Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Vida y milagros de Greta Thunberg, profetisa y niña repipi

Grandes signos en el firmamento indicaron incluso para los menos avisados la milagrosa gravidez y posterior parto a riguroso término de la niña prodigio hiperbórea, evangelista y Mesias del Apocalipsis. Eximia candidata a ascender próximamente al Olimpo del Nobel de la Paz junto con otros ya consagrados meritísimos, veraces y virtuosos próceres tales como los no menos filantrópicos Obama o Kissinger.

Hay que reconocer que la niña prodigio Greta se parece mucho a la energúmena de El Exorcista. Pero, según se deduce de sus últimas manifestaciones dirigidas a la reforma del catolicismo de modo y manera que no lo reconozca ni Dios que lo fundó, el paradójico Bergoglio puede ser el profeta, el nuevo Juan Bautista, que como pollo sin cabeza hace desconcertantes declaraciones para escándalo y asombro de sus desconcertados seguidores. Y es que el papa negro vestido de blanco anuncia la buena nueva del evangelio del cambio climático. Buena nueva que ha de predicar luego en toda su prístina pureza emancipatoria de criaturas y bichos raros y varios, menos los humanos, la niña del pacto diabólico, una de las formas u hologramas globalistas del anunciado Anticristo. Un evangelio medible en sana teología con la cifra de 180 € por tonelada de CO2 y año.  Una penitencia por nuestros muchos pecados originales que no se saldaría con sendos inofensivos padrenuestros y tres avemarías sino del orden de unos 60.000 millones de euros al año de impuesto adicional para España que reforzarían el trinque de los poderosos al servicio del NOM con el pretexto del vade retro del fementido cambio del clima climático.

Cuando William Kapp escribió su famoso The Social Costs of Private Enterprise, allá por el lejano año 50, quizás la primera metodología de identificación y asignación de externalidades o costes externos de la actividad empresarial no contempladas en los costes contables al uso, nunca pensó que se sus ideas se iban a retorcer con fines tan falaces y torticeros. Pero hay nada imposible para este nuevo Gran Hermano acaparador de patrimonios, facedor y desfacedor de famas y entuertos, e inculcador de conductas sobre lo bueno y lo malo.

La niña del exorcista ya había sorprendido por sus méritos e inusitadas dotes para farsante a los doctores reunidos en el sanedrín de los más encumbrados y severos organismos globalistas desvirga melones y arrebatacapas. Los que esperamos de ella muchas futuras tardes de gloria estupefaciente confiamos en que su tempranera entrada en la vida pública no malogre su meteórica subida a la cucaña de los más altos y gloriosos destinos. Y desatinos. Amén.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.