Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Mejor un robot

Se ha sabido que un juez ha anulado el despido de una trabajadora española cuya empresa la había sustituido por un robot. Lástima. Porque bien pensado podría ser una buena solución final para el degradado y moribundo Régimen Borbónico. Las tareas de Su Majestad don Felipe VI podrían ser sustituidas con indudable ventaja por un robot. Por simple inteligencia artificial, que al menos por muy artificial que sea siquiera es inteligencia.

Y nos saldría mucho más barato. Sin toda una numerosa tropa que mantener: padre golfo, felón y comisionista, madre estirada cornuda consentidora, cuñado en presidio, señora insoportable pero felizmente recauchutada con botox, hermanas “singulares”, y demás familia. Toda una desmoralizadora y desacreditada maquinaría de oneroso oropel y hojalata pagada a precio de oro para bendecir mohatras políticas e institucionales y destruir lo extraído al sufrido pueblo mediante impuestos. Mejor un robot que se enchufe o desenchufe para hacer el paripé a conveniencia del amo Soros y su mercenario Sánchez o del manijero de turno de la plutocracia globalista financiera. Y que mientras tanto ni consuma ni haga bulto.

El Régimen progresa adecuadamente hasta su total destrucción. El jefe del desgobierno en defunciones de Su Majestad se va EEUU a recibir órdenes del amo Soros, hacerse fotos en la ONU y tratar de colocar el nuevo timo de la estampita verde. Tres jueces socialistas más uno del PNV han decido sacar de su tumba los restos mortales del anterior Jefe del Estado, entronizador de la actual Dinastía, del que primero el Emérito y luego Felipe son sucesores a título de Rey. Silencio. Ingratitud más absoluta. Y deslegitimación del Régimen por sus propias instituciones amén de indefensión de la nación y la sociedad por parte del Régimen.

La penúltima fechoría de las instituciones del Régimen ha sido la de ayer acaecida en el parlamento golpista catalán. La perpetrada por rebeldes bien cebados, protegidos y ensoberbecidos gracias a los impuestos que el cleptocrático Régimen borbónico nos saca a sus víctimas. Un parlamento de un país supuestamente civilizado que ¡defiende y protege a sus terroristas!

Según se ha publicado, el ministro del Interior incluso se ha atrevido a abroncar a la Guardia civil por la magnitud de la operación Judas. Acaso porque pueda poner en riesgo el tinglado de complicidades ocultas del falsario con los golpistas.  Hay faisanescos precedentes. Tranquilos. No pasará nada.

Decía el gran Valle que España es una deformación grotesca de la civilización occidental.  Pese a la sentencia de la que hemos hecho mérito al principio, cada vez parece más claro que sería mejor para España colocar un robot en la jefatura del Estado a ver si contribuye a poner un poco de inteligencia, orden, respeto a la ley y dignidad en las instituciones. Y a que nuestra civilización resulte un poco menos grotesca. O un poco menos deforme.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.