Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Pobres almas veganas y… cautivas

Creíamos que la irresponsable memez de la ignorante animalista, valga la redundancia, que confundía un fiero toro de lidia con un manso buey resultaría insuperable. Pero no. En este más difícil todavía de la idiotez en el que por desgracia nos encontramos crecientemente incursos en este malogrado Reino de España, cabe destacar la cosa esa, creo que catalana por su osadía en la memez, de las Almas veganas. Desde luego, estamos llegando a unos niveles de imbecilidad en los que cada vez resulta más difícil discernir qué es realidad y qué una matrix para consumo de progres sorosianos o sorosianados, sobre todo en la Catalunya is not Spain. Pero mejor escuchar lo que dicen tales bienhechoras incomprendidas profetisas de la Humanidad.

Dicen que sus bases son la autogestión, el antiespecismo, el transfeminismo, el asamblearismo y el veganismo interseccional.

Confiesan en su jerga sexista, ayuna de gramática, que da pedradas a la sintaxis o la concordancia, querer ser un santuario para acoger a aquellas animales que son, o son susceptibles de ser, destinatarias de violencia, abuso, maltrato psicológico y, en definitiva, que se encuentran expuestos a condiciones de vida de esclavitud.

Su misión es salvar vidas, las del máximo número de animales no humanas posible,  especialmente aquellas consideradas “de granja”, ofreciéndoles una vida digna y liberándolas de su esclavitud.

Educamos en el vaganismo abolicionista para crear una sociedad más respetuosa con el planeta y con las animales de todas las especies. Interseccionamos las luchas para vivir en un mundo sin discriminaciones de ningún tipo.

Se me ocurre que a zorros, linces, garduñas, tejones, hurones u otros depredadores del escalón trófico superior de las biocenosis españolas no les va hacer mucha gracia lo de ser educados en el vaganismo abolicionista y que prefieren ser antes carnívoros heterótrofos que herbívoros o autótrofos propios de un mundo discriminatorio. Algo contra natura como lo del LGTBI, por mucho transfeminismo interseccional que se recete. Aunque quieran en su proclamado asamblearismo que todas tengan voz, i que las decisiones que tomemos sean de consenso…

Estas animalas no obstante sus deseos de proveer a sus colegas de sexo de un espacio de acogida y tranquilidad donde se puedan desarrollar sin peligro para sus vidas parecen más bien reproducir una nueva muestra de la siniestra Casa de Bernarda Alba lorquiana, donde la represión sexual crea y alimenta monstruos y monstruas. De momento, dado que todos los machos son violadores, prohíben por su bien a las gallinas acogidas follar con su gallo. Los huevos son de las gallinas.

No veo cómo encaja tal brutal represión con su supuesta vocación por el comunismo libertario según confiesan en otro apartado de su lunático manifiesto ultrafeminista.

¿Habrá Rebelión en la granja como diría Orwell?

Cualquiera sabe. Pero aunque sea en Pujolandia donde todo crimen o sandez tienen su asiento, creo que debiera intervenir el fiscal o fiscala en este caso. Parece un ejemplo de libro de genuino maltrato animal. Pobres bichas.

Pero, ¿qué hacer con la siniestra tribada represiva cuando se ha perdido el sentido común y de la realidad y tratan de imponer a la fuerza una dictadura embrutecedora y criminal?

NOTAS

Pinchando aquí, el Manifiesto comentado

Y aquí, puede verse un vídeo en que dos preclaras miembras explican la cosa para otros de su preclara sabiduría

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.