Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

De pucheros y pucherazos

En la anterior entrada ya he hablado de las elecciones de ayer. Pero varios amigos me preguntan si creo que haya habido pucherazo en las últimas elecciones. Tal hipótesis explicaría los extraños aciertos proféticos del máster chef Tezanos o la no menos extraña y oportuna desaparición de gran cantidad de supuestos votos de la derecha que parecen haberse perdido en un raro agujero negro. La verdad es que no lo sé, pero tampoco me extrañaría que así hubiera sido, si tal se pudiera. No es ser fantasioso ni conspiranoico, sino que gato escaldado del agua fría huye. Tenemos el precedente de haber pillado al flamante ganador, el audaz doctor falsario, haciendo trampas en las primarias de su partido para robar a sus propios filantrópicos camaradas. Pero, ¿Se puede? Hay división de opiniones sobre el particular. Desde luego el sistema electoral español parece muy garantista y blindado a pie de urna, con muchos y varios testigos, pero otra cosa es lo que acaso pudiera pasar en el agujero negro del conteo electrónico una vez se introducen los datos en el ordenador, esta vez en gestión encargada a una empresa ad hoc, diferente de la de anteriores elecciones.

La tradición española de votaciones nos habla de trampas y muy notables precedentes. Así por ejemplo el escandaloso pucherazo para aprobar el Estatuto de Autonomía gallego en junio del 36.  O el de febrero de ese mismo año que falsificó la victoria del Frente Popular.  Por no hablar del tinglado caciquil de los Trampetas y Bocanegras durante la anterior Restauración que explicaban, por ejemplo, nuestra Emilia Pardo Bazán, Felipe Trigo o Joaquín Belda.

Joaquín Belda ironizó en uno de sus famosos relatos breves sobre las mañas electorales de la época: “Silvino Cordero, vota” cuenta las aventuras de un personaje que votaba en todos los colegios electorales de Madrid, o al menos lo intentaba. No es que le inscribieran donde no vivía, como recordarán en el célebre caso de la excelentísima vicepresidenta del gobierno socialista zapateresco, hoy bizarra consejera de Estado. Silvino Cordero tenía un amigo empleado en eso de los muertos del Ayuntamiento que cuando se acercaba la fecha de las elecciones le facilitaba una lista en la que constaba el nombre y domicilio de de uno de los fallecidos más recientes en cada colegio electoral. A veces le ocurría que cuando se acercaba a la urna ya se le había adelantado otro suplente que había ocupado el lugar del muerto. Otras veces tenía que disimular puesto que era conocido de los interventores.

«¿Y por qué hace usted eso? Le preguntaba algún conocido.

¡Toma! Por lo que se hacen casi todas las cosas en este mundo: por dos pesetas y un cigarro puro.»

Muchos próceres monárquicos como el inefable Romanones se rascaban el bolsillo para sobornar a sus electores. Hoy, el doctor falsario ha modificado parcialmente las mañas tramposas y rasca no su bolsillo si no el de sus víctimas contribuyentes forzosos para comprar el voto de vagos, maleantes, golpistas, filoetarras, nazifeministas, okupas o descamisados. En la pintoresca España actual también sucede que los electores vivos o muertos son los que convidan a los partidos políticos que cobran abusivamente por cada voto recibido. Tras cornudo apaleado. Pero la remuneración del fraude también puede estar “en diferido” como diría cierta «prócera» popular manchega compañera de Bárcenas.

La citada Pardo Bazán comparaba a España con Rusia, “dos pueblos antiguos y a la vez jóvenes que aún ignoran adónde les empujará el porvenir, y no aciertan a poner de acuerdo la tradición con las aspiraciones”.

En la literatura rusa hay una noble pulsión moral un intento de mejorar la realidad, casi siempre con repercusiones. Pero aquí el drama es la indiferencia hacia la literatura y el arte, se quejaba con razón la ilustre autora. Aunque, ahora en su Galicia natal junto con el gran Valle, genial practicante de la “voluptuosidad del ayuno”, la propia doña Emilia es casi una escritora proscrita, represaliada post mortem por la Santa Inquisición nacional-galleguista oficial de Feijóo por el grave e imperdonable delito de escribir en español.

Nicolás Vasilievich Gogol, uno de los mejores estudiosos del alma rusa. Gogol fue un alma atormentada que sufrió mucho. En eso se diferencia poco de otros muchos grandes literatos rusos, que poseen un algo de agentes psicopompos pues la literatura rusa lleva a los lectores sensibles al mirador de los abismos más insondables de la conciencia humana. Estudioso de la magia, que practicó en su madurez y describió en alguno de sus relatos, no obstante se considera a Gogol como el padre de la novela realista rusa. Su primera obra, “El inspector”, es la historia de una corrupción equivocada. No en el sentido moral, que todas lo serían, sino en el de sobornar a destinatario equivocado. Los corruptores, los caciques locales, confunden a un pobre diablo recién llegado con el temido inspector que viene a revisar la situación desde la capital. Censurada primero, luego autorizada expresamente por el propio zar Nicolás I, su estreno en San Petesburgo constituyó un gran escándalo. No obstante, gustó mucho en Moscú, con un público diferente y más sensible al asunto criticado. Dejo al amable lector su aplicación al caso español en diversas situaciones de nuestras instituciones.

Después de este gran éxito, Gogol escribió la que se considera su obra maestra “Las almas muertas” que refleja con singular humor y maestría la peculiar situación de la sociedad rusa en relación con la servidumbre. El protagonista, Chichikov, consejero de Estado, importante propietario, viaja por motivos particulares.  Muy “particulares” aprovechando la existencia de instituciones tradicionales como los siervos y la relativa inoperancia de la administración rusa, salvo en la cuestión policial. A Chichikov se le ocurre que puede aprovecharse del retraso con el que la administración zarista actualizaba el censo de siervos varones, “almas”, en su terminología, comprándoselas a sus antiguos propietarios. Estos se benefician al librarse de pagar la contribución que les correspondería hasta que fueran dados oficialmente de baja y el pícaro puede utilizarlos como ejército fantasma, como prenda ficticia para conseguir sus propias concesiones o proyectos ante la burocracia zarista.

Volviendo a nuestro caso, ha habido quejas en la gestión del voto por correo, en las dificultades para inscribirse. Pero la cuestión clave ahora estaría en la fase del proceso electrónico y sus hipotéticas trampas por conteo de falsos votos muertos. Sabemos que el fraude electrónico electoral ha sido posible en EEUU, cuyo degenerado Partido Demócrata tanto inspira a nuestro héroe.  Lo explicaba uno de los informáticos autores del fraude ante cierto tribunal que investigaba las denuncias. La trampa se hacía manipulando con programas o algoritmos ocultos de sustitución de la naturaleza de los votos durante el proceso de contabilización de ellos. Otros autores denuncian el empleo manipulado del sistema Smartmatic dentro del Proyecto PRIVILEDGE.

Desde luego está supuesta manipulación, aunque oculta, hubiera requerido importantes complicidades institucionales. En contra de la hipótesis, no está tanto la propia dificultad de tal supuesta complicidad, ya comprobada en muchas instituciones mohatreras del Reino, sino el hecho de que los partidos estafados no hayan protestado por las supuestas trampas en la timba.

Pero, acaso podría funcionar la ley del miedo: Los resultados favorecen los peores intereses globalistas que son los verdaderos amos del monipodio más allá de la manipulable opinión de los ilusos votantes. El que proteste castigado sin postre.  Y el IBEX cierra históricamente por primera vez en alza, aunque pequeña, tras unas elecciones. Cuando lo lógico, desde el punto de vista del inversor de a pie español, sería una caída espectacular de pánico por el desastre que se avecina. Y eso que, además, los dos valores más importantes, Santander e Inditex, habrían descontado el inmediato pago de dividendos.

NOTAS:

Aquí otra versión de la posible técnica de fraude electoral

Y otra que lo achaca a la manipulación del voto por correo

ADDENDA (1 de mayo de 2019)

Se van confirmando las sospechas de indicios de pucherazo en varios lugares.  VOX exige la revisión de todas las urnas tras la aparición de decenas de miles de votos nulos.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.