Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Escaramuzas en medio de la crisis

Podemos es un partido de diseño. Un experimento globalista al servicio de la oligarquía financiera internacional. Un partido comunista a lo Alinsky. Como se corresponde con esta etapa de marxismo cultural propio de una economía financiera que ya no de producción, en Podemos apenas resulta posible encontrar algún obrero o miembro del proletariado clásico como sucedía en el viejo PCE o en sus muchas escisiones.

La antigua lucha de clases proclamada por Marx ha degenerado en lucha de grupos oportunistas o partidas de monipodio “empoderadas” a lo Alinsky para obtener privilegios y vivir más o menos del cuento. Lumpen, marginales, vagos, hembristas, LGTBI, invasores musulmanes, okupas, drogadictos, ONG subvencionadas por el gobierno arrebatacapas… grupos que cualquiera que sea el pretexto para el trinque al final se resumen en particularismos del “qué hay de lo mío”. El trinque o el pilla pilla so pretexto de ayudar a mujeres maltratadas, combatir a la supuesta derecha extrema, promoción del galleguismo o del catalanismo, apoyar a invasores subversivos y abusones viola fronteras, hordas sin fronteras o lo que sea…

Podemos no es un partido comunista clásico de feroz centralismo democrático al servicio del gran líder intocable, un canalla sino criminal o genocida, según países y circunstancias históricas. Carece por tanto de una visión de conjunto, de una idea universal o abstracta de modelo de sociedad.  De modo que si Venezuela, pues Venezuela, si Islam, pues Islam, o si trata de invasores o desarrapados, envidiosos igualitarios sin oficio ni beneficio, rancios golpistas meapilas, racistas o xenófobos del gran capital periférico que curiosamente no son considerados derecha extrema, o todo lo que permita ordeñar algún presupuesto. Todo vale para el convento.

Sin embargo, lo que es bueno para una guerra de guerrillas y lograr importantes desastres o devastaciones locales como en los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Cádiz, La Coruña o Santiago se convierte en su punto débil. No hay idea nacional, ni tampoco internacional salvo la promoción del caos, la mediocridad, la indigencia moral e intelectual, el avance de la entropía… todo ello arropado con buenas dosis de nepotismo.

Su actual líder no deja de ser un fantoche engreído de aura negra que no resiste la más mínima comparación con los históricos Stalin, Trosky, Castro, Chavez, Pasionaria, Luxemburgo, Mao, Carrillo o Gramsci. Criatura de una universidad degradada como la española practica con fruición el embuste, la calumnia, la manipulación, el nepotismo y la ley del embudo. Los antiguos textos teóricos de Sociología o Economía Política se han convertido en zafias consignas, tan elementales que hasta sus seguidores pueden entenderlas.  Si antes ciertos caciques de la denostada derecha española ponían piso a la querida, el progreso está en, de acuerdo con el signo de los tiempos, poner escaño a costa del contribuyente.

Mientras el gran líder, disfrazado de pelícano o fénix, impostaba darles el pecho a sus jóvenes cachorros en su palacete de Galapagar, uno de los represaliados, que recuerda al cerdito listo de la orwelliana Rebelión en la granja, sacrificado a mayor gloria del cerdo dictador acaba de aprovechar la distracción, asesta puñalada trapera y se va con la vieja bruja hipócrita.

Laberinto de pasiones, odios, ambiciones, vanidades y celos. Quien no se domina a sí mismo disfruta esclavizando a otros. El gran líder burlado. Sin ser capaz de verlas venir. Su fanática pareja, colocada como jefa del negociado mientras durase la siesta del líder, muda por el susto.

En realidad, las formaciones marxistas tipo Alinsky refuerzan el sistema global, son uno de sus instrumentos a la hora de derribar lo existente que pudiera obstaculizar la consecución del NOM, pero no están en condiciones de cambiarlo. Son actores mejor o peor entrenados, mejor o peor pagados, tienen su margen de maniobra para introducir “morcillas” pero no son ni jamás les dejarán serlo, los autores del libreto. Tampoco lo es Mariano, uno de sus valedores.

¿Habrá purga? ¿Peligra la hipoteca del palacete? ¿Acaso se cumple el Plan quinquenal plutocrático con la desaparición del tinglado de falsa bandera?

O, como en las películas de espías y servicios secretos, ¿la cinta se autodestruirá una vez escuchado el mensaje?

Parece que el nuevo guión plutocrático sea un cambio de parejas. Ahora será Ciudadanos, el que vendrá a apuntalar al PSOE a poco que Sánchez se domestique algo y no espante demasiado al personal. La re-edición de su anterior pacto.

En el PP actual sus principales personajes también están en busca de autor como Pirandello. Salió el felón defenestrado a defender sus felonías, su desastroso legado de cobardía, cesiones, incompetencia y corrupción. Aznar también reivindicó lo suyo. El pobre Casado no sabe qué quiere ser de mayor, ni menos a quién querer más, si a papá o a mamá.

¿Qué hacer? En Andalucía ha tenido éxito en su mediación pero la situación es muy lábil: Ciudadanos se va a ir con el PSOE, es su vocación y para eso les pagan. No es una pareja fiable y cada vez probablemente lo sea menos, cuando Valls o Macron, agentes Rothschild, les terminen de quitar la careta de impostura.  La voladura controlada de Podemos va a facilitar esa pareja de hecho.

El PP debe redefinirse y decidir dónde estar en lo que puede considerarse el punto clave o madre de todas las batallas, nuestra definición sobre la soberanía nacional, las relaciones con las instituciones internacionales globalistas y la unidad de España. La principal traición de Mariano ha sido esa, abandonar la Cultura y los principios históricos de la Nación. Menos supuesto “patriotismo constitucional” y más amor a España, la nación, sujeto de la soberanía que hace posible el instrumento jurídico político de la constitución del 78 o de cualquier otra. De esta traición se derivan todas las demás.

En la convención popular se ha notado la ausencia de personajes claves del PP real, no sé si verdadero, como Bárcenas, El Bigotes o Villarejo. Sus ponencias sí que hubieran sido amenas y reveladoras.

La principal corrupción y madre de las demás consiste en pudrir el entendimiento, tarea a la que se han dedicado Mariano y su banda bilderbergiana.

Pero el principal problema del PP acaso ya no es tanto de programas sino de credibilidad, su pasado, y presente en sitios como Galicia, de traiciones a su electorado y a España. No puede tener credibilidad en su arrepentimiento y rehabilitación quien mantiene a nacionalistas galleguistas hispanófobos, defensores de las aberraciones de género, o de cualquier causa progre, persecución del español incluida. No ayuda a la credibilidad de un futuro mejor mantener a los principales traidores y autores del desastroso estropicio y obviar una renovación profunda, caiga quién caiga.

¿Sirve un acto como el de este fin de semana para plantear verdaderas y útiles alternativas estratégicas o solo como mera propaganda?

Pero, el tiempo se acaba pronto. Y el enemigo emboscado puede terminar más pronto que tarde con la carrera política de Casado y la esperanza relativa con que ha sido acogida. La reivindicación del “verdadero” PP debe demostrarse con hechos y no solo con palabras más o menos bonitas para un público acrítico aunque sinceramente preocupado por su futuro incierto pane lucrando en los hasta ahora infinitos puestos y sinecuras institucionales

Y es que esa extraña coalición aparentemente contra natura o UTE entre PP y Podemos está en horas bajas. Son tiempos muy interesantes desde el punto de vista intelectual pero también muy peligrosos para la suerte de nuestra convivencia y permanencia como nación histórica.

Pasó el día y pasó la romería. El pulpo, el polbo como diría Feijóo, estaba un poco correoso. Revenido según otros. Pero para los más ditirambo alabanciosos, en su punto.

NOTA del día 24 de enero: pinchando aquí puede verse la interesante intervención de Jaume Vives en la convención del PP invitando al distinguido público que vote a VOX ….

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.