Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Con la mosca tras la oreja

Que un tipo despreciable, felón, encanallado, cómplice, embustero, mohatrero, cambie de opinión en cada momento según sus conveniencias aunque siempre dentro de una constante vocación antiespañola, ya no nos sorprende. Pero, que lo haga sobre lo que hasta ahora venía siendo su razón personal de ser, okupar la Moncloa a cualquier costa, no deja de llamar la atención. ¿Por qué lo ha hecho? O, formulado de otra manera, ¿Quién le ha ordenado convocar elecciones ahora?

Ha tenido que ser una indicación u oferta que no pudiera rechazar. Sinceramente, yo era de los que creía que el felón no se iba a ir voluntariamente de la Moncloa. De modo que buscaría la forma de apoltronarse sine die en Palacio, haciendo o perpetrando lo que fuere menester. Sin embargo, hay poderes fácticos internacionales muy poderosos a los que sus servidores no les pueden decir no.

Desde luego, existen razones de oportunismo para convocar ahora, tales como pillar a dos formaciones rivales en reorganización. O evitar la posible debacle de su partido en las autonómicas y municipales. Es decir, el cuanto más tarde, peor, salvo que se consume totalmente el golpe y a otra cosa mariposa.

¿Tendrá razón master chef  Tezanos cuando sostiene muy campanudo que la PSOE va a ser el partido más votado? ¿Cómo puede ser eso posible en un país civilizado? Pero, ¿acaso no valía más pájaro en mano, que ciento volando?

Hay algún que otro precedente famoso de sorprendentes retiradas o dimisiones inopinadas vistas sus trayectorias: Benedicto XVI se fue en diferido ante alguna indicación irresistible. El campechano emérito de modo fulminante también al día después de finalizar la reunión Bilderberg de ese año.

El petulante yernísimo no parece que haya recibido a “Soros” otra vez en los redecorados salones la Moncloa. Pero sí que se ha decidido, y comunicado a su peón, un cambio estratégico acerca del futuro programado para España.

El recambio al Frente popular con golpistas catalanes y vascones, podría estar ahora en un futuro contubernio entre los restos de la PSOE y el incierto partido trasvestido franco catalán de Valls y Rivera, en una renovación actualizada de su anterior pacto. Un tinglado un poco más presentable que la desconcertante y repugnante alianza con comunistas bolivarianos junto a la extrema derecha golpista robaperas de pura raza superior catalana y de la carcundia racista clerical vasca.

Si no se puede o resulta demasiado costoso cargarse España a las bravas mediante una independencia unilateral catalana, se pueden obtener resultados prácticos análogos mediante una reforma constitucional de tipo “confederal”. Una voladura controlada de la Nación en la que colaborarían con entusiasmo la PSOE y los Ciudadanos, ambos constitucionalistas de quita y pon, dispuestos a liquidar lo que queda de soberanía nacional trasladándola de facto y, en lo posible, de iure a instituciones globalistas antidemocráticas. 

Visto lo visto, la Corona no se opondría siempre que no figurase la temida palabra República. Siempre que pudiese continuar como vistoso florón o carabina tapa escándalos. En realidad tampoco pinta ya nada en Cataluña y otros lugares en cuanto a garantía de legalidad constitucional o derechos civiles se refiere, salvo ser motivo de befa y escarnio impune. Como decía otro Borbón, dame pan y llámame tonto. Y si sale, sale.

……

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.