Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Camino de servidumbre

Mientras escribía la reseña del reciente libro de Joaquín Abad sobre el Rey Emérito don Juan Carlos I me vino a la memoria otro, todo un clásico del siglo XX. Me refiero nada más y nada menos que el titulado en España Camino de Servidumbre, obra del Premio Nobel Friedrich Hayek. Un libro importante y de gran actualidad pese a haber sido publicada la primera edición ya en un lejano 1944, durante las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.  Fue traducido por el que fuera mi profesor de Teoría Económica II en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid, don José Vergara.

No voy a hacer una reseña a estas alturas de un libro tan importante y tan conocido pero si me permito invitar al lector a su relectura, que ofrece notable luz en estos tiempos de incertidumbre y zozobra en que tantas amenazas para la libertad asoman por el horizonte.

El índice de la obra ya es significativo. Apartados como El camino abandonado sobre las bases individualistas de la civilización moderna. O la utopía del socialismo democrático.  O la alternativa de una economía dirigida no es el laissez faire, sino una estructura racional para el funcionamiento de la libre competencia. El valor último es la libertad y no la democracia…

Muy actual, no hay más que ver quienes están en lo más alto de la cucaña borbónica, la reflexión de por qué los peores se colocan en cabeza.  O cómo los presuntos fines sociales justifican todos los medios. O, ahora en que las zurdas españolas utilizan tanto el término fascista como insulto, sobre las raíces socialistas del nazismo, “no todos están dispuestos a reconocer que el nacimiento del fascismo y del nazismo no fue una reacción contra las tendencias socialistas del periodo precedente, sino producto inevitable de aquellas corrientes. Es un hecho que la mayoría de las gentes no querían ver cuando ya se percibía desde lejos la semejanza de muchos rasgos repulsivos de los regímenes interiores en la Rusia comunista y en la Alemania nacionalsocialista. Como resultante de ello, muchos que se consideran infinitamente por encima de las aberraciones del nazismo y que odian sinceramente todas sus manifestaciones se afanan a la vez por ideales cuyo triunfo conduciría directamente a la tiranía aborrecida…

En este orden de cosas cabe recordar la deriva totalitaria del PSOE, tanto en los tiempos de Largo Caballero o Negrín, cuanto en la actualidad con los gobiernos de ZP o el falsario afectos al neomarxismo y aliados o agentes del comunismo.

Para Hayek, “si vamos a construir un mundo mejor, hemos de tener el valor de comenzar de nuevo…quienes más claman por un Nuevo Orden son, sin duda, los que más por entero se hallan bajo el influjo de las ideas que han engendrado esta guerra y la mayoría de los males que padecemos… Si hemos fracasado en el primer intento de crear un mundo de hombres libres, tenemos que intentarlo de nuevo. El principio rector que afirma no existir otra política realmente progresiva que la fundada en la libertad del individuo sigue siendo hoy tan verdadero como lo fue en el siglo XIX.”

Esto lo decía Hayek en 1944 y hoy sigue siendo tan válido aquí y ahora en el que llevamos andadas muchas etapas del camino de servidumbre como lo era en tiempos de Cervantes. Así, por ejemplo, en La Gitanilla: “en este mi baxo cobre/ siendo honestidad su esmalte/ no hay buen deseo que falte/ ni riqueza que no sobre/ no me causa alguna pena/ no quererme o estimarme/ que yo pienso fabricarme/ mi suerte y ventura buena”.

O bien:La libertad es uno de los más preciosos dones que los hombres dieron los cielos, con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida; y por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.

Pues eso.

NOTA: Camino de servidumbre puede leerse en versión digital pinchando aquí.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.