Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El hemistiquio de Purita Batet

Muchos estaban convencidos que Purita Batet tenía el simple valor de ministra objeto, o ministra de cuota para hacer bulto. Otros calumniosos maledicentes del malvado trifachito de que se trataba de una especie de becaria Lewinsky para las felaciones pronto pago a gentes de pura raza superior. Otros más, de una sectaria pro-golpista catalana colocada por el yernísimo falsario como remedio a su malsana e incurable voluptuosidad. Pero no, Justicia es reconocerlo, el nombramiento de Purita como Tercera Magistratura de la Monarquía nos ha revelado las antes ocultas habilidades de la señorita Purita y constituye el más severo mentís de que sea un bien mostrenco o mostrenca, sino que más bien nos hallamos ante una rara avis en el abigarrado zoológico social comunista golpista: estamos ante un auténtica culta latiniparla.

Entre tantas idas y venidas de oficio para arriba, oficio para abajo, estese a la parte y parte a la estese, otro sí digos, considerandos y considerandas, letrados y letradas, sin excluir meter en la farragosa melé al mismísimo Tribunal Supremo o a Su Majestad a quien se pretendía obligar a recibir a sus queridos compadres golpistas, traidores y presuntos, se nos ha revelado el gran talento oculto así como la exquisita sensibilidad de la sin par latiniparla.

Podemos sostener en exclusiva según indican nuestras fuentes, que Purita está sinceramente preocupada por temas que ahora suelen pasar desapercibidos o son poco apreciados entre votantes y consumidores víctimas de la moderna educación socialista. Me refiero a la búsqueda de la cesura, de la pausa para lograr una declamación armoniosa, pura melodía capaz de suspender el tiempo como al abad Virila en el monasterio navarro de Leyre o a Ero, otro santo durmiente en el más próximo de Armenteira. Un tiempo para los profanos y otro diferente a la medida y deseo de socialistas y sus aliados golpistas.

Tras laboriosas pesquisas hemos podido deducir que buscaba rescatar el hemistiquio, ese oportuno corte de los versos por la mitad.  Con tantos extraños dímes y diretes pretendía que los superfluos dictámenes requeridos a unos y a otros se plasmaran en hermosos versos y además estuvieran divididos en dos partes iguales para lograr el deseado efecto de pausa y suspensión temporal. Pero no. No tragaban los muy insensibles. Primero, los oficios y dictámenes venían en aburrida prosa prosaica de marcado jaez jurídico. Luego de rechazados por la exquisita Purita, puestos ya en versos pero de sílabas impares, y así no había manera de colocar hemistiquio que valga.

S. E. con santa paciencia catalana, entre otros sí digos del jurídico frontón incluso puso un ejemplo de cómo debiera redactarse la cosa. El declamar así:

Que muchos Entelles fagamos da Dares,

Y muchos también de Darés, Entelles.

No es correcto. En efecto, de aquesta manera el primer hemisquitio del segundo verso no estaba completo. De modo que había que ponerlo de otro modo, acaso así:

Que muchos Entelles   fagamos ya Dares

E muchos de Darés   fagamos Entelles.

Sí. Suena mucho mejor como Purita nos explica.

Pero mientras holgamos en tan bonito ejercicio de hemisquitio va, o hemisquitio viene, vengan días y vengan ollas, como diría Sancho, he aquí que los escribanos notoriamente hartos por tanto intento de tomadura de pelo disfrazada de sensibilidad culturana se impacientan. La prevaricación parece clara, tanto como que el sol pace estrellas en campos de zafiro.  Vulgo: amanece. Y la sin par Purita, como buena catalana del «procés», se acojona con perdón. Se acabaron las mariconadas.

Suspenso que te crió,  a ¡volver en setiembre, después del indulto!

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.