Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¿Comunismo o fulanismo?

Sobre la verdadera naturaleza del proceso revolucionario en curso y del nuevo Régimen que se está instalando en España con la complicidad activa o pasiva de la mayoría de las instituciones borbónicas existe cierta polémica. Algún querido amigo me dice que no hay que buscarle tres píes al gato, sino que se explica por lo de la navaja de Ockham. La explicación más simple es la más acertada, sin conspiraciones, rollos, ni cosas raras. Las cosas van así por la simple estupidez y maldad humanas.

Pero para unos lo que ocurre en España es un eslabón, singular e importante dado que está en el continente europeo, de la construcción del llamado NOM, que debe edificarse sobre el solar de las antiguas instituciones demolidas gracias a la subversión, la deuda y el neomarxismo cultural. En esa edificación del NOM también está lo que se ha venido en llamar Foro de San Paulo o Foro de Puebla que agrupa a partidos, movimientos comunistas de varios países, así como vinculaciones con el narcotráfico.

Para otros, la actual devastación española obedece fundamentalmente a una apuesta personal dictatorial de un ególatra falsario, cínico y sin escrúpulos. Un psicópata sin mayor proyecto teórico pero capaz de cualquier cosa para acceder y mantenerse en el poder.  Que se apoya en estos movimientos subversivos como pudiera hacerlo en otros de diferente jaez si mejor le conviniera. Y que da idea del grado de abyección intelectual y moral de sus votantes, así como de las repugnantes zurdas españolas como las calificaba Machado…

Ambas no son incompatibles sino incluso complementarias pues en la primera fase revolucionaria las fuerzas rebeldes pueden estar usando al falsario para conseguir sus propios fines y planteamientos geoestratégicos.

Una pista de lo que en verdad ocurre pudiera darla la permanencia podemita en el gobierno. Si prosperan las acusaciones de financiación a través del narcotráfico, lo estaría investigando la DEA, y se produce purga, o se mantiene la coalición a cualquier precio. Eso daría idea de quiénes están detrás.

No se termina de entender muy bien el nombramiento de encanallados personajes vinculados al más depravado y fanático lumpen hembrista o incluso delitos sexuales con menores. Sirven como señuelo para distraer al personal mientras perpetran otras fechorías o se preparan para santiguarle los bolsillos, pero también provocan desgaste en la escasa credibilidad remanente del falsario y su banda.

¿Simple incompetencia o premeditación criminal?

En todo caso, el actual fracaso de las instituciones de la Monarquía para defender a la sociedad y a la nación resulta clamoroso.

Sin embargo, comprender y acertar en el diagnóstico es fundamental para combatir la dictadura que se está formando. La oposición al nuevo régimen debe combinar voluntad e inteligencia. Querer y saber.

Voluntad de combatirlo tiene VOX, aunque no sabemos muy bien hasta que punto lo entiende. Es decir, hay buen diagnóstico. El PP y Ciudadanos están en el lucrativo quítate tú que me pongo yo. Si se fuese el falsario, ¿se podría recuperar la situación anterior o el sistema ha sido sometido a tal fatiga que ya nunca se recuperaría? O bien, ¿tendría una histéresis que ya le impediría funcionar con un mínimo de estabilidad, eficacia y credibilidad?

Lo fundamental es salvar a la nación, y no ya tanto la defectuosa constitución del 78 que ha permitido que hayamos llegado al actual estado de cosas. Patriotismo antes que globalismo, sea la forma que adopte. Sin embargo, si lo del falsario es simple fulanismo la dictadura sería más precaria, menos estable, más perecedera, que si obedece a una maniobra comunista globalista internacional.

Los cantos de sirena para «unir» a la «derecha» no parece que estén de acuerdo con la gravedad de lo que pasa, ni con la naturaleza real de cierta supuesta derecha a la que como mucho se la podría llamar no izquierda. Una no izquierda que no ha combatido o ha sido cómplice en el proceso de amenaza a la estabilidad familiar, ni tampoco el aborto ¡100.000 al año! empleado como regulación de la natalidad, ni el hembrismo, ni el fomento de la homosexualidad, ni la memoria histórica, ni el multiculturalismo o la invasión musulmana. Ni tampoco con la idea de idoneidad constitucional o institucional. Con tal «unión» acaso se salvaría un set ball para evitar el inminente desastre pero a costa de más confusión y amenazas futuras. El PP de Mariano tuvo mayoría absoluta, no combatió el mal sino que se lucró de él y empeoró las cosas hasta llevarnos al desastre actual. Ciudadanos ha gobernado compinchado con los corruptos socialistas andaluces. Vox parece ser el único grupo político entre los hoy conocidos con voluntad real de cambio, otra cosa es que hoy por hoy sea demasiado arroz para tan poco pollo y que acierte con la receta. ¿Qué debiera ser? ¿Un movimiento trasversal de defensa nacional o un mero partido político, otro más?

Por si aún la cosa tuviera remedio y fracasase el golpe, tendría que tener claro que forma de gobierno, división de poderes y de organización política territorial desea para España.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.