Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Queda inaugurado este… desfalco

Una cadena de televisión viene dedicando una serie de programas al franquismo en color. Se trata de un relato con documentos de archivo e imágenes coloreadas y un guión manifiestamente mejorable. Mucha retranca sino burla con la inauguración de pantanos y obras de regadío por el Caudillo. Está bien que se critique el famoso desfalco de MATESA protagonizado por los siempre heroicos amén de piadosos chicos del Opus Dei, pero al cabo mera calderilla si se compara con los efectuados por sus colegas durante la monarquía. Así, los Pujolone con la racista madre abadesa a la cabeza de la banda se refocilan en la mayor impunidad con escapularios y cilicios de oro y brillantes. Saben demasiado de las heroicidades del presente régimen y de sus más altos y encumbrados próceres. Por no hablar del ventajismo trincón vasco de los meapilas de pura raza vasca.

La cosa no es nueva en la Historia de España. En las aventuras sevillanas de Rinconete y Cortadillo se describe con toda la ironía cervantina la congregación de Monipodio, que viene a ser el trasunto de una cofradía con fines poco benéficos o piadosos, por cuanto se dedica al robo y el pillaje, eso sí, bajo la advocación de María Santísima.

Una organización perfecta en su clase en la que además de una variada tipología de elementos del hampa no faltan los funcionarios de policía y justicia que deberían reprimir los mismos delitos de los que se benefician. Desnudo de cualquier sentido moral, la realización de toda clase de trabajo se aborda allí de un modo técnico, como algo profesional que es preciso hacer bien, según una serie de reglas fijadas por Monipodio:”cosa nueva es para mí, que haya ladrones en el mundo para servir a Dios y a la buena gente” se sorprende uno de los pillos. A lo que contesta otro más experimentado: “señor yo no me meto en tologías. Lo que sé, es que cada uno en su oficio puede alabar a Dios”.

Es decir, la Sevilla primera ciudad española y puente entre dos mundos donde se ambienta la aventura de Rinconete y Cortadillo con la organización de Monipodio, que Cervantes conoce tan  bien, lejos de cualquier paradigma utópico constituye el paraíso de los picaros y maleantes: muchas leyes, normas y enredos varios, funcionarios ignorantes, desmotivados o venales, para que el hampa pueda campar a sus anchas. El modelo socialdemócrata actual. El Monipodio institucionalizado. No podemos olvidar desde luego los acaso menos píos o más laicistas logros de la modernizada escuela sevillana del trinque y pilla pilla, la de los infinitos desfalcos y mohatras socialistas.

Pero, no sería justo quejarnos por falta de espectáculo, la pertinaz Monarquía a falta de pantanos inaugura desfalcos. El último conocido: el llamado Tribunal de Cuentas del Reino cifra en cien mil millones de euros el pufo actual en la Seguridad social. Un pequeño problema.

Un mercenario recadero de Bergoglio sostiene muy solemne con una cara dura de hormigón armado que hay que abrir las fronteras españolas a cualquiera.  No aclara si incluye las de su lujoso Palacio episcopal o del Vaticano. Hay dinero para parásitos pero no para pensiones de los que cotizan toda su vida.

No hay de qué preocuparse o al menos nuestros próceres electos con o sin pucherazo asociado no parecen preocuparse por estas minucias. La heroica casta monárquica se entretiene cohechando y conchabando en el abigarrado monipodio pos votaciones. Se subastan o cambian cargos y poltronas en zoco peor que moruno. Y eso después de varios años improvisando a salto de mata y asaltando presupuestos.

Te cambio concejal y medio por consejero en Junta. Y si es en la ventajista y cada vez más indigenizada Navarra la cosa vale doble. Madrid bien vale una misa. Contigo no me junto. Para colmo de confusiones el enredador niño pera catalán quiere ser perejil de todas las salsas, el muerto en el entierro, la novia en la boda y el comulgante aunque sea con ruedas de molino. El agente en Barcelona quiere poner sus votos para la cosa municipal a disposición de la benemérita meona.

Chapoteando en el caos, a buenas horas mangas verdes, el coro de plañideras de los media supuestamente civilizados clama por un contubernio o cama redonda entre los dos próceres representantes de las principales marcas franquiciadas Rothschild en el mercado español. Es decir, por el Plan B para la destrucción de la nación española mediante un cambio constitucional confederal o asimétrico que pretenden PSOE, PSC y Ciudadanos con la ayuda si fuese menester del sector sobrecogedor o centrista del PP.

Y es que más allá de las soluciones que se cohechen para encajar el presente rompecabezas lo que queda en evidencia una vez más es la incompetencia intrínseca de las instituciones políticas españolas y de sus okupas para servir a los legítimos intereses de nuestra nación. Estamos ante las vergüenzas expuestas sin pudor de un sistema político degradado e ingobernable. Caro, ineficaz, que fomenta la corrupción y lo que aún es peor la destrucción nacional y el embrutecimiento de sus vasallos. Un sistema que es un puro desfalco, pura mohatra institucional.

Cien mil millones de euros de pufo en la Seguridad social. Pero, como decía el cobarde galleguista felón: las autonomías no se tocan. No hay dinero para pensiones y servicios pero sí para poltronas. Estamos quebrados, pero lo verdaderamente importante: ¿Qué hay de lo mío?

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.