Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Chusmocracia

Hace ahora ocho años el catedrático Pedro Hurtado Valero publicaba un interesante y documentado libro con el sugestivo título de La Rebelión de las chusmas. ¿Es el destino fatal de las masas orteguianas convertirse en chusmas?

Creemos que no necesariamente, pero que puede ser así cuando las clases rectoras en una sociedad renuncian a su labor de educar y formar al populacho y, por el contrario, se dedican a excitar sus más bajos instintos, a su embrutecimiento programado.

La reflexión viene a cuento visto lo que estamos viendo cuando la indignación y la vergüenza por la conducta de muchos de nuestros supuestos compatriotas supera todo lo permisible.

Me refiero al bochornoso chalaneo entre pícaros, golfos, trileros y tratantes de ganado averiado perpetrado en el supuesto templo de la aún más supuesta soberanía nacional.

A las maniobras canallescas del doctor falsario para burlar a su odiado enemigo de otra tenebrosa y prostituida facción de las repugnantes zurdas españolas.

O al infame homenaje que vascos de pura raza vasca, compinches públicos del doctor falsario y su banda, rinden a cobardes torturadores, asesinos y criminales de pura raza vasca. O a las infames maniobras de los golpistas racistas catalanes de pura raza catalana para compincharse con el jefe de Gobierno de Su Majestad  para destruir la nación y subvertir impunemente la Ley y el Estado de Derecho.

Todo esto es posible porque el populacho, la chusma, abunda en la sociedad española. Abunda y por lo que se ve domina las instituciones, sustituyendo al pueblo.

El asunto es verdaderamente triste pero sin embargo coherente con el proceso de devastación programado de la Cultura y la Tradición españolas.

Para el verdadero liberalismo español la educación siempre ha sido fundamental. El liberalismo clásico español se basaba en una visión humanista, respetaba el mundo de los valores metafísicos, la Justicia, la Libertad, el Bien, la Belleza, cuyos valores trataba de realizar en el nivel político, social, cultural y, desde luego, personal. En la conciencia de cada hombre, para poder construir una sociedad basada en tales valores. El pilar político de la sociedad debe ser la promoción y defensa de la dignidad humana.

Por eso no es de extrañar la existencia de Leyes de Indias o la invención del Derecho de Gentes. De Economía política como la notable Escuela de Salamanca. O de grandes obras tales como El Quijote cervantino, las Empresas políticas de Saavedra Fajardo, obras como El Príncipe o El Discreto de Gracián….  O la pionera y extraordinaria obra de selección de personal del doctor, éste sí, Juan Huarte de San Juan, Examen de los Ingenios.

La clase dirigente española de la Monarquía, la oligarquía autóctona compinchada con la plutocracia globalista, dedicada en buena medida al expolio y saqueo, ha renegado de su obligación rectora, tiene una gravísima responsabilidad en lo que está pasando. Para favorecer a corto plazo sus intereses materiales, muchos bastardos, ha abandonado la tradición histórica de España para promover las aberraciones del marxismo cultural a lo Alinsky, Gramsci o la Escuela de Frankfurt. Chusma es chusma. Vulgo es vulgo.

Y, como decía Cervantes, sea cual sea la clase social a la que pertenezca, vulgo es el que no sabe.

No es cuestión solo de leyes electorales o incluso de pucherazos. No puede haber una democracia digna de tal nombre cuando la chusma sustituye al pueblo. Si es que no la hemos sobrepasado aún, como nos ya advertían los filósofos griegos estamos en la antesala de la tiranía.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.