Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

¡Salvados por Bergoglio!

No lo entiendo. Tantos siglos de astuta diplomacia vaticana para llegar a esto. Bergoglio no se debía haber prestado, como un Maduro cualquiera, a esta entrevista. Ya sé que hace un doble juego. Como Jefe de uno de los Estados más ricos del Mundo y como jefe religioso de una confesión hoy venida a menos y que si hoy no es del todo irrelevante se debe a la misma España que ataca. La entrevista concedida a tan nefasto periodista filo-golpista e izquierdista es inoportuna. E inconveniente en plena campaña electoral opinar no sobre cuestiones espirituales o teológicas sino sobre asuntos políticos. Y menos aún para dar coartadas a los rojos españoles del nuevo Frente Popular, aunque astutamente no haya entrado a todos los trapos presentados por el filo-golpista catalán. Como Jefe de Estado no debiera inmiscuirse en asuntos internos de otro Estado, teórico amigo, subvencionador del alto nivel de vida del suyo y amenazado por los compinches del que le hace la entrevista, incluidos muchos clérigos nacionalistas o pederastas bajo su teórica autoridad.

En la entrevista, celebrada en un pretendido ambiente de campechana cercanía e intimidad, el argentino ha jugado sucio y demostrado su condición de político demagogo, tanto como su dócil servidumbre a las ideas y programa globalistas.

Según él, como no hay jóvenes en Europa, que “envejeció de golpe”, hay que repoblarla con negros y moros. Sin embargo, no apoya, si no acaso lo indispensable para disimular, la Conferencia de la Familia de Verona. Defiende la barra libre de inmigrantes a los que según él hay que recibir, acompañar, promover e integrar. No aclara, ni el periodista amigo le pregunta, si va a poner los ingentes fondos financieros del Vaticano para esta labor.

Lamentable, impropia, inadecuada e imprudente la injerencia en asuntos internos de otro país como lo del uso de las concertinas para defender nuestras fronteras.

Entra al trapo de lo de los muertos en las cunetas, hay que enterrar a los muertos, pero ¿no importa desenterrar a Franco que defendió a lo católicos del exterminio promovido por los correligionarios del entrevistador?

Eso sí, con cínico sectarismo generosa, magnánimamente, concede que la conquista de América no sea juzgada con criterios actuales. ¿Se refiere a la ingente labor civilizadora y evangelizadora de España, que ha permitido que el Vaticano no sea hoy una secta irrelevante italiana?

Y los de la Conferencia episcopal española también se han cubierto de gloria. Concedamos, y es mucho conceder cuando se tiene un importante y veterano servicio de espías, que Bergoglio desconozca lo que es y significa la Sexta para la destrucción del Cristianismo y de la convivencia en España, pero ¿es que no hay ningún bizarro obispo que le informe?

Curiosa y significativa la matización acusatoria de que es el poder central (y no el del racista ultra católico Torra o la desgreñada miliciana meona) el que tiene parado en el puerto de Barcelona al barco aliado del contrabando organizado de inmigrantes.

El bizarro entrevistador no se atrevió a preguntarle acerca de sus relaciones con la mafia lavanda, ni su opinión sobre el nido de golpistas y pederastas de Montserrat.

Desafortunada, ingrata y cínica la ironía con «Adolfito» al que, por cierto, un más que condescendiente Vaticano le estuvo riendo las gracias, con el que firmara un ventajoso concordato y al que la iglesia austriaca recibía como a un héroe mientras promocionaba entusiásticamente su anexión al Tercer Reich.

Incoherentes, cínicas, sus críticas a las finanzas cuando el Vaticano es un paraíso fiscal refugio de fondos de desfalcos o delitos y posee un Banco dedicado a la especulación financiera y enredado en los peores crímenes, asesinatos incluidos.

Primoroso, esclarecedor lapsus linguae cuando considera al partido comunista o al socialista, como “bienes sociales”. Similares a Cáritas. Claro que él no es ni anticapitalista ni antisocialista.

A Bergoglio le salió el ramalazo populista comunistoide de los jesuitas de la Liberación. Está mal lo de las armas, ¿salvo las usadas por la guerrilla o su amigo Maduro? Confiesa que ha estado haciendo gestiones sobre Venezuela con gentes tan acreditadas como … ¡ZP!

En algún momento muestra incomodidad y se le hiela la sonrisa de suficiencia como cuando se le plantea el lujo de la Curia mientras sin techo duermen junto a las columnatas de Bernini. Defiende la pompa cardenalicia como la británica. Propia de esa iglesia de los pobres. Pero según Bergoglio a muchos de esos sin techo es que les va la marcha.

Hay que reconocer que Bergoglio estuvo bien en su defensa de la vida de los no nacidos y no se dejó liar por la demagogia pro abortista progre del entrevistador:  No se puede eliminar una vida humana para solventar un problema. En lo que se refiere al papel de la mujer en la Iglesia resultó interesante y astuta la distinción entre funciones organizativas y lo que llamó el estilo femenino. Muy bien en la denuncia de la abominable trata de mujeres, una lacra criminal que a todos nos avergüenza. Aunque muchas veces la trata no deja de ser una forma de la antes propugnada «integración»  producto de las políticas inducidas de inmigración descontrolada a mayor beneficio de las mafias globalistas.

Dice no ver la tele ni estar en las redes sociales pero ofrece un cursillo acelerado de periodismo acaso ante un discípulo avispado aunque algo necesitado como el tal Evole. Según él, parece que no se lo aplica a sí mismo, ni tampoco a la Iglesia golpista catalana, los periodistas deben evitar la desinformación, la calumnia, la difamación y la coprofilia.

Decía al principio de este resumen que no lo entendía. ¿Por qué Bergoglio entra en campaña electoral y menos con consignas propias del “Frente Popular”? No creo que con sus declaraciones haga ningún favor ni a la Institución que representa ni a la mayoría de los católicos españoles, los que ven con creciente inquietud y preocupación la hegemonía de las propuestas neomarxistas de ingeniería social globalista, el riesgo para la convivencia y la unidad de España y su misma supervivencia como Nación.

Pero quizás sí se entienda. Nuestras instituciones parecen estar llenas de okupas y gentes lamentables pero cuyo principal mérito es ser muy obedientes a sus amos. Son los lobos disfrazados de pastores.

Consumida la mercancía, tras la propaganda izquierdista globalista, queda la impresión de una figura banalizada, superficial, sin espiritualidad, un político demagogo, vicario más de poderes ocultos que del Espíritu. Un producto de diseño a  mayor gloria del globalismo ideal para consumidores embrutecidos, como los de la Sexta.

Al cabo, se vuelven a mostrar las contradicciones de pretender ser simultáneamente líder espiritual de una religión salvífica cuyo reino no es de este mundo y Jefe de un Estado con todas sus miserias morales y opulencias materiales. Espíritu y Materia.

Lo que ya advertía el Fundador sobre el dinero del César.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.