Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Chamberlain visita al Fhürer

Recibido con toda la artificiosa pompa de la nueva República instrumento del Reich catalán que no tiene nada que envidiar al apolillado boato de la Reina de Inglaterra, la visita de Estado de Chamberlain a la guarida del Fhürer con fines de apaciguamiento del monstruo se ha saldado con una nueva y grave humillación.

Hemos salvado la paz ha declarado muy ufano el prócer, autoengañándose o tratando de engañar a su corral de votantes. Lo de los Sudetes será la última concesión a este honrado hombre de paz. En nuestra entrevista se habló del Lebensraun, el espacio vital catalán que de momento afecta hasta Burgos y Murcia. Y también de la Herencia de los Ancestros o Ahnenerbe con toda la pléyade de supremos héroes y glorias catalanes nacidos en cualquier parte del orbe pero con origen en Sumeria, antigua colonia catalana, y hemos podido constatar la buena voluntad pacífica y racional del gran vigía inhabilitado, supremo líder del pueblo catalán con permiso del Cara Pocha. También de abundantes compensaciones por la infinita deuda histórica contraída por la malvada España con el pacífico Reich catalán.

 

Desde luego, es preciso pedir disculpas por comparar a un hombre de honor, un caballero, aunque desacertado lord Chamberlain con el pícaro falsario sin escrúpulos ocupa de la Moncloa. No lo merece.

Por otra parte, pese a los rumores avalados por ciertas imágenes difundidas por los enemigos de siempre, trifachitos amparados en lo poco que queda de libertad de prensa, se ha desmentido que el edecán de Palacio hubiera realizado una sustanciosa felatio al Fhürer. Pese a estar más entrenado que la Lewinsky, en realidad no hubo lugar porque el gran conductor del pueblo catalán no se prestó a tener intimidad alguna, ni en público ni en privado, con una criatura de raza inferior, un repugnante representante de las bestias españolas.

 

Tal parece que la pertinaz Monarquía no quiere o no puede evitar toda humillación posible a España por parte de sus propias instituciones, que tan generosamente pagan los súbditos de esta indefensa nación. Algunos auguran que cuando Su Majestad se recupere del pertinaz pasmo que le aqueja va a tomar cartas en el asunto abanderando la defensa de la Nación y del actual orden constitucional. Me temo que va a ser mejor que esperen sentados.

Tras los escándalos de Venezuela o el de la embajada en La Paz reforzados por el humillante esperpento de ayer en Barcelona es preciso reconocer que el prestigio internacional del Reino borbónico de España progresa adecuadamente.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.