Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Recomponer los platos rotos (4)

El falsario ha movido pieza y se enroca junto a sus compinches comunistas, terroristas, golpistas catalanes, meapilas vascos, caciques corruptos et alia.

Las fuerzas democráticas debieran contraatacar contundentemente para evitar el eminente jaque mate.

Es posible e incluso probable que ciertos poderes fácticos, incluido el paraíso fiscal Vaticano de Bergoglio, hayan incluido al reino de España dentro del plan de desestabilización del mundo hispano que se viene produciendo como una especie de primavera árabe a la hispanoamericana.

Pero también pudiera ser que, al cabo, la República de Bolivia nos mostrase el camino inmediato a seguir. Hemos sabido que los próceres y gentilhombres del régimen indigenista boliviano amigo y compinche de los comunistas españoles huyen como ratas tras haber sido descubierto su último pucherazo y tratar de poner lo más sustancioso de su botín a salvo.

Las instituciones bolivianas, una vez denunciado y comprobado el fraude electoral, han reaccionado contra la dictadura comunista y nos dan ejemplo.

Tanto el Jefe del Estado en sus funciones constitucionales de arbitraje y garantía del cumplimiento de la legalidad, como las fuerzas patrióticas y democráticas españolas deben exigir la máxima transparencia en el recuento definitivo de votos, no dando por buenos sin mayor y exhaustiva comprobación acta a acta, los resultados provisionales declarados.

Si se comprobase el fraude electoral, el falsario y sus cómplices deben ser detenidos y juzgados. El escándalo no estaría ya tanto en el pucherazo en sí mismo, con ser eso gravísimo, sino en que quedase impune y sirviese para derrocar el régimen constitucional, destruir la unidad nacional y posibilitar una futura dictadura comunista en Europa treinta años después de la caída del telón de acero.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.