Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

«Masonería». Presentación en el Ateneo de Cáceres del libro de Pablo Bahillo y otros autores sobre la Institución.

En el Ateneo de Cáceres en un acto que resultó muy concurrido y animado, inspirado en el método tradicional del diálogo socrático, se acaba de presentar el libro Masonería. Todo lo que siempre has querido saber sobre esta institución.  Sus autores son Pablo Bahillo, Víctor Berastegui y Juan Antonio Sheppard. Los dos primeros participaron en la presentación celebrada en el salón de actos de la pujante entidad que tanto está haciendo por la promoción de la Cultura en la bella ciudad extremeña. Un salón completamente lleno, con mucha presencia femenina.

Los tres autores pertenecen, con el máximo grado 33, al Rito escocés antiguo y aceptado el de mayor difusión en todo el mundo. Y son miembros de la Gran Logia General de España en la que ocupan o han ocupado importantes cargos institucionales.

Su libro es un breve pero conciso trabajo de divulgación acerca de un asunto que no termina de resultar controvertido en España como es el de la Masonería. Una institución tradicional difundida en todo el mundo occidental pero que aún sigue levantando importantes suspicacias en nuestra Patria en distintos sectores sociales. La obra pretende contestar a algunos de los interrogantes más comunes que se hace el público interesado en esta institución. Que según definición de Estrasburgo, 1952, fue calificada como una institución para la iniciación espiritual por medio de símbolos.

Decía Lao Tsé en el siglo VI antes de Cristo que “el Tao que puede ser expresado por palabras no es el verdadero Tao”. Sabemos que el símbolo tiene necesariamente un carácter abierto que se opone a ser codificado de modo exclusivamente racional y que puede llegar a limitar con el idiolecto o significado propio, íntimo, inefable e inexpresable, producto de la reflexión y meditación de la persona que lo emplea. Es decir, que forma parte de la propia experiencia. La cual tiene un cierto componente incomunicable en cuanto contenido psíquico contemplado tal como se le muestra al investigador. Y el símbolo no sólo habla al intelecto sino que de algún modo conmueve, es decir, mueve a la acción o a la realización espiritual, a la interpretación y o modificación de la conducta. Es una forma de energía y un lenguaje de expresión de lo sagrado en su forma más inefable. Así también nos lo revela nuestro gran Cervantes en su memorable discurso en casa del caballero del verde gabán sobre la educación, la vocación y lo poético y “su alquimia de tal virtud que quien la sabe tratar la volverá en oro purísimo de inestimable precio…”

La obra parece especialmente oportuna en estos momentos para ayudar a tratar de evitar confundir cuál es el verdadero enemigo. Que se encuentra no tanto dentro del campo de los partidarios del mundo Espiritual y sus valores, cuanto en los representantes del Materialismo y sus vicios o pasiones. Con el auge de las llamadas posmodernidad y posverdad promovidas por el neomarxismo cultural y sus cómplices estamos asistiendo en Occidente a una especie de demolición del mundo de los grandes valores metafísicos que informan y mueven el desenvolvimiento espiritual, moral e intelectual de las personas así como de las propias bases de la civilización en que la vida humana plena se asienta. Curiosamente se rechaza lo que suponga Tradición o Conservación. Como si intentar conservar la vida, la dignidad, la naturaleza o el patrimonio fuese algo malo o criticable.

Así, las instituciones religiosas, el Cristianismo en el caso de Occidente, son atacadas y desacreditadas. También, desde otras perspectivas pero convergentes en el fondo, las instituciones tradicionales iniciáticas de perfeccionamiento humano de carácter laico como la masonería. En el fondo se trataría de una lucha contra lo sagrado y sus lenguajes. Una persecución de la toma de conciencia de lo numinoso y de la naturaleza espiritual de la condición humana. Una devastación programada del mundo de los valores metafísicos que, transmitidos histórica y personalmente de modo dogmático o iniciático, permiten el Arte, la Cultura la Justicia o la Libertad. 

El contenido del libro es coherente y adecuado a su declarado objetivo de divulgación. No aborda una historia de la Masonería o, mejor de las diferentes Masonerías históricas.

Sin embargo, en el caso de España cabe preguntarse si sus diferentes sucesivos fracasos históricos se deben únicamente al fanatismo, la ambición o la hipocresía atribuibles a sus detractores o también a los propios errores y defectos de la manifestación histórica de la Institución en estos lares. Su relegación de la educación, la carencia de suficiente entronque con la extraordinaria y singular Tradición iniciática española, acaso por su origen extranjero a veces vinculado a la propaganda del adversario o del enemigo. Su preferencia histórica por el poder político y social más que por la acción espiritual, intelectual y estética son cuestiones a debatir dentro de un estudio y comprensión integral del fenómeno masónico. Es decir, cuando se pasa de las musas al teatro.

La obra incluye un breve pero interesante y útil glosario con algunos términos empleados por la Institución.

También una relación de masones históricos ilustres, aunque algunos de los citados probablemente no son los más característicos u oportunos o bien, a mi juicio, no se resalta lo más importante desde el punto de vista singular que nos ocupa.

Así, por ejemplo el profesor de la Sorbona, Carlos Richet, premio Nobel de Medicina 1913, es famoso especialmente por un trabajo que no se cita: sus extraordinarias investigaciones científicas durante décadas en el mundo de lo paranormal que darían lugar a su importantísimo Tratado de Metapsíquica.   

Salvador Allende sí es citado aunque no Augusto Pinochet. Ambos masones ofrecerían una versión histórica real en Chile de la famosa leyenda de Hiram narrada en la página 70 del libro. Se cita al general Prim, pero no a Serrano, su presunto asesino, según algunos historiadores, y desde luego beneficiario junto con los Borbones de su magnicidio.

A Churchill, otro de los reseñados, se le achaca como venganza la bárbara e  innecesaria desde el punto de vista militar destrucción de la preciosa ciudad alemana de Dresde.

El presidente Truman ordenó la destrucción de las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki mediante sendas bombas atómicas causando decenas de miles de muertos entre la población civil indefensa.

Bolívar era un personaje cruel y traidor. Resentido por habérsele negado un título de nobleza por el que había estado cohechando se vengó organizando la rebelión contra España. No está de más recordar que en el desastre venezolano actual que vemos con tanta preocupación por el sufrimiento del pueblo hermano han influido varias concausas, algunas de origen tan remoto como la independencia bajo el poder despótico de un personaje tan turbio, violento, corrupto y felón como Bolívar. Y con él la toma del poder sin las cortapisas legales de España por parte de la ambiciosa clase criolla, antecedente de una casta oligárquica incapaz de ordenar y organizar como clase dirigente el progreso real de uno de los países mejor dotados de recursos naturales del mundo, que mediante un cierto turnismo corrupto se repartía el botín venezolano con apenas alguno que otro contratiempo.

Otros de los personajes españoles citados tuvieron un dudoso comportamiento y acaso fuera mejor mantener un piadoso olvido. Así, el pintoresco y sectario islamista andaluz Blas Infante, amigo de la feroz morisma antiespañola del Rif. O el judío Mendizábal causante de una gran pérdida en el patrimonio artístico de España, así como con su mal arbitrada desamortización de un problemático e inconveniente establecimiento de la estructura agraria en el Sur y Sudoeste español, que más bien resultaría una rémora para nuestro desarrollo económico y social.

Tampoco el reaccionario general Narváez, el Espadón de Loja, parece un ejemplo memorable de virtudes masónicas.

Azaña, gran intelectual y controvertido político, no es demasiado representativo pues no pasó de aprendiz masón, e incluso se permitió comentarios ácidos sobre los rituales y parafernalia simbólica de la Orden.

En cambio, se omite la referencia a una gran personalidad política e intelectual como Castelar, cuarto presidente de la Primera República, escritor prolífico y bienintencionado embajador conciliador entre la Institución y la Iglesia Católica.

O a masones ilustres republicanos asesinados por los socialistas durante la guerra civil como el general López Ochoa, Melquíades Alvárez o el ex ministro de Gobernación, Rafael Salazar Alonso.

O al honorable republicano general Cabanellas, el de máxima graduación entre los alzados contra el Frente Popular y primer presidente de la Junta de Defensa Nacional.

No obstante, parece muy acertada la mención de un masón honrado, sincero y auténtico como el polígrafo extremeño Roso de Luna, verdadero exponente de la actividad educativa y cultural de la Masonería.

Y, desde luego, la de un genio artístico de Occidente como fuera el gran Amadeo Mozart, del que Cernuda afirmara que era la Música misma.  Un compositor universal, gloria de la Humanidad, que compuso gran número de obras de música sagrada tanto para los ritos católicos como otras para rituales masónicos, sin olvidar la  maravillosa ópera La Flauta Mágica. Obra maestra de la Cultura europea.

En resumen, Masonería, Todo lo que siempre has querido saber sobre esta Institución es una obra de divulgación de lectura recomendable y sencilla para quienes deseen conocer mejor esta Institución de tan gran importancia histórica en Occidente.  

NOTA:

Mi agradecimiento a don Agustín Luceño por la fotografía del acto, en la que aparece el presidente del Ateneo, don Javier Domínguez, saludando a los autores y a María Jesús, la moderadora de la sesión.

Datos del libro presentado

Masonería. Todo lo que siempre has querido saber sobre esta institución.  Pablo Bahillo, Víctor Berastegui y Juan Antonio Sheppard. Editorial EDITATUM. 140 páginas. 6 euros

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.