Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Acto de afirmación borbónica en Oviedo

Con unas enormes medidas de seguridad que contrastan con las nulas apenas habilitadas para la protección de los ciudadanos españoles abandonados a su suerte en Cataluña durante días, ante un grupo de súbditos complacientes en el otrora Oviedo mártir, ahora rendido a las exquisitas delicias y logros culturales del bable, y en el marco incomparable del Teatro Campoamor, incomparable entre otras cosas porque en octubre del 34 fue incendiado y destruido por las hordas socialistas, se acaba de celebrar un precioso acto kitsch de afirmación borbónica con la puesta de largo discursiva de la presunta heredera. Ninguna alusión a la rebelión catalana.

Toda España estaba en vilo, en un sin vivir. ¿Leerá el párrafo completo la rubia princesita sin equivocarse ni echarse a llorar para que no la regañe su agria e insoportable mamá? Gran problema de Estado, enorme incertidumbre nacional. ¿Estamos ante una futura Demóstena, indomable bastión de la democracia y de las virtudes cívicas republicanas?

En una muestra más de cínica esquizofrenia, varios socialistas del mismo partido de los incendiarios de entonces, acompañan muy obsequiosos a Sus Católicas Majestades, mientras sus compañeros catalanes sirven de cómplices de la subversión institucional y de lumpen desarrapado que se sufre hoy mismo en Cataluña. En efecto, mientras se celebra el acto borbónico en el Campoamor de Oviedo, la huelga golpista revolucionaria financiada con nuestro dinero, el incendio y la destrucción crecen en la Cataluña abandonada por la Monarquía, con la complicidad incendiaria por acción u omisión de los socialistas del orgulloso Iceta y la inanidad de su no menos orgulloso colega, el pequeño Marlaska, el mismo bizarro personaje que ha cambiado el burgués faisán por las menestrales hamburguesas vuelta y vuelta de Chueca.  Y con el tenebroso felón doctor falsario, tan bizarro jaque con los muertos pero tan vilmente cobarde con los vivos, disimulando bien apoltronado mientras los suyos recogen lo sembrado.

No hay que extrañarse en demasía. Nada nuevo bajo el sol. Y no solo por el histórico sangriento golpe socialista. Recordemos, un poco de verdadera memoria histórica no viene mal, las palabras del fundador del PSOE en las Cortes cuando su solemne estreno como diputado:

El partido que yo aquí represento, aspira a concluir con los antagonismos sociales, a establecer la solidaridad humana, y esta aspiración lleva consigo la supresión de la Magistratura, la supresión de la Iglesia, la supresión del Ejército y la supresión de otras instituciones… no creo que el partido que represento que de aquí pueda salir nada de eso… viene a buscar aquí lo que de utilidad pueda hallar, pero la totalidad de su ideal no está aquí, la totalidad entiende que ha de obtenerse de otro modo.  Es decir, que este partido no ha cambiado de opinión respecto a este particular; estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar todas sus aspiraciones.”    

Insisto, como vemos nada nuevo en el cínico comportamiento del Partido Socialista. Es su marca de fábrica, sus señas de identidad. Subvertida la legalidad constitucional. Acosada y destruida la Nación, la República confederal de taifas esclavas del globalismo cada vez estaría más cerca. Lo que no se comprende, aunque sólo fuese por instinto de supervivencia, es la posición de la Corona, que al parecer no tiene ni buen asesor ni leal caballero que le preste algunas luces a sus tinieblas retóricas.

A Kundera, extraordinario teórico del kitsch, le hubiera encantado la situación. Y no solo por la insoportable levedad del ser, que no del tener, de los Borbones, sino por esta nueva muestra de falta de sensibilidad, de empatía, con la zozobra, la vulneración de los derechos civiles o el sufrimiento de sus abandonados súbditos en la parte nororiental del Reino. Tras una sentencia lamentable, mientras Cataluña se encuentra a merced de las autoridades encanalladas regionales y de la violencia de una huelga salvaje, con las carreteras cortadas y los derechos constitucionales vulnerados, mientras estos desastres acontecen en el Reino de Felipe VI, al parecer lo importante son esas lagrimitas de emoción más o menos impostadas por la tierna rubia adolescencia inocente de la heredera. Y eso a una edad en la que su precoz tatarabuela Isabel ya había pasado revista a muchas tropas.

“La verdad que no tiene conocimiento de la verdad opuesta es un kitsch. No es un dogma, es un kitsch”. Una forma de totalitarismo, una dictadura de conciencias y demagogia de sentimientos. (Camilo Roa). La esencia del kitsch es la negación de lo que no nos gusta, de lo inconveniente. No pasa nada en la Cataluña de la Pax borbónica.

Todo está bien. La angelical cara de la heredera. Los vistosos uniformes que tan bonitos quedan en la prensa del higadillo y el colorín sirven para presumir de narcisista apostura autocomplaciente y lucirlos impolutos en saraos, besamanos, desfiles y paradas militares. Puro disimulo, pues, pese a su mohatrera apariencia, son puro kitsch, pura falsedad, no sirven para garantizar el orden público ni el cumplimiento de la legalidad supuestamente vigente.

La cosa tiene pinta de acabar mal, muy mal, si esto sigue así. Y todo parece indicar que así va a seguir hasta la total liquidación de la Nación. No olvidemos ni las citadas históricas amenazas del fundador del PSOE, ni la actual inacción de quienes tienen la obligación de oponerse a esta subversión.

Se olvida o se pretende esconder lo obvio: que la heredera ya no podrá ser reina de España cuando no exista ni herencia, ni España.

En eso están.

ANECDOTARIO

Es curioso como estaban presentes los miembros (y miembras) de la familia de Letizia, pero en cambio, por parte de la Borbón sólo estaba la Reina emérita Sofía, aunque lejos de las fotos, en el palco.  La triste realidad de una familia desestructurada, enfrentada, todos contra todos, sin el Emérito que tendría cosas mejores que hacer que acompañar a su nieta. Ni las tías ni las hermanas ni primos… y con un cuñado y tío cumpliendo condena.

Una Cosa más, (Sábado, 19 de octubre)

El rey ayer a su hija: «Coraje y valentía en el servicio de España»

Me comenta una amable lectora con gran capacidad de observación, que en la pugna entre la Casa Real Borbón y la Casa Imaginaria Rocasolano ayer ha ganado por goleada esta última.  Puede que la ausencia de la familia Borbón casi al completo en el vistoso sarao de ayer se deba no tanto a peleas internas de una familia desestructurada sino a imposición de la maléfica.  En todo caso, daría idea de cuál es la es verdadera actual correlación de fuerzas en la Zarzuela.

 

 

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.