Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

2020 y 1936. Astrología y cábala como premonición

Por una paradoja del azar o fijación del destino, como puede comprobarse en el calendario adjunto, resulta que el calendario solar coincide exactamente los años 1936 y 2020. Y el calendario lunar apenas tiene una diferencia de un día o dos. La combinación lunisolar fija la Semana Santa de 2020 coincidente en exactamente los mismos días que la de 1936. En ambos años el Viernes santo es el 10, y el Domingo de resurrección el día 12 de abril.

Lo de tratar de establecer algún tipo de funcionamiento oculto para explicar los acontecimientos históricos no es nada nuevo. Los mayas ya  tenían sus calendarios, también varios milenios antes, sumerios y egipcios. Materialista, un rijoso estuprador y hechicero negro más reciente, el sionista Carlos Marx, afirmaba que “la violencia era la partera de la Historia.”

Oswald Spengler en la introducción a su obra magna La Decadencia de Occidente. Bosquejo de una morfología de la Historia universal explicaba que: “En este libro se acomete por primera vez el intento de predecir la historia… ¿Hay una lógica de la historia? ¿Hay más allá de los hechos singulares que son contingentes e imprevisibles, una estructura de la humanidad histórica, por decirlo así, metafísica, que sea  en lo esencial independiente de las manifestaciones tan patentes y de todos conocidas? ¿Una estructura que es, en rigor, la generadora de esa otra menos profunda? ¿No ocurre que los grandes momentos de la historia universal se presentan siempre ante la pupila inteligente con una configuración que permite deducir ciertas conclusiones? ¿Y si esto es así cuáles son los límites de tales deducciones?…

… La historia humana no es sino el conjunto de enormes ciclos vitales.”

¿Estamos hoy en Occidente y especialmente en España al final de uno de sus ciclos vitales? Ortega, prologuista del libro, anunciaba al lector que: “Spengler  cree descubrir la verdadera substancia, el verdadero objeto histórico en la cultura. La cultura, esto es, un cierto modo orgánico de pensar y sentir, sería, según él, el sujeto, el protagonista de todo proceso histórico.”

Pensar lo que se dice pensar no se ve mucho pensamiento entre las fuerzas de demolición encaramadas a la cucaña, salvo el que tengan sus amos ocultos y su posible plan para España dentro del NOM. Como decía Antonio Machado, embisten cuando se dignan usar de la cabeza. Sentir es otra cuestión. Las repugnantes zurdas españolas como también las calificaba nuestro poeta, entonces como ahora se caracterizan por su vuelo gallináceo, por ser sentina de bajas pasiones, resentimientos, envidias igualitarias, odios tribales, codicia y corrupción sin límites de ningún tipo. Por “gobernar” con las tripas y para el propio bolsillo.

Acaso el mayor fracaso del Régimen del 78 sea no haber formado al pueblo español evitando su actual embrutecimiento y ceguera espiritual e intelectual, presa del criminal neomarxismo cultural. Sin un pueblo evolucionado y esclarecido no puede funcionar una verdadera democracia que evite convertirse en la antesala de la tiranía.

En el 36 la base social de la Izquierda española era diferente. Se formaba en gran parte por obreros del campo y la industria. Por el proletariado clásico al que fundamentalmente se dirigía el viejo marxismo.  Hoy con una importante, aunque muy amenazada, clase media, las cosas son sociológica y productivamente distintas. Los sindicatos los pagaban los afiliados, lo que no quita que la CNT, el comunista libertario, llegara a tener tres millones de afiliados. Los desacreditados de ahora viven del erario, de ordeñar presupuestos y son fuente permanente de escándalos como traicionar y robar a los parados y trabajadores en general. La base de la Izquierda actual está formada por una fauna variopinta de hembristas, homosexuales, okupas, lumpen, invasores musulmanes, ecologistas contaminadores, niños de papá, descuideros, asalta presupuestos, garduños, ignorantes, obtusos, viciosos, rencorosos, fracasados, nacionalistas, racistas… gentes a los que no les importa tanto la mejora de las condiciones y relaciones de la producción, muchos no han pegado un palo al agua en su semoviente vida, sino trincar una paguilla o moderna sopa boba para seguir sin dar golpe, follar a lo loco, trincar maría o farlopa y revolcarse en el estercolero. Por supuesto, lo de la suerte de la Nación o cualquier idea de dignidad u honor o las desconocen o les trae al pairo.

Una de las primeras decisiones del Frente Popular tras el pucherazo de las elecciones de febrero del 36 fue soltar a los asesinos presidiarios condenados por rebelión, sedición y diversos crímenes. Ahora tras los pactos o protocolos secretos del falsario, los etarras condenados se teme van a ser mimados hasta su cercana puesta en libertad por el gobierno nacionalista vasco histórico cómplice de los mismos. Por lo que ha trascendido de los pactos secretos del falsario los golpistas catalanes recién condenados probablemente también serán liberados como lo fueron entonces Companys y sus cómplices. O los salvajes condenados por sus crímenes durante el golpe de Estado socialista de Asturias.

Con el gobierno bolchevique de concentración carcelaria y golpista es de suponer que muchas cosas horrendas serán como entonces. Dentro de estas especulaciones basadas en la memoria histórica real es de temer que se producirán violencias, desastres económicos,  y ocupaciones de fincas, ahora más urbanas que rústicas, y ¡Dios no lo quiera y Trump lo impida! Acaso el cobarde asesinato por parte de los socialistas de algún líder de la oposición o algún otro atentado o provocación para tratar de instaurar su dictadura.

Sin embargo, en buena Astrología dicen que las estrellas condicionan pero no determinan. No habría porqué repetir la historia. Un querido amigo, cabalista de los buenos, de los que se guían por la filantropía en la genuina tradición de los profetas, no con la mente y el corazón puestos en la magia negra, los negocios sucios y promoción de esclavitud de los sionistas jázaros, me anima: “Pues 84 significa Redención o Liberación… tú verás”. En efecto, hay una diferencia de 84 años entre 1936 y 2020, y pese a todo, el final de ciclo puede que acabe bien para los españoles.

Veremos. Ojalá mi amigo tenga razón con su optimismo. Ahora vemos la encarnizada lucha entre patriotas y globalistas mercenarios que se desarrolla en EEUU.  Acaso, si al final consiguen Trump y los patriotas norteamericanos imponerse en esta feroz contienda de grandes consecuencias generales para todo el mundo, podamos salir beneficiados de una Cultura, de un pensar y un sentir que hoy nos parecen ajenos.

El mañana no está escrito, pero, ¿Es nuestro?

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.