Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¿Un nuevo Hare Krishna?

Muy famosos durante el último tercio del siglo pasado los Hare Krishna eran una especie de secta destructiva a la americana formada por un gurú caradura y un nutrido rebaño de seguidores a explotar y esquilar mientras balaban estupidizados envueltos en pintorescas túnicas de color azafrán y daban saltitos. Una cosa entre naif y criminal atropello a la dignidad humana cuyo origen se encuentra en la manipulación torticera de la Tradición, en este caso del Bhagavad gita.

Culo veo, culo quiero, ayer también hubo una manifestación perpetrada con la complicidad de las autoridades junto a la ciudad monumental de Cáceres que me recordó algunas de las más estultas expresiones públicas de la susodicha secta. Una ciudad que pese a sus siglos de Historia y la respetabilidad de sus monumentos no parece escuchar las lecciones de la Historia y muestra entrar al trapo de la propaganda engañosa como si fuese un poblado del Oeste sin dignidad ni pasado.

Esta vez el pretexto para dar larga al ganao, mucho en edad de merecer a la espera de ser sacrificado, era la lucrativa mohatra de lo del cambio del clima climático climatizable. Una nueva estafa para saquear impunemente y con su propia colaboración al ciudadano al mismo tiempo que se le erosionan sus derechos políticos y económicos.  Un tinglado de marketing instigado por la plutocracia financiera globalista y los monopolios para perpetrar nuevas preferentes en forma de bonos verdes y otras escandalosas subidas en el recibo de la luz. Amén de contribuir a apuntalar importantísimos bancos en quiebra, de esos considerados demasiado grandes para caer.

Que toda esta farsa esté promovida y patrocinada por el gran Capital sin escrúpulos que se lucra con ella ya debiera levantar sospechas  a la gente con dos dedos de frente, no dimitida del peligroso hábito de pensar. Que las “repugnantes zurdas españolas”, como las calificaba tan acertadamente don Antonio Machado, jaleen estas medidas monopolísticas indica su grado de actual postración intelectual y prostitución moral al servicio de los poderosos.

Que una niña psicópata de frenopático sea presentada por el gran Poder mundial como una especie de nueva heroica Juana del arco iris, y que sus chifladuras sean aceptadas y seguidas sin rechistar indica el grado de descomposición de nuestra civilización.

Que contribuya a la confusión y generación de entropía una Institución como la Iglesia Católica, ahora liderada por un tal Bergoglio, con sus pintorescas encíclicas o sus sínodos ecologistas nos da idea del deterioro y nos pone sobre aviso de la nueva religión que se nos quiere imponer con las más inesperadas complicidades.

Cosas veredes, mio Cid que facerán fablar las piedras. Las centenarias, solemnes, hermosas piedras de la ciudad de Cáceres debieran prestar un poco de sensatez, cordura y sentido de la Historia a sus actuales más jóvenes habitantes, antes de que esto ya no tenga remedio.

La Tradición nos habla desde la imperturbabilidad del pasado, aunque los subvencionados e impostados gritos de los Hare Krishna de turno o de moda intenten tapar su mensaje.  Recuerdo otra vez a don Antonio: distingamos las voces de los ecos.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.