Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El primer actor Sánchez celebra el Día Mundial del Teatro

Para celebrar el Día Mundial del Teatro el lindo jefe y primer actor de la compañía de moda adornado por un muy nutrido elenco de preciosas ridículas, travestis, meritorias, becarias e incluso una repipi culta latiniparla ha presentado su nueva obra mezcla indigesta de sociología ficción, género de terror y teatro de absurdo al Ionesco modo.

Ante un entregado público que le recibiera al grito de “guapo, guapo, guapo…queremos un hijo tuyo” el primer actor, yernísimo del empresario de actividades non sanctas, que algunos maledicientes incluso tienen por rufianescas, se ha presentado muy puesto en su doble papel de heroico Presidente de la Gobierna con los calzones a media asta para mayor felicidad y facilidad de los enemigos de España y de ejemplar Doctor falsario inventor de mohatras inéditas, audaz descubridor de la pólvora despilfarrada del rey o cruel mercenario martillo de pseudo-ciencias. Así disfrazado, ha declamado en indigesto monólogo o letanía penitencial sus ciento diez nuevas medidas electoreras para pescar incautos, envidiosos igualitarios, golpistas, bandas feminazis arrebata impuestos, desmemoriados históricos, animalistas en corral de comedias ajenas, fauna LGTBI, okupas, colgados, esclavos de varia condición…

Y todo ello ante un entusiasta auditorio de tifus como decía Valle.

Hay que reconocer que el lindo galán, el impostado Rodolfo Valentino, las enamora mientras termina de arruinar a España y ensaya la repetición de Los cuernos de Don Friolera.

Al otro lado de la vistosa tramoya, el tinglado de este enmucetado farsante y su impenitente banda de analfabetas con ínfulas recuerda los enredos de Lope, las aventuras de pícaros, burladores y rufianes, o bien las ambiciosas pasiones baconianas o shakesperianas de esta peligrosa Lady Macbeth de pacotilla con su petrimetre Begoño incluida.

Nada que ver con la profundidad filosófica calderoniana de El Gran Teatro del Mundo, aunque cabría protestar, imitando al pobre Segismundo en La Vida es sueño, el porqué siendo menos brutos tenemos menos libertad.

Pero, ya digo, el texto sanchopedresco de marras no hay por donde cogerlo. Inspirado en las peores intenciones devastadoras parece muestra aventajada del teatro de absurdo de los hermanos Marx con sus partes contratantes, atestadas soluciones habitacionales, vulgo camarote, o bien del Ionesco más inspirado.

El viejo arte del Teatro no se merece esta degeneración.

Sin embargo, tal como tenemos las cosas ahora, el (poco) respetable manda aunque las subvenciones las paguen otros. La clá está bien untada. Así estamos.

¡Más madera, hasta la ruina total!

COLOFÓN

Antes de que la filantrópica y progresiva televisión actual viniera a redimir y culturizar al pueblo embrutecido por la perniciosa TVE del malvado general Franco, existían programas verdaderamente canallescos como Estudio Uno. Una cosa abominable donde se representaban las mejores obras de nuestro Teatro clásico. Una vergüenza felizmente superada gracias a los desvelos de nuestros actuales próceres y próceras promotores de Sálvame y otras obras maestras de la humanidad.

Pinchando en los títulos en granate aparecen algunas de estas obras rescatadas como en una especie de  fahrenheit 451.

La Vida es sueño 

Don Juan Tenorio

La Celestina

La Venganza de Don Mendo

Tres sombreros de copa

Cuatro corazones con freno y marcha atrás

La Malquerida

Los Intereses creados

Crimen y Castigo

El Mercader de Venecia

La Casa de muñecas

El Tartufo

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.