Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Horror en estado puro

La primera corrupción consiste en pudrir el entendimiento

Miguel Espinosa, Escuela de Mandarines

 

Acaso por mi vena masoquista esta tarde he visto durante un rato el bochornoso y lamentable espectáculo ofrecido por los padrastros y madrastras de la Patria en el Congreso de los imputados que, dicen, representa, pucherazos o premoniciones tezanianas aparte, la soberanía nacional.

Aunque tremendo, espeluznante, me ha gustado mucho por esclarecedor y bien representado porque supongo que forma parte de la farsa, la disputada riña pública a navajazos entre dos acreditados trileros primates de las repugnantes y prostituidas zurdas españolas. El trilero Iglesias afeándole las mañas al trilero Sánchez. Un discípulo aventajado de Monipodio que hoy ocupa su puesto como jayán de popa de la cofradía. Cómo será el canallesco, demagogo y peligroso Sánchez que incluso el siniestro Iglesias a su lado parecía un santo varón cargado de razones y razonas. El marqués de Galapagar de modo muy convincente explicaba los desmanes y trampas del doctor falsario, aventajado discípulo de la satánica Hilaria Clinton. Y al falsario encanallado se le iba y venía la color mientras impostaba su falsa sonrisa de hiena carroñera sedienta de sangre al escuchar de manos de su enemigo y futuro compinche morado el rosario de iniquidades perpetradas por él, todo un señor presidente en funciones de la Corona.

Muy ilustrativa, esclarecedora del estado actual de nuestra miseria nacional, espeluznante, ya digo, la pelea entre mencheviques y bolcheviques mercenarios del globalismo financiero internacional por repartirse el botín con los despojos de España.

Incapaz de ver su verdadero rostro de degenerado en el cuadro de Dorian Grey, el doctor falsario finge ser un estadista y un hombre de bien, virtudes inalcanzables a sus habilidades y catadura moral. Pues aún ha sido peor si cabe el bochornoso espectáculo de las marrullerías del falsario demagogo mintiendo como bellaco entrenado en sus calumniosas descalificaciones a VOX que le acababa de quitar la careta de gente honorable. El impostor Sánchez miente y lo sabe. Como el tonto de la linde, la linde se acaba y el tonto sigue con su hipócrita discurso. Chantajista, traicionero, rencoroso, cobarde, vil. O quizás un peligrosísimo psicópata ensoberbecido incapaz de distinguir la Verdad de la Mentira o el Bien del Mal.

Sin olvidar en este despliegue de infamia la sonrisa más propia de cínico vicioso del aún fanático ministro del Interior que “es maricón” como da fe de ello la Notario Mayor del Reino. Y él no lo niega ni se molesta en mantener un mínimo de decoro exigible a todo un “señor” ministro de la Monarquía.

¡En manos de quiénes estamos!

Pero, si no ha habido pucherazo, ¿cómo es posible que tal gentuza pueda representar a españoles del siglo XXI?

En verdad, ¿No tenemos pueblo, ni instituciones?

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.