Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Represión o de la libertad como crimen

La situación actual se está poniendo cada vez más fea para los valores clásicos de la civilización occidental, incluso para los derechos consagrados en la supuestamente vigente constitución del 78. Estamos en un verdadero proceso de emergencia pero no del timo de la estampita climática precisamente. Es preciso reconocerlo y que cada quien haga lo que pueda. Y no solo en el infausto Reino de España con un gobierno comunista apoyado por etarras, golpistas, hembristas depravadas, cocaleros y trincones varios.

Increíble pero cierto. En la Francia presidida por el títere Rothschild la libertad está bajo mínimos. En la Francia donde se queman iglesias católicas impunemente también se acaba de condenar al escritor Renaud Camus, autor de El Gran Reemplazo, por un delito de opinión. ¿Qué ha osado decir?

Pues algo obvio, que debiera ser evidencia de razón para cualquier persona en su sano juicio no prostituido ni manipulado por los media mercenarios. Que la inmigración masiva en Europa representa una invasión.

Durante un discurso de hace dos años Camus había explicado que la colonización irreversible es la colonización demográfica, por el reemplazo de la población. La sustitución étnica, el gran reemplazo, es el evento más importante en la historia de nuestra nación desde que ha existido; como con otras personas, si la historia continúa no será la de Francia.

Camus pidió un consenso nacional de resistencia para oponerse a la islamización en la lucha por la salvación común, celta, eslava, germánica, greco latina, judeocristiana.

La inmigración masiva es la sustitución, la tendencia a sustituir todo con su emulador, normalizado, estandarizado, intercambiable: el original con su copia, lo auténtico con su imitación, lo verdadero con lo falso, las madres con madres sustitutas, la cultura con tiempo libre y entretenimiento.

Como se puede observar un discurso “subversivo”, algo tremendo. La acusación se ha revestido de incitación pública al odio o la violencia por motivos de origen étnico, nacionalidad, raza o religión. La condena dos meses de cárcel sustituibles por un pago de 1.800 euros a dos organizaciones globalistas: Sos Racisme y la LICRA (Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo).

La tiranía en curso hurta de su escenario natural que es el debate científico, la investigación o la libertad de opinión, cátedra o imprenta, cuestiones de interés general que puedan molestar al Poder real. Así se penalizan opiniones o tesis no obstante incluso estar soportadas por hechos, pruebas o documentación atendible. En la Europa de las supuestas libertades y de los derechos civiles ciertos temas que interesan al Poder por razones inconfesables como el holocausto, las ventajas de la homosexualidad, el hembrismo, la invasión musulmana, la estafa climática o la memoria histórica, la discrepancia de las tesis oficialmente enmucetadas se pueden pagar con cárcel.

Esto es monstruoso, indignante, una auténtica vergüenza. La siniestra dictadura global está empezando a ser un hecho. Sí, estamos al final de una civilización. No parece que nadie esté dispuesto a pararlo. No desde luego, los mercenarios fantoches de falsa bandera democrática encaramados en lo más alto de la cucaña política. Algo que recuerda cuando algunos de mis más estúpidos antepasados desenganchaban el tiro de la carroza de Fernando VII, El Deseado, para colocarse ellos de sustitutas acémilas. No sabemos si entre esas complacientes acémilas portadoras de la tiranía se encuentra el flamante ministro Escrivá que pretende importar ocho o nueve millones de musulmanes. Claro que puede que sea un mero agente de devastación programada.

Es con la complicidad del vulgo, del populacho, que se está instaurando la tiranía.

Fuente: Infowars

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.