Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El Pantano, según Q

Como me explica mi amigo Antonio, en EEUU se emplea la frase “drenar el pantano” para referirse a la lucha sin cuartel contra el Deep State o Estado Profundo gobernante en la sombra con absoluta tranquilidad hasta la llegada de un proscrito como Trump. De ahí la actual lucha sin cuartel entre el presidente republicano y el poder oculto del que el famoso impeachment fallido ha sido una de las más recientes e importantes escaramuzas conocidas.

En esta labor de “drenar el pantano” en lo que a información se refiere, se ha destacado un misterioso agente o figura conocida como “Q”, al que algunos consideran un heterónimo o pseudónimo del propio presidente norteamericano o de una persona muy ligada a él. Otros consideran que es una especie de portavoz de cierto grupo patriótico militar.

Para Q el “pantano” se caracterizaría entre otras cuestiones por:

Preferir el Poder a la Justicia.

Emplear artimañas, engaños, falsas banderas, trucos, propaganda, como instrumentos.

No existe moderación en el pantano. Todos son radicales sin frenos.

Querer desarmar a la gente común

Porque casi todos los medios de comunicación promuevan y repitan sus propagandas y falsas noticias e interpretaciones.

Promover una especie de nueva religión que tiene entre sus pilares básicos la mohatra del cambio climático y la política de género.

Instalar el “Big Brother” orwelliano, un estado policial de control y vigilancia de la ciudadanía, que utiliza la moderna tecnología.

Como puede verse el problema se va extendiendo con el siniestro globalismo impulsado por la plutocracia financiera internacional, e instrumentado entre otros por el Partido demócrata y el neomarxismo cultural.

Un partido digno de toda sospecha del que el falsario presidente del Gobierno de España viene a ser una especie de franquicia. Todas estas características o consignas se van cumpliendo de modo inexorable con el presente gobierno social comunista. Incluso en lo de desarmar la población cabría pensar que los actuales intentos de prohibir la caza so pretexto animalista van en ese mismo sentido.

Mientras escribo este texto, con tramitación rápida como puñalada de pícaro, se ha aprobado la ley de eutanasia, un asunto muy complejo y delicado en el que habría que hacer muchos distingos y tomar las debidas precauciones. En teoría, una medida filantrópica dirigida a evitar sufrimientos innecesarios. Pero visto el precedente de la ley del aborto que en principio iba a ser de aplicación a casos excepcionales pero siega cien mil vidas cada año cabe temerse lo peor: la impunidad del abuso.

Por desgracia, a diferencia de EEUU, aquí la dictadura avanza sin que el Régimen borbónico le ponga freno. Al revés, la amenaza principal para la sociedad y la nación hoy procede de las propias instituciones de la Monarquía. El pantano español no sólo no se drena sino que cada vez parece más lleno. De modo que de dichas instituciones no cabe presumir demasiadas esperanzas. No obstante, algunos recientes movimientos escandalosos, sino meramente delictivos, del gobierno de Su Majestad nos están colocando en el punto de mira del amigo americano. Si el falsario no lo impide con alguna de sus trampas, el Rey visitará la Casa Blanca el próximo 21 de abril invitado por el presidente Trump. Aunque sólo sea por agarrarse a un clavo ardiendo acaso una carambola geoestratégica o una actuación contra el narcotráfico internacional pueda salvarnos del desastre al que fatalmente parecemos abocados.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.