Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Carnet de votar por puntos

Si existe un carnet de conducir por puntos no entiendo como es que no se ha habilitado aún otro semejante para la cosa esa de las votaciones, que evidentemente tienen mucho más peligro general para el conjunto que lo de la mera circulación de vehículos.

Veamos algunas ideas: para poder votar debiera haber un mínimo comprobado y comprobable de experiencia y sentido común, de educación ciudadana, con rudimentos o conocimientos básicos de Historia, bonhomía, psicología del crimen, así como la implantación de una tasa televisiva máxima de ingesta de programas para el populacho.

Se podría hacer un test anti drogas antes de depositar el sobre, con perdón de Mariano, en la urna. El consumo de emisoras estupefacientes como La Sexta o la golpista catalana debiera ser motivo de retirada de varios puntos, así como la obligación de asistir a un programa de rehabilitación psicológica y moral amén de realizar trabajos para la comunidad.

La votación de algunas alternativas como la corrupta y liberticida PSOE, la racista, meapilas y abusona PNV, la sorosiana de Unidas Jodemos o la meona de Más Pís y Purita Colacao, las terroristas filoetarras, galleguistas de cualquier pelaje y jaez, o las variantes golpistas catalanas más o menos polifémicas, rufianescas o puchimonescas debieran suponer la retirada provisional del carnet de votar, y definitiva siendo reincidentes.

Para los globalistas de Ciudadanes, verónica, muleta e imaginaria de igual servicio de la PSOE, multa y aviso de retirada de puntos. Así como folleto educativo sobre las ventajas de mantener la Nación en vez de prostituir nuestras instituciones en el corrupto y liberticida magma globalista.

Para los del PP, la lectura obligada del opúsculo titulado “Luis sé fuerte” con sus múltiples enseñanzas de urbanidad y buenas costumbres sobrecogedoras. Y repetir, “nunca volveré a ser votante cornudo consentidor. Nunca seré votante cornudo consentidor… Nunca seré cooperador de desfalcos propios o ajenos, por mi culpa, por mi gran culpa, por mi grandísima culpa….”

Se trata de unas simples sugerencias, que creo no debieran olvidarse en estos penosos tiempos de zozobra, incertidumbre y desmemoria histérica.

Como le decía el sin par Felipe BI a su tierna retoña durante el acto de orgullo y poderío de la flamante Dinastía Rocasolano: “Coraje y valentía”.

Pues eso.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.