Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El doble asesinato de Miguel Ángel Blanco

Cuando se cumplen veintidós años del horrible y sádico asesinato de Miguel Ángel Blanco un miembro de su propio partido, el PP ¿renovado? de Casado, traiciona su memoria votando a los herederos de sus asesinos de ETA para nada menos que la presidencia de una pintoresca e impertinente Comisión de Derechos Humanos de las llamadas Juntas generales de Guipúzcoa. ¿Herederos de etarras presidiendo comisiones de Derechos Humanos? Cosas de vascos de pura raza vasca incomprensibles para la gente civilizada. Supuestos correligionarios de las víctimas votando a los de sus asesinos, cosas de vascos de pura raza vasca incomprensibles para la gente civilizada. O con sentido del honor, la dignidad y la vergüenza que estamos comprobando les faltan a los vascos de pura raza vasca. A los hechos me remito.

Pero el traidor del PP ahí sigue en su poltrona sin que el bizarro gran líder Casado diga esta boca es mía. Sin duda este bochornoso espectáculo de traición, cobardía, infamia y colaboración con el crimen también alcanza al bizarro gran líder Casado, cuya credibilidad es menguante a medida que la osadía y desvergüenza de los irredentos rebeldes de su partido es creciente e impune.

El asesinato de Miguel Ángel Blanco supuso tal nivel de indignación en toda España que incluso obligaría a recular a los encanallados cómplices del PNV.

¡Pobre Miguel Ángel Blanco sacrificado para el medro de gentes abarcenadas y sobrecogedoras que ni siquiera le guardan memoria! Toda una segunda muerte. La de su memoria y las razones o sinrazones de su sacrificio en el sangriento altar del criminal nacionalismo vasco.

¡Qué vergüenza para el Partido Popular! No se puede caer más bajo. O sí, que diría el cobarde felón Mariano mirándose al espejo.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.