropatriarcal provocaría que el acto resultase algo deslucido. Se ha sabido que su primer proyecto de ley fue devuelto sin misericordia al corral tras sacar el temido pañuelo verde la presidencia entre gritos y chillidos de la afición, denunciando tanto el escandaloso desorden en la lidia como las notables faltas de ortografía y sintaxis del recién parido proyecto de corpus legislativo. Tampoco faltaron los gritos machistas del poco respetuoso respetable: “Irenete, Irenete, si no sabes torear pá que te metes.

Las Directoras generales citadas y el resto de su cuadrilla hicieron feos gestos a la afición, que por decoro no reproducimos, y luego se refugiaron en la enfermería con sendas varas de picador que querían meter por no se sabe dónde. Su apoderado, gente del bronce que no pudo disimular sus viejos resabios heteropatriarcales de protección a la hembra, retó muy jaque al que se atreviese.

Luego, intervino la autoridad dicen que competente y no pasó a mayores.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.