Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Orgullo Marlaska

Según dicen lo del Orgullo Gay de este año ha sido incluso más pintoresco que de costumbre.  A la obscenidad y hediondez habitual de estas manifestaciones de la chusma irredenta pero provocadora y envalentonada, se ha añadido el aliciente de la agresión a Ciudadanos. Cualquiera diría que a Inés Arrimadas desde que se ha casado con un separatista y se ha venido a Madrid a vivir exilada huyendo de la Barcelona sin ley le pasa lo que decía Séneca: Quién no sabe a donde va nunca encuentra viento favorable. Quería hacer méritos, ya que votos son votos aunque sean de Lérida, Gerona, Tarragona, Barcelona e Indígenas, pero he aquí que se ha equivocado de procesión. Esto de ser progre consiste en carecer de criterio y repetir y hacer lo que dice la Prensa y Televisión del Movimiento. Y los de la procesión de la chusma le han salido respondones y sacado su vena violenta y fanática.

Por su parte, el socialista ministro del Interior, “que es maricón” según da fe su compañera de gabinete y Notario Mayor del Reino, la misma que muy divertida y puesta en razón contaba lo de la ejemplar aventura de los prostíbulos cloaqueros abiertos para chantajear, políticos, jueces, empresarios y fiscales, muy en su doble y severo papel institucional de ministro y de juez ha venido a echar más leña al fuego calumniando a la agrupación franco catalana que tantas jornadas de gloria está dando a sus amos extranjeros así como de suspense y emoción a los derechistas oficiales.

Ahora bien, con todo respeto a la gente honrada del gremio, no termino de entender del todo este asunto. Sabemos que una cosa es la homosexualidad y otra el movimiento LGTBI que como otros de su misma índole está promocionado por el NOM y va a dirigido a desestabilizar y, si se puede, destruir las instituciones básicas de la civilización.  Entre ellas la familia. Sabemos que es una bandera sectaria del degenerado Partido Demócrata americano de los tenebrosos Clinton, Soros, u Obama, instrumento político de la más degradada plutocracia internacional, y asimilada por su agente español Pedro Sánchez,  convertida en el obsceno y contraproducente maricones por el socialismo. Todo lo opuesto a la pretendidamente buscada dignidad de una condición humana. Si bien constituye una forma de disponer de gente chantajeable y manipulable por el Poder, sobre todo en los casos extremos de pederastia. Vamos a ver qué pasa con la reciente detención del judío millonario Jeffrey Epstein y su presunta industria de tráfico sexual. Ha sido acusado de ofrecer sexo con niños a miembros de la élite a los que luego extorsionaba. Habrá que estar atentos a lo qué dirá sobre el particular nuestra feminista socialista Notario Mayor del Reino.

Pero, sinceramente, no veo los motivos o razones para el orgullo por la homosexualidad, una característica o anomalía de la Naturaleza como ser ciego, cojo, manco, albino, o idiota. Ley fundamental de la Naturaleza es la de la conservación de las especies, y la de la reproducción, misión que inspira su etología, a la que éstas dedican gran parte de sus características anatómicas y de sus esfuerzos fisiológicos, metabólicos y energéticos.

La homosexualidad es respetable y sobre todo los homosexuales que se respetan a sí mismos y llevan su anomalía con decoro y dignidad. Y por supuesto que sus derechos civiles son tan sagrados como los de cualquier ciudadano heterosexual. No creo que nadie lo niegue salvo los regímenes comunistas y el Islam ortodoxo oficial, tan incoherentemente jaleados por los progres. Así lo reconocen nuestra Constitución y ordenamiento jurídico. Pero, entonces ¿a qué vienen estas mascaradas obscenas, nauseabundas, ofensivas, propias del fanatismo, el despotismo o la ignorancia?

Cuando yo era aún joven estudiante universitario conocí a un amigo del hermano mayor de otro antiguo amigo y compañero de estudios. Era mucho mayor que yo, un psiquiatra, un personaje muy interesante, de gran cultura, una rara avis especialmente para el Madrid convencional incluso universitario, claro que yo era de Ciencias, de esa década de los setenta. Recuerdo que una vez, durante una interesante conversación sobre el problema de la psiquiatría y la antipsiquiatría en relación con las instituciones sociales me dijo: “Mira, Alfonsito, nunca te fíes de los maricones”. Entonces, yo se lo tomé como uno de sus habituales buscapiés o salidas de pata de banco para epatar.  Pero, no. Creo que lo pensaba de verdad porque más tarde me enteré que era homosexual y vivía con su pareja. Y parece ser que sabía lo que se decía por su doble condición de homosexual y psiquiatra.

Pero, ¿por qué lo decía? No lo sé. Probablemente pudiera ser porque entre las parejas homosexuales haya más celos, radicalidad emocional e incluso violencia verbal y física.

El comportamiento tan opuesto del que cabría esperar de todo un ministro de la Corona y señor juez como el lamentable Marlaska parece indicar que el psiquiatra tenía razón.

Sólo se explica por el fanatismo y falta de control emocional de la mariconería orgullosa que un ministro del Interior incite al odio y la violencia. Sin decoro, sensatez, y con obvia prevaricación al no reprimir evidentes acciones delictivas como es su obligación en calidad de ministro del Intreior. En un país medianamente serio y decente, Marlaska ya habría sido fulminantemente cesado y se hubiera vuelto a casa con el rabo entre las piernas. Pero ahí sigue de ministro del Interior de la Corona para escándalo, escarnio y descrédito de Ella y de España.

Las escandalosas imágenes lo explican mejor que todo lo que se pueda decir.

No sé si estos valientes maricones que hacen befa del crucifijo y atentan contra la libertad religiosa tendrían la misma desfachatez de escarnecer símbolos del Islam en vez de los católicos. Me temo que son demasiado gallinas.

Sea como sea, las manifestaciones como las actuales del Orgullo Gay creo denotan un profundo desequilibrio psicológico y emocional del que no cabría estar demasiado orgullosos. Me parecen contraproducentes para ganarse el respeto de los demás. Y que manifiestan de algún modo esa insatisfacción consigo mismo, que puede estar en la base de ciertas conductas, si en verdad tuviese razón mi antiguo amigo psiquiatra.

Entiendo que con lo del Orgullo Gay en verdad no se trata de defender ninguna dignidad humana sino de una maniobra de manipulación política y social hipócrita y detestable.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.