Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Manual de instrucciones ecologistas bergoglianas

Se ha filtrado una carta del cardenal Hummes a los obispos por la que se les anuncia la buena nueva bergogliana de la próxima publicación del documento sobre la cosa esa del llamado sínodo de la amazonía desarrollado en varios escenarios urbanos romanos. Sobre el objeto y contenido de este futuro raro documento ecologista, sublime hito paganizante e indigenizante del innovador papado bergogliano, ya hemos hablado con anterioridad.

La verdad es que Bergoglio es uno de los políticos más ocurrentes y controvertidos del panorama internacional. Un manantial de noticias a cada cual más pintoresca.

El cardenal Hummes da una serie de instrucciones a los purpurados para explicar cómo presentar en sociedad tan glorioso evento amazónico:

Por ejemplo, puede ser apropiado para usted presentar la Exhortación junto a un representante indígena, si es posible de vuestra zona, un responsable pastoral experto (ordenado o religioso, laico o laica), un experto en cuestiones ecológicas, y un joven dedicado a la pastoral juvenil.

Hummes no aclara si el joven de la pastoral acaso pueda ser jovena, o miembra. Ahora bien, lo de que la bimilenaria Iglesia Católica tenga que apoyarse en un experto, (supongo que también puede ser experta), en cuestiones ecológicas resulta asaz chocante, aunque casaría con el catálogo de nuevos productos pecaminosos, como los pecados ecológicos, que el argentino pretende implantar para renovar el tenderete con nuevas ofertas de mercadotecnia.

Algunos desavisados se plantean graves y abstrusas dudas ecológico- teológicas: ¿Tendrá que ver con la cadena trófica de ángeles? Con los serafines, querubines, tronos, del escalón trófico superior, las dominaciones, virtudes y potestades del escalón intermedio o de los principados, arcángeles y ángeles del más bajo, ¿acaso autótrofo?

No sé si la querencia papal va de Materia o de Espíritu. ¿Cuál será el nuevo ecosistema? ¿Tendrá fronteras, con perdón? Si no los tuviese, cómo se distinguiría cada ecosistema de los de su entorno?  ¿Habrá algún estudio de dinámica de poblaciones? ¿Y cómo será la homeóstasis deseada? Y lo más importante a mi modesto parecer, ¿Quedaría algún católico en la nueva biocenosis que se pretende implantar?

Aquí, en Galicia donde escribo, tampoco se me ocurre dónde buscarán un indígena adecuado para complacer a Bergoglio. Que yo sepa, aunque no conozco los infinitos vericuetos burocráticos del árbol funcionarial galleguista autóctono, al indígena indigenizante Feijóo no se le ha ocurrido poner un negociado indígena con ese nombre, aunque toda su Junta galleguista lo sea. Pero seguro que los de la normalización lingüística saben donde buscarlo, sobre todo si pasan onerosa minuta.

No obstante, me temo que habrá que pedir a la actual matriz del Vaticano, la Open Society, que ponga personal con experiencia afín. Y es que los directivos sensibles a la moda tienen muchos caprichos y exigen mucho, pero luego no son tan diligentes en instrumentarlos.

Cosas del moderno management.

Nota:

En la ilustración, el tradicional Santiago matamoros, hoy bergogliomente incorrecto, combatiendo a la morisma y a sanguinarios homicidas caníbales aztecas.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.