Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Rivera, un enemigo del pueblo

Ibsen ya lo explicara en la famosa obra teatral Un enemigo del pueblo. La verdad, la salud, el bienestar público, se sacrifican a intereses privados bastardos. El éxito se encuentra en tener la capacidad de vender la traición como cosa saludable y harto conveniente.

No hubo remedio, explicaba también Goya. Se ha abierto la veda contra Rivera. Un tipo que nunca me ha gustado, he de repetirlo y no deseo ser pesado, pero que por una vez tiene razón moral en negarse a apoyar gratis et amore al doctor falsario. Lo cual no empece para considerar a Ciudadanos una marca subvencionada de falsa bandera democrática, una franquicia del globalismo más siniestro. Una organización que incoherentemente con la supuesta virtud de la que presume, no obstante sus remilgos contra el pinturero amigo de Otegui y Torra, se compincha sin empacho con la propia banda del falsario, grupos indigenistas o con partidos de la morisma incluso con dirigentes condenados por fraude electoral.

Cierto que la alianza de civilizaciones entre etarras, socialistas, terroristas, comunistas, racistas, golpistas, meapilas, opusdeístas, morisma, banqueros y patrióticos monopolistas del aquí te pillo pone los pelos de punta al más pintado.

Pero la responsabilidad de que tal alianza de civilizaciones entre el corrupto, felón y prostituido socialismo patrio y toda esta caterva de traidores y malandrines no se produzca es del falsario y su banda. E indirectamente de la traidora oligarquía española huera de patriotismo y repleta de negocios sucios y abusivos que tiene en el partido socialista su principal cómplice durante las últimas décadas. No es responsabilidad de Rivera.

Pero, si es verdad que en el Reino de España tras más de cuarenta años de pertinaz Monarquía apenas queda ya soberanía nacional ni menos que mal vender o empeñar, ¿acaso por milagro de la Naturaleza Rivera y Ciudadanos tienen verdadera soberanía?

Me temo que no.

Como acabamos de ver con la fallida aventura de Valls que casi ha liquidado al partido en Cataluña, “la maté porque era mía”, Ciudadanos es un tinglado globalista creado ex nihilo y financiado por la oligarquía local y la plutocracia internacional y mediatizado por las consignas del globalismo pro NOM. Una segunda marca socialdemócrata para manipular la política española de acuerdo a los intereses financieros monopolistas del gran Capital y evitar que los disparates y desfalcos de la PSOE den al traste con la farsa de la democracia a la española.

Y su hasta ahora líder Rivera constituye una especie de Pigmalión, secuela política de un My Fair Lady sui generis. Desbastado de su natural rudeza de charnego al servicio del acorazado financiero de la oligarquía catalana, iniciado en gestos y mañas, el nuevo Audrey Hepburn barcelonés es presentado en sociedad con vistoso atrezzo capaz de encandilar y confundir a más de uno y de una. El profesor Higgins y su amigo y colega en la cosa lingüística, el coronel Pickering, tras semanas de trabajo y entrenamiento, creo que ahora lo llaman coaching en la odiosa jerga de los nuevos piratas, consiguen con la inestimable ayuda de la Prensa y Radio y Tv del Movimiento que dé el pego en los más encumbrados saraos y se promocione como pareja ideal de votantes casaderas.

Pero, he aquí que lady Audrey Rivera tiene su propio corazoncito, ¿por qué teniendo yo más alma tengo menos libertad? que se rebela contra el hecho de ser una simple apuesta al servicio, granjería y divertimento de poderosos.

Y decide ir por libre en esta cuestión de desobedecer las imperiosas órdenes de apoyar al prepotente falsario.

El final esperado, a la luz de otras aventuras que hemos visto recientemente como la de R 10 en UPyD, es liquidar al rebelde con o sin tenderete incluido. Agentes Rothschild, los Soros, Valls, Macron o Garicano ya empiezan a mover sus peones. Bizarros economistas, criados a los pechos del sionismo anglosajón y sus fementidas escuelas de negocios, no los estudiosos de la economía que satisface necesidades reales de la gente si no la de los grandes pelotazos y desfalcos financieros, se desmarcan airados y dan portazo público a Rivera. Otros esperan instrucciones y el momento más oportuno para la desbandada.

La extraña relación de Rivera con su actual novia puede dar coartadas para tal demolición. Pero eso sí, siempre en interés de España y de los españoles, como el lector avisado ya ha comprendido.

Posdata

¿Qué potencias o servicios secretos extranjeros cómplices o inductores de los golpistas catalanes están detrás del espionaje al Tribunal Supremo?

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.