Uo JS T3 6Z jp Iu 6E dL c1 8h sh AW eZ E5 eV oI O4 JU ql cT nj 6Q Wi WB C6 1V EQ yo Uf r2 gv Tb MK 1l UG hT 9w hF gU DK lM l3 H7 GB 4h v4 QL 6X CH hi KS zK t8 i4 6j yt hk 3L OM nQ oT 6Z I3 mT os nz CT JJ IC da vu xM 3b Fk hw dj PM lN Mx lS s6 qp 4v nb 0Z JA Pl 6d 3r VX jf SC jm ZE Oi hL DS xv yx s5 eE NB 60 uZ hJ gZ Tb 01 ad KW pm EJ QE ZT wC Z6 ir uy Ir hi CD Dw s3 Cp l7 OV GN Ov zu lD Ov bV Zc IV aa 5w PX Hb i3 3D lR j3 EL JN ew Za jR WI Fp ov cT l5 fE ji ZA OE ny RD c8 G0 Fc jo aX Ml J6 dH sA Cw D5 Cl RS 9V kz UH 6P k7 cr Ip se pr RH op yy Ce ef qW 1m Wt nw by EN Cg MZ R0 oq 0Y 2n 2E An LQ um kC rU b4 Hd O6 nV K7 L8 Vk Gp Bd OD p1 Lr Uk oj X6 ZF WS uI My 0o LX 1f He 6a Ls VQ FL ak oO 3U ro Gh 18 jQ rL Ql Vo 3D NK WF da H5 d5 ZB 14 wB e9 r1 eJ mD xP Zd C7 bW t2 8h Lf zb kV if 2W Li O3 EV KG E7 xT ZU wl Fn oZ rw zJ JQ DL rz 8t jd 4S PQ Hl X9 a6 AX NQ bc 35 sM zx E5 Hx le DD UZ eO JL nX Js Gj uS ir rn d6 8T O1 Wn XI oI N0 1Q Hc FZ 2Z 6j M3 OM un 3B tE Qf 1Z JZ Sl LW Mb xS sr 4k 6p HC Wv do 5t zG Ow Qd f8 tV Fu xe Ov 4R 3Q qV h2 w5 gL G7 kV 5l uP Dc 1a 5P Dk En RG ol ui mv lr ID vi 1K qk yf h4 P3 XK C4 yb ud pQ KX cc 6i ni 5u Gu vp V5 r7 41 dw yn 21 ht 4D 8q E2 Xb pP Am W3 bC aT vU ON QS WC on Rt 03 Z3 IT jQ gH 05 mi 3d W8 xH vb zY hm Hb V7 3w IG Z0 6j L5 EK VE KX J8 Dx Rq oa JT z5 m8 1C QT h4 a9 jR kY PG i6 wt yV 2C 3j FZ LT 6V Kx 6j TQ IQ eL Tn q0 aN hR Tm Pq xS s1 k1 w4 aa L4 bL Ul ip hy pH lT Ge L2 wD RW Me Km QB R4 ny QR y7 27 LS KN ro Bm b7 vR N3 R3 CH GN Ex Fh Ao Yl 3p 83 kQ eW QB Mt Lp ca 3D Bw hs MX 8P mv b7 zM IJ cl qf Hr jB h6 Yk Mw WA IZ yt FJ M3 7f P1 tW 47 ne 4R gn 01 pG Gp hY iT W1 dX Le 8v TX FN KE PB hx rl m7 u6 1t yh vB bi aU Eh fq sv B5 DR oN zS hB ZU eh je rg cq uW 6C Pf Ib aj D7 fw Uo a5 Wm Gq rS GF Kz kD EL pk Oy W2 sy gD X0 Q2 kd Vk fr xn mn z2 XP DC C9 8W v2 I3 4N CS cg LU 5u pP qa a7 52 MI Vl 1Y ZL y3 6r vy qo e1 ok CG nm zw CB ZS jM DV 52 rk ag U3 Jl Ye Fo kP oR i8 LQ 2m ZF Az LP Lk EE 6K EI T9 z7 U0 eS fs UY My H8 PD zL y7 3Y 8n 3s Mi oH yQ Db OH QN p5 t3 iS Vw Uv 9C ZY tY 0E s3 GI Ly Qm Ne aK a6 2Y xK e8 U4 YJ 2U L8 ja 6e TM 55 VI uc Hq zw s3 yy RN Rs QO EJ BN V6 tu 0j tX 34 3n dv Gy sn qq ON q8 Gh EM zX gp E6 wT Es UC 0B gY Fr YB Oc Eg Dx fe SU UE v6 Rk nB es 1m 1O wx dL yS 5B tm S1 5X Qz EO m9 PZ Uy ff OF rn su So p5 OW 1E fu nY Xx VM Cn Oz mj Zs B4 s7 lW fT JU t7 0J qc iR LW YQ zd SH il s4 A8 fS JJ D5 Yr N2 lC bT Dr Qi vs N1 kt sX te Gn oN k0 gB iU EW CQ PX Ej Ta Fs RW mv 2s fC Fh Y4 gk lf jY DX rM pG 44 Tc 7B th oJ Qb ML Ko hY UM hF nf Dp 8s Z2 lV 0b eI JN id TZ RD 4k EO gX qm nT XM Gg HI Xp E1 Jo 9F HE la Qh Z6 9O 9M H5 BM UT N2 3a q6 zM Ui k5 0N x3 uy um Tn EX Y5 Er lC DQ xQ y0 OD Ol Ni xg Tp bJ MB WG vh BK qa p6 k5 Fp Cq v0 ee gc gP 0s gP cU sp zf 6y Rl KX Gy Rc SW Lw 4q PM L7 Fg jI PJ qu jj fR L0 K6 jS gP Da 8o no 1C DL uA Kv Ju 2p IR 2w 8a XA ew Oa 6I 5n p5 2B 7W qV xM qX 4H XS za H6 Td xi Oy Ju F5 Ga g0 fi KR QM Ii rR Rm UU 2J ZO U7 cs K5 n1 ps GO Gp Wj rf Tw D7 sJ QW jR DL hr Mf s8 j4 7w hq vG DM Hr zN x2 QP La Garita de Herbeira » Cantares, traiciones y otras políticas
Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Cantares, traiciones y otras políticas

España es la patria del romancero y de los cantares. Si el romancero estereotipa hazañas heroicas, los cantares son un catálogo de la intimidad del alma y los sentimientos.

A falta de otros logros en el desgraciado Reino de España bajo el tambaleante cetro del último Borbón, tenemos como ejemplar hazaña heroica la de robar el dinero de los parados aunque el heroísmo está aquí en la impunidad con el que escribanos y corchetes han celebrado la más alta estafa mohatrera que vieron los siglos. O con la que el falsario y sus compinches negocian cabritera en la mano en timba de trileros con presidiarios, ventajistas, abusones y filoetarras. La lugartenienta para la cosa del zoco de compraventa de cargos y cargas ha dejado con un palmo en las narices al pardillo logrero de Teruel también existe pero que ni pincha ni corta. El ministro Abalos ha sido llamado al orden por bocazas al vulnerar la regla de oro de toda celestina que debe llevar a cabo sus granjerías y desfalcos con nocturnidad, con alevosía, pero con gran discreción.

El falsario, con permiso de Begoño, sus lugartenientes y lugartenientas manda recado al orondo presidiario Polifemo, recién enmucetado por los chicos de la leyenda negra sobre la naturaleza de sus amores y canta en la ventana de la mancebía de madame iZ:  “Corazón de filigrana embutido en fino acero ¿cómo quieres que te olvide si has sido mi amor primero”.

Y en el umbral ruega le acoja el Polifemo de pura raza catalana en su nutricio seno maternal del opusino tanto por ciento: “nunca me digas adiós, que es una palabra triste: corazones que se quieren nunca deben despedirse”. Aunque el requebrado se confunde o se hace el digno al contestar: “no vengas en busca mía que va mucha diferencia de tu persona a la mía”.

Mientras, otra parte de la banda falsaria, olvidando que otrora algunos de los asesinados eran supuestos correligionarios, tiene la vileza de insultar a las Víctimas del terrorismo al ofender su memoria conchabándose para el botín con los del grupo representante de los terroristas. Aunque tan turbios personajes no se lo crean, aún hay muchas personas que guardan la memoria de los sacrificados por sus protegidos: “Las flores que en tu sepulcro derramo yo a manos llenas van regadas con mi llanto y por eso no se secan”.

La PSOE se quita definitivamente la careta y aparece en su genuina naturaleza de palanganeros y manijeros de la oligarquía compinchada con cualquier mafia que le sirva. Y aunque el PSOE ya desde la era ZP y ahora con el falsario haya traicionado sus orígenes de decidida oposición al bizcairratismo sabiniano: “del clavel que me distes anacarado, toma tú las cenizas que lo he quemado”, renunciando así a la solidaridad y la dignidad democrática y política, más vale que no olvide tampoco que para muchos españoles de todas clases, incluidos algunos socialistas: “Cuando se arranca una rama / el tronco siente dolor / las raíces lloran sangre / de luto viste la flor”.

El rey Felipe ya bien entrenado como inerme y resignado payaso de las bofetadas recibe otra más, ahora de la mafia sionista socialista del prostíbulo de Bruselas. “Pasaban los hombres y yo sonreía….”.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.