Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Tribulaciones y soliloquios de una niña en la corte polaca de los boyardos

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!

medrosas tiritan tus hojas menguadas.

Naranjo en la corte, qué pena da verte

con tus naranjitas secas y arrugadas….”

 (Antonio Machado, A un naranjo y a un limonero, )

Me ha dicho mi papá que hay que tener coraje y valentía. Pero veo a muchos policías y guardias que nos protegen para evitar ser linchados, aunque no ha habido protección para todos porque muchos de los invitados han resultado insultados o agredidos por esta buena gente de paz, estos súbditos amigos de mi mamá tan poco educados, amables, generosos y hospitalarios. En el otro sitio donde yo soy princesa eran más simpáticos y obsequiosos. Lo de princesa mola pero chirona suena fatal, como a cárcel. Nos han dado un concierto de berridos. Me ha parecido desafinado, nada artístico. Estas gentes tienen extraños gustos musicales. Necesitan mejorar. Pero lo peor es que han quemado fotos de mi papá, cabeza abajo, pero creo que no es por lo de las Fallas. Y hemos tenido que entrar a escondidas. Pero mi papá no dice nada. Debe ser costumbre de estos indígenas tan salvajes. Mira que si son caníbales. Pero no lo entiendo, si forman parte de nuestro Reino y yo soy princesa y mi papá, el rey. Y porqué mi papá que es tan valiente tiene que hablar tan raro, sin que nadie le entienda, como para hacerles la pelota. Yo creo que algo no cuadra, no es como me lo han contado. No me gusta ser princesa de estos salvajes. Son muy brutos y me dan miedo. ¿Por qué tendrá mamá estos amigos? Se lo tengo que decir a mi papá que es muy valiente y tiene mucho coraje para que lo arregle. He estrenado vestido y me he saltado el colegio. Pero si lo sé no vengo. El acto es muy extraño además de un rollo. Me he distraído cuando estaba a oscuras y no me miraba nadie. En eso mejor que el otro día que estaba arriba y me miraba la gente y toda la familia de mi mamá y mi otra abuela que la habían subido allá lejos. Y he tenido que subir con mi papá y hablar en inglés y como los moros que tienen tantas mujeres y en esa cosa tan rara que hablaban los salvajes. Estaba un chico con traje estrecho, que me parece era lo que dice mi profe de Literatura, un petimetre o algo así. Era muy mal educado y hablaba como raro, perjudicado, en una cosa como jerga para que no me enterara de nada. Sale luego una señora con un papelito y dando saltitos. Hay un letrero con faltas de ortografía aunque yo creo que ya sé lo que pone. Y además, no entiendo porqué muchos hablan raro, con muchas banderas colocadas como si todas fuesen de igual valor. Y cuentan cosas raras, muy raras y aburridas y me ha dicho mamá que tengo que disimular y hacer como que me entero de algo. La cosa esa del cambio del clima climático y la descarbonización o no sé que cosa dijo la señora gorda que nos habló. Pero habrá que explicárselo al piloto que nos ha traído aquí, por si no se ha dado cuenta, que ha puesto el cielo hecho un asco de contaminación y total para qué, para ver esta cosa. También sale luego un señor con piernas de acero que suelta un rollo muy largo y en inglés. Otro, con barbas y gorrilla beisbolera que salía como por un río grande y movía el culito como mi amiga Pepita. No sigo. A menos que mi mamá me eche una bronca la próxima vez va a volver su tía. Su tía, pero no la de mi mamá, ni las mías hermanas de papá, que no están invitadas.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.