Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre las medicinas alternativas: 1. Fitoterapia

 

A mis amigos, Elena y Agustín

El audaz doctor fraude y su aguerrida tropa de ministras de cuota y científicos a sueldo ha venido desarrollando por ignorancia o la orden de poderosos intereses económicos a los que en todo caso sirve, una feroz campaña inquisitorial contra lo que llaman pseudoterapias y medicinas alternativas, cajón de sastre en el que desde luego caben muchas y diferentes modalidades de terapias no convencionales, algunas de ellas basadas en paradigmas científicos tradicionales aunque heterodoxos, sin descartar alguna que otra de escasa eficiencia o incluso fraudulenta. No deja de ser curioso por que hace un siglo muchos de los defensores de estas prácticas terapéuticas no convencionales se encontraban entre personajes considerados de izquierda en general y del socialismo en particular. Curioso pero no tan raro, dada la presente deriva mercenaria pro gran capital monopolista de los actuales mencheviques del neo marxista cultural al que pertenece el falsario.

Desde luego que estamos ante un asunto extraordinariamente interesante y de singular importancia para la gente común, no solo para profesionales de la Medicina o la Farmacia. Una primera objeción que se plantea puede ser la siguiente:

¿Puede intervenir en este debate científico y técnico, además de político y de grandes intereses empresariales y económico-financieros, alguien no perteneciente al mundo específico de la Medicina o la Farmacia, aunque sí al de la Biología, la Botánica, la Fitopatología vegetal o la Antropología? Con la debida prudencia creemos que sí. Por su complejidad y sin ánimo exhaustivo vamos a tratar sucesivamente en varios textos algunos puntos fundamentales de esta importante problemática.

FITOTERAPIA

El catedrático de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Santiago de Compostela y miembro de la Real Academia de Farmacia,  Doctor don Manuel Gómez Serranillos y Fernández, pronunciaba el discurso de apertura del año académico 1951-1952 con el tema, Evolución de la Fitoterapia. Un discurso muy interesante dado en el marco oficial de la Universidad y en una época que se puede considerar de transición, al menos en España, y de introducción de la hegemonía de los grandes intereses corporativos tanto en Farmacia como en Agricultura.  Un cambio de grandes consecuencias que terminará transformando de modo radical estructuras económicas y sociales, planteamientos científicos y técnicos, así como la percepción del modo correcto de hacer las cosas para muchas profesiones y profesionales. La etapa de la autarquía española tendía a su final y quizás con ella toda una búsqueda de mejor conocimiento de los recursos propios y de su gestión tradicional en materias como ésta o la agricultura o la ganadería.

Decía así el catedrático Gómez Serranillos:

“En nuestra época atómica puede parecer extraño y pueril a primera vista, osar hablar de los remedios vegetales y tratar de rehabilitar la terapéutica de los simples. Para muchos la Fitoterapia es una medicación de la antigüedad y de la edad media, llena como entonces de empirismos y leyendas; perteneciente a una época caduca, pasada de moda, poco científica e indigna de estos tiempos en que la Química ha conquistado cumbres insospechadas y la Física ha dotado al médico de aparatos muchas veces impresionantes, con los que se realizan importantes tratamientos.

Es cierto que el progreso en este sentido ha sido extraordinario, que gracias al avance de la Química, la Medicina ha salido del dominio del empirismo para elevarse al rango de ciencia experimental, así como que la terapéutica con productos sintéticos es de extraordinaria amplitud. Pero no es menos cierto que el medicamento natural tiene todavía su puesto indiscutible en el arsenal terapéutico y que el conocimiento de la ciencia en general ha puesto en nuestras manos conocimientos y técnicas que han permitido poner en evidencia, en estos últimos años, nuevos principios inmediatos y efectos fisiológicos de organismos vegetales que suponen adquisiciones de incalculable valor en el campo de la Fitoterapia, que hacen que las plantas ocupen de nuevo un plano destacado en la actualidad terapéutica. Este resurgimiento de la Fitoterapia, me ha llevado, dadas mis aficiones y la especialidad que modestamente cultivo, a elegir como tema el estudio de su evolución; su origen, sus periodos de grandeza y decadencia y su estado actual, en el que se acaba el antagonismo, que a través de la historia, ha existido entre el medicamento natural y el medicamento químico….

La elección de Hipócrates de separar la Medicina de la Filosofía, es seguida por la escuela de Alejandría…sus médicos no siguen a Hipócrates en la simplicidad de los medicamentos y legan con la preparación d complicadas fórmulas a crear la Polifarmacia… desde el punto de vista de la Fitoterapia, tiene mucho interés este centro porque el número de drogas de origen vegetal aumenta extraordinariamente, siendo muchas de ellas procedentes de la India….

 Conocemos los medicamentos romanos, la variedad de drogas que emplearon y las múltiples formas farmacéuticas por ellos ideadas. A través de las obras de Aurelio Cornelio Celso, Pedacio Dioscórides y Claudio Galeno….

En este amplio periodo de tiempo que hemos glosado, los seres vivos y muy preferentemente las plantas, son las bases medicamentosas corrientemente empleadas, por excepción se hace uso también de algunas sustancias químicas, de origen mineral impuras y con malas técnicas preparadas…

 Vemos pues, que tan pronto como aparece y comienza a manejarse el medicamento mineral, comienza también el antagonismo de que hablábamos en la introducción…

 Los conocimientos de la escuela de Djoundisadur (Nestorianos) están reflejados en el libro Siriaco de Medicina, en el que se citan más de mil recetas y para su preparación se emplean numerosísimas drogas: hierbas, raíces, semillas y resinas, muchas de las cuales son nuevas, lo que demuestra que en esta época todavía sigue aumentando el número de materiales farmacéuticos vegetales y que en ellos está la principal fuente de las sustancias medicinales…

En la Europa no dominada por loa árabes, la Medicina es ejercida desde el siglo VI por los monjes principalmente los benedictinos. Los remedios empleados por ellos eran exclusivamente vegetales, que en su mayoría cultivaban en los jardines de sus monasterios…el ejercicio de la medicina por los religiosos, a pesar de su efectividad no era mirado con buenos ojis por la mayoría de las dignidades eclesiásticas como se deduce del concilio de Clemont celebrado en el año 1130…      

 A principios de siglo XVI, por segunda vez en la historia vuelve a enfrentarse la terapéutica vegetal, que de tanto crédito gozaba, con el medicamento químico, produciéndose una transformación en las ideas hasta ahora seguidas que desplazan las ideas de Galeno y su aversión por el medicamento químico…

Es Paracelso, quien en franca oposición a las ideas de Galeno, preconiza el empleo de los medicamentos químicos; quien reconoce que el objeto de la Química no está en la transmutación, sino que debe ser poderoso auxiliar de la Medicina; el que de una manera seria introduce el concepto de quinta esencia al asegurar que toda planta medicinal está compuesta de varios elementos entre los cuales hay uno que domina a los otros e imprime su carácter al compuesto. Define claramente con esto el concepto actual de principio activo, el cual se afana por aislar y crea para ello una serie de técnicas que denominó Arte Espagírico…

A medida que pasa el tiempo la administración del medicamento químico es cada vez más difundida…algunos médicos no se caracterizan por la prudencia y más que usar abusan de ciertas sustancias como el antimonio lo que trae como consecuencia intoxicaciones…

Durante estos tiempos la lucha entre los dos tipos de medicación, se suceden una serie de anécdotas entre las cuales separamos las que protagonizan los miembros de la facultad de Medicina de París al conseguir que el Parlamento aprobase en el año 1556 una orden por la que se condenaba severamente el uso de los preparados de antimonio…en 1658 la misma Facultad de Medicina que tanto lo había combatido se declaró partidaria de su uso y en consecuencia el Parlamento anuló la prohibición…   

El descubrimiento del nuevo mundo favorece grandemente la terapéutica por los vegetales, no solo porque se aumenta el número de drogas, sino porque se comprueba la existencia de plantas con virtudes medicinales desconocidas, que no estaban incluidas en las obras clásicas de Hipócrates, Dioscórides y Galeno, que hasta ahora servían de pauta, estimulándose el estudio en este sentido y abriéndose un nuevo campo para la ciencia botánica especialmente orientado en el sentido farmacéutico. 

El empleo de estas nuevas drogas provoca en principio acaloradas discusiones, defendiéndolas y ensalzándolas unos y negándoles todo su valor e incluso haciéndolas responsables de grandes males otros…

 El conocimiento de los principios activos que debió conducir a un mejor empleo de la planta permitiendo controlar sus propiedades terapéuticas y precisar su modo de acción, se tradujo en un abandono de la planta entera y su sustitución por el principio activo en el que se vio una administración más cómoda, constante eficacia y una más rápida acción….

A pesar de todo, la sustitución de la planta entera por su principio activo, no quita importancia a aquellas y se las sigue considerando como imprescindibles para su obtención…. Hasta que en el año 1828 Wohler… obtiene un compuesto orgánico como la urea. Tal descubrimiento echa por tierra el concepto de energía vital y abre el camino a Berthelot para comenzar una serie de sistemáticas investigaciones que dan como resultado la creación racional de la síntesis química y entonces comienza la fabricación … de medicamentos de síntesis… es la sustitución del principio activo de las plantas por el producto sintético semejante con lo que la medicina de las plantas cae en el mayor de los desprestigios pasando a manos de charlatanes y desaprensivos que no cuentan más que con la sencillez e ignorancia de las gentes para defender sus irregulares negocios y la Fitoterapia pasa por el periodo de mayor decadencia….

 Se produce un hecho inesperado al demostrar los clínicos que no siempre es conveniente reemplazar el principio activo por el complejo droga….

Resulta que la cosa no es tan sencilla como en un principio se había creído, que la acción de los vegetales y sus derivados galénicos no se debe en muchos casos solo a una sustancia en ellos contenida, sino a una mezcla de de constituyentes que realizan una sinergia, produciendo en el paciente una acción menos brutal, más prolongada y más completa que la del principio activo. Si añadimos a esto el que en ciertos casos el aislamiento del principio es penoso, su rendimiento débil y su conservación difícil y de otra parte que el medicamento de síntesis, a pesar de todas sus variedades no responde a todas las necesidades, que a veces son tóxicos o están dotados de efectos secundarios desagradables, nos explicaremos que las plantas hayan vuelto a tener un lugar destacado en la terapéutica.

La materia prima, mejor conocida, es cada vez más cuidada siendo muchas veces objeto de un racional cultivo aprovechando las enseñanzas de la Fisiología vegetal para influir en su metabolismo y conducirle en beneficio de la calidad y cantidad de principios activos….

De todo expuesto se puede deducir que los vegetales han tenido siempre y mantienen en la actualidad un extraordinario interés bajo el punto de vista terapéutico. Que han pasado, en efecto, por un pequeño periodo de decadencia que coincide con la época de transición de la Farmacia de otros tiempos en que los medicamentos, en su mayor parte de origen natural eran confeccionados íntegramente por el Farmacéutico, a la Farmacia actual en la que con la introducción del principio químico y los productos sintéticos como medicamentos, se hace necesario para su elaboración instalaciones especiales y costosas, prohibitiva para la Oficina de Farmacia, pasando entonces la elaboración de los mismos a los grandes centros que la industria crea para tal fin.  Con ello queda limitada en grado superlativo la principal, genuina y científica misión de la Farmacia, cual es la preparación de medicamentos, lo que la hace desconectarse poco a poco de los problemas científicos.

Por otro lado la industria recién creada es sobre todo química y con esta idea se especula preferentemente en Terapéutica, hasta que la Farmacología vuelve a dar a ésta un carácter químico-farmacéutico y parece de nuevo la fórmula compleja aunque naturalmente adaptada a los nuevos conocimientos.

Con una idea completamente nueva, racional y científica, dejando a un lado todos los empirismos, se vuelve la vista a las plantas como materia prima para la preparación de medicamentos, comenzando una nueva y creemos definitiva orientación, que modifica el concepto de Fitoterapia hasta ahora vinculado a las fórmulas complejas, en general abandonadas, (cocimientos, tisanas, infusiones, etc.) para ampliarlo a toda medicación en que de una manera directa o indirecta intervengan los vegetales en su preparación.              

El estado actual de la ciencia en este aspecto impone una modificación en el estudio de los vegetales, bajo el punto de vista farmacéutico, buscando todos aquellos métodos que permitan descubrir los materiales de mala calidad, característica frecuente en la actualidad dado el abandono existente por parte de quien con ellos comercia o los emplea, así como los necesarios para obtener drogas de acción fija y constante. Para ello, a los conocimientos clásicos hay que añadir un estudio profundo de la Fisiología, Química y Farmacodinamia de las distintas especies vegetales para que los futuros farmacéuticos adquieran los conocimientos no solo necesarios en el ejercicio de su profesión sino que tengan el camino que les permita desentrañar los múltiples secretos que la Naturaleza nos reserva y puedan hallar la ayuda que el hombre busca con afán desde los tiempos primitivos en beneficio de la Humanidad doliente”.    

 

La información de los párrafos seleccionados de este interesante discurso académico oficial de mediados del pasado siglo, especialmente esclarecedor el párrafo resaltado en negrita, nos permiten hacer ciertas reflexiones que merece la pena comentar. Conviene recordar que los hoy tan lejanos tiempos de la autarquía estimularon, no solo por vocación sino por evidente necesidad, el estudio y conocimiento de los recursos propios del medio natural o de los diferentes sistemas agroforestales tradicionales. De esa época datan muchas monografías y documentos de gran interés.

Siempre ha habido debates o polémicas, en la que se mezclaban criterios científicos e intereses de diferentes escuelas y grupos profesionales. Ahora, esos debates se encuentran sesgados o muy desequilibrados por los poderosísimos intereses no solo financieros que mueve la industria química internacional. Por la Organización de la formación universitaria y de las profesiones. Cabe destacar:

La Protocolización de las mismas, supeditando e incluso arrumbando el llamado ojo clínico o el leal saber y entender frutos de la propia experiencia profesional.

El Predominio casi absoluto de los intereses de las grandes corporaciones que subvencionan investigaciones y venden mercancías elaboradas que el profesional debe aplicar según unas pautas que le vienen dadas.

El Descrédito del conocimiento y sabiduría tradicionales que a la Industria no le interesa asimilar.

Uso de Patentes y consiguiente apropiación privada con fines de lucro de material y genética vegetal.

El Establecimiento de mohatras oficiales y consiguiente persecución de los profesionales que se consideran peligrosos para los intereses legítimos e ilegítimos de las grandes corporaciones que controlan la sociedad actual y casi todas sus instituciones, incluidas gracias a la corrupción las políticas y administrativas.

Sin olvidar que decisiones administrativas sobre la eficacia o idoneidad de un fármaco pueden producir millones y millones de euros de beneficios financieros. Así el mercado farmacéutico mundial se estimó en 1,1 billones de dólares en 2017 y se prevé que alcance los 1,43 billones en 2020 (Fuente Agrupación de estimación del marketing farmacéutico).

Cabe resaltar aquí también el rol de la llamada ciencia económica en el mundo presente. Y el actual concepto de lo económico como algo autónomo y separado de la Moral, el sistema económico deviene en algo abstracto, ajeno a la naturaleza específica o concreta de los recursos o actividades sociales en las que tiene su asiento. Al establecer un sistema abstracto mecanicista y en ocasiones de modelos matemáticos, obvia la realidad natural, económica o social que pueda haber detrás. El que la mercancía sea farmacia, alimentos, drogas, prostitución, armas, políticos, órganos, niños, preferentes, mohatras o estafas se obvia en la cuenta de resultados. Al cabo, se trata de funciones de producción y consumo, de marketing y de beneficios.  Y las deseconomías externas causadas por la actividad tampoco suelen considerarse en tal cálculo “económico”.

Un poco lejos queda, pues, el deseo expresado por el doctor Gómez Serranillos de que tengan el camino que les permita desentrañar los múltiples secretos que la Naturaleza nos reserva y puedan hallar la ayuda que el hombre busca con afán desde los tiempos primitivos en beneficio de la Humanidad doliente”. 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.