Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Sobre la crisis en Norteamérica

Entretenidos con la historia interminable de la crisis española y del aparente abandono a su suerte de la Nación por parte de las instituciones borbónicas con su huidizo jefe a la cabeza, olvidamos revisar algunas de las principales cuestiones de la geopolítica mundial.

Hoy domingo el presidente Trump acaba de informar de la muerte de Abú Bark el líder del llamado Estado Islámico cuyo origen se achaca a la anterior Administración. Este terrorista y genocida se autoproclamó califa hace cinco años. Su organización sembró el pánico y la destrucción en Siria y otros lugares afectados por las invasiones bélicas norteamericanas y de sus aliados.

También acaba de terminar en Roma el sarao pachamamanesco sinodal, signo cierto e inequívoco de la entrega y complicidad del actual Vaticano a las órdenes de los líderes del NOM. Un asunto de gran importancia y no solo para el Cristianismo, puesto que constituye una de las bases históricas de la Civilización occidental, hoy amenazada por sus propios dirigentes. Sobre este importante asunto de la crisis vaticana del bergogliato y del escandaloso sínodo ecologista blasfemoglio que parece pensado tal que para inducir un cisma nos ocuparemos en otro momento.

Pero, volviendo a EEUU es importante no olvidar lo que ocurre en la misma metrópoli imperial. Dedicar siquiera unas líneas para comentar la presente crisis norteamericana, producto del combate a muerte entre el presidente Trump y la tradición democrática de los fundadores de un lado contra el Deep State, el tinglado de las grandes corporaciones globalistas financieras, de armamento, tráfico de drogas y de personas, medios de intoxicación mohatrera incluidos, de otro. Las Instituciones de los fundadores contra la plutocracia y sus poderes fácticos prostituidos. Poderoso caballero es don dinero que tiene varios disfraces y organizaciones como el Partido Demócrata de los Clinton y Obama o Soros, infectado de criminales, pederastas y delincuentes de todo tipo, cuya franquicia española es el felón y corrupto Partido globalista del falsario asaltatumbas Pedro Sánchez.

Diferentes expertos hablan de una gran conjura para asesinar a lo Kennedy o Luther King, si no se puede destituir por las buenas o por las malas al presidente Trump. Incluso se habla de una multitudinaria marcha golpista plutocrático demócrata contra la Casa Blanca, que pretendería tomarla e inducir un baño de sangre. Una especie de marcha verde o de primavera árabe o ucraniana, pero en América y a la americana.

Con anterioridad a estos hechos son muchos los estudiosos e investigadores que han llamado la atención con estudios exhaustivos acerca del hecho de la desnaturalización de la antigua democracia americana y de su subordinación a los intereses plutocráticos del sionismo internacional. Para ciertos intereses criminales, la recuperación democrática de las secuestradas instituciones políticas norteamericanas, el lema de Trump “América y los americanos, primero”, constituye un desafío mortal, la puesta en cuestión de la política mercenaria y subordinada a intereses opuestos a los legítimos del pueblo americano y al cabo, al de la propia Civilización occidental.

Recientemente, en el periódico amigo globalista progre New York Times, Soros ha realizado varias declaraciones en las que se siente muy a gusto con los enemigos que tiene. El plutócrata promotor de la invasión islámica en Europa explica que la situación de cierta decadencia provisional del globalismo financiero que propugna, instrumenta y financia con una miriada de organizaciones de falsa bandera democrática, se debe a su enemigo Trump. Augura una revuelta contra lo que el magnate judío llama el nacionalismo, más bien patriotismo. Critica la retirada de las tropas agresoras americanas en Siria y aprovecha para meterse contra Trump al que le pronostica que contribuirá a su fallecimiento el próximo año y que las cosas van a cambiar. Considera que la senadora Elizabeth Warren puede ser buena candidata demócrata contra Trump. En el caso que lograra sobrevivir a las acechanzas del Deep State.

No es un asunto interno, sino el escenario con todos los matices que se quieran de una de las actuales partidas entre el Bien y el Mal, en la que la Civilización occidental se juega su supervivencia. En lo cultural y sociológico es la pugna entre las instituciones tradicionales generadoras de orden, prosperidad y bienestar como el matrimonio o la familia y la natalidad y educación que posibilitan el mantenimiento de la sociedad en el tiempo, contra las disolventes y cainitas destructoras que hoy el neomarxismo cultural promueve: hembrismo, homosexualidad, trangénero, aborto, invasiones musulmanas, golpes de estado, terrorismo, revisionismo histórico, multiculturalismo, robotización despersonificadora, descristianización, globalismo contra las naciones, destrucción del arte y de la cultura, superstición del cambio climático.  Es decir, la anomia moral más destructiva disfrazada de falsa tolerancia y progresismo y vendida así al populacho embrutecido por la prensa cómplice o prostituida.

Son muchas otras las cuestiones prácticas en juego. Posibilidad de «reseteo» del sistema monetario internacional y de control de la Reserva Federal, ordenación del Brexit, evolución del flujo de las invasiones programadas, subversión y multiculturalismo, atentados de falsa bandera para promover nuevas guerras de agresión, recuperación de alguna soberanía, evitar nuevas estafas con cargo a la superstición climática….

¿Lograran los golpistas norteamericanos derrocar al presidente Trump?

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.