Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El caso catalán es el caso del Régimen

Es preocupante, muy preocupante la situación en Cataluña. Aún más preocupante que no tenga contundente y eficaz respuesta.

Que el máximo representante político del Rey en esa región fuera de la Ley proteja, si es que no arma, organiza y financia, a los terroristas es un hecho gravísimo. Un traidor, un delincuente así no debiera seguir siendo responsable de tan importante institución de la Monarquía ni un minuto más, salvo que el escándalo termine alcanzando a la propia Corona que se demuestra inútil para combatirlo o, en su defecto, lo ampara. No es ya sólo que haya gran concentración de bandoleros en Cataluña, cosa endémica ya denunciada por Cervantes.  Estamos ante una rebelión institucional, financiada por parte del Régimen de la Monarquía que la otra parte no quiere combatir ni combate salvo por algún heroico suelto cumplidor de su deber.

Se suele achacar el desastre catalán a la incuria de diferentes gobiernos de Su Majestad, pero el caso es que los sucesivos gobiernos cambian desde la chapucera Transición pero la situación no sólo continúa sino que se agrava. De modo que la cuestión no puede considerarse solo de Gobierno, sino de Régimen.

Se han conocido las complicidades del Emérito con la banda mafiosa catalana de la familia Pujol y su corrupto aparato de extorsión protegido y amparado desde las instituciones. Parece que tal complicidad activa en la corrupción afortunadamente se habría superado con la nueva etapa iniciada con el cambio de titular de la Corona.

Sin embargo, el proceso golpista catalán continúa promovido y amparado por la Generalidad e instituciones satélites y financiado por todos los españoles, sus víctimas.

Salvo VOX, a quien se debe el procesamiento de los golpistas de octubre ante la inanidad o complicidad fáctica del gobierno de turno, ninguno de los partidos borbónicos muestra decisión en combatir el nuevo golpe de Estado que estarían planeando y organizando incluso con el recurso al terrorismo el fugado desde un país de la UE teóricamente amigo, el presente jefe de la Generalidad y sus compinches de dentro y de fuera.

Va a haber nuevas votaciones, elecciones es otro concepto, en las que parece que la disyuntiva se encuentra solo entre dos alternativas básicas: Globalismo cómplice bien por acción, bien por omisión, con el golpismo catalán y vasconavarro y sus diferentes consignas: cambio climático, género, invasión musulmana, memoria histórica… o bien intentar recuperar la soberanía nacional y actuar en consecuencia. Y con la contundencia que sea precisa. Es decir, el conjunto de partidos del variopinto espectro socialdemócrata con sus diferentes actores, caretas y disfraces o VOX.

Los media y el gran capital gobalista apoyan al variado espectro socialista más o menos virulento y caciquil generador de caos político administrativo, corrupción y deuda monstruosa que identifican con el propio Régimen borbónico.

Pero estamos llegando a un punto de no retorno en el que pese a tal nutrido apoyo ni siquiera acaso la Corona pueda salvarse con la táctica del avestruz, de disimular y jugar a no hacer nada. Si no defiende a España, es posible que luego tampoco tenga a nadie que la defienda. Es evidencia de razón que sin España, carece de sentido un Rey de España.

 

NOTA: En la imagen apunte al natural de un mozo de escuadra según Gustavo Doré

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.