Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Una dictadura, un dictador

Con infinidad de burlas y como último recurso de la impotencia las gentes se toman a chufla la relegación por el falsario de las antipáticas, prepotentes, codiciosas hordas podemitas gubernamentales con el ridículo vicepresidente objeto y su feminista ministra de doble cuota por hembra alfa del gran macho y miembra del comité central revolucionario de Galapagar, al cual servían como rodrigones a la espera de heredarle.

Pero cabe barruntar, pinto el caso, que el falsario con gran previsión y astutamente aconsejado por su amo imperial Soros  ya va preparando la próxima crisis ministerial, adoptando su programa electoral pero marcando a sus odiados enemigos en el Consejo de Su Majestad, de modo que carezcan de iniciativa o protagonismo y llevándolos a la impotencia, la rebelión suicida o el fracaso.

Una Majestad que pinta menos, por cierto, que un cero a la izquierda, con perdón. Humillado una y otra vez, acaso debiera preparar alguna respuesta siquiera simbólica antes de que sus saqueados y asqueados súbditos se den cuenta que sería preferible y mucho más barato comprar en Japón un autómata con inteligencia artificial que hiciera igual o mejor servicio.

Por ejemplo, en vez de contar ambiguos chistes verdes pudiera remolonear so pretexto de narcolepsia, retrasarse y hacer esperar hasta impacientarse a las hordas ministeriales en Palacio antes de la cínica ceremonia de promesa del cargo y de la carga. Bien es verdad que con oportuna y atenta vigilancia del personal de servicio palaciego no sea que en un descuido, se vaya llevar alguno, alguna o algune, las cucharillas de plata, las porcelanas de Sèvres, la antigua escribanía de cuero repujado o algún otro similar recuerdo trofeo de la más alta ocasión que vieran los siglos.

Pero, la dictadura progresa adecuadamente. ¿Cuándo cesará el falsario a la horda podemita para quedarse como amo único del cortijo? Ahora no queda sino esperar el momento oportuno para asestar la puñalada trapera. Puede aprovechar cualquier presumible futuro despropósito sonado de los ambiciosos neófitos. Después de aprobar los primeros presupuestos sanchopedrescos pudiera venir la purga. También es muy posible que los tribunales bolivianos se lo pongan a huevo si terminan procesando por narcotráfico, prevaricación y cohecho a los principales próceres podemitas. En tales circunstancias su cese sería democráticamente irreprochable, incluso para el partido mohatrero de los EREs y la cal viva.

Para disimular, darse pisto académico y presumir de intelectual a la violeta pudiera convenir salvar al pintoresco flamante ministro propuesto por la miliciana alcaldesa desgreñada y meona. Un tipo rarísimo y curioso que sabe leer y escribir, un lisérgico golpista catalán made in Albacete y pasado por Berkeley. Una joya para dejar boquiabiertas a cultas latiniparlas como la Lastra y demás miembros y miembras del partido sanchista.

Hay que resignarse. Las cosas suceden cuando Dios quiere, y peor que la desunión nacional o de las amargas vicisitudes de esta pobre Patria nuestra es hablar de ellas como lo hacen algunos tertulianos y periodistas de a tanto los mil caracteres.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.