Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El socialismo de Neguri

Es un clásico de la mitología del movimiento obrero que el margen izquierdo del Nervión a su paso por Bilbao era el lugar de la clase trabajadora, la cantera tradicional del socialismo y los comunistas vascos. En cambio, la ribera derecha, la de Neguri y otras elitistas zonas residenciales, era la de los potentados, la de los ricos de rancio abolengo, píos comulgantes o no, y capitalistas explotadores más o menos malvados.

En estos azarosos tiempos pre revolucionarios las cosas ya no son así y parece que puede que incluso terminen resultando al revés.  Desacreditado el comunismo histórico por sus genocidios y crímenes contra la libertad y la dignidad de los pueblos, arrumbada electoralmente la socialdemocracia europea posterior a la segunda guerra mundial, la tarea actual del socialismo de nuevo cuño es devastar el orden espiritual, cultural y económico financiero de las sociedades y en particular la estabilidad de la clase media a fin de promover el advenimiento del NOM más despiadado, despótico e inhumano. Todo ello mientras se engorda la gusanera de una deuda impagable, rémora para cualquier política de futuro desarrollo económico y social verdaderamente sostenible. Y sin el más mínimo empacho se ponen en peligro las pensiones mientras se abren las fronteras en lo que parece aplicación del siniestro Plan Kalergi.

A esta tarea disolvente se encuentra entregado el gobierno títere del falsario doctor Sánchez. Un gobierno que actúa como coordinador más o menos eficaz de fuerzas ajenas escondidas tras la tramoya, todas enemigas de España, algunas de ellas sencillamente criminales.

Así no es de extrañar que en él no haya cosa parecida a un obrero o trabajador que se gane honradamente la vida o que cumpla sus obligaciones con Hacienda. El que más y el que menos trapichea, oculta patrimonio o fuerza la ley para escabullirse de pagar tributos mientras aumenta ferozmente la carga fiscal del común indefenso ante sus abusos.  Otros están íntimamente relacionados con las cloacas. Otras son indignas corre ve y díles de golpistas. Acaso todos y todas son chantajeables, mérito principal por el que han sido aupados a lo más alto de la cucaña gubernamental.

Si el socialismo ya no pretende velar por los intereses de la ciudadanía, ni menos por los de los obreros que era su pretexto histórico, las nuevas tareas son aumentar la deuda y la dependencia de las multinacionales e instituciones globalistas con señuelos de distracción aunque lesivos como la política de género que viene a sustituir a la de clases, la disolución nacional española en nuevos señoríos feudales con derecho de pernada. O, desde un punto de vista pragmático, disfrutar de poltronas, prebendas y sinecuras y estar bien posicionados donde haiga.

En este desorden de cosas, en este mundo al revés, no es de extrañar que la socialista ministra portabocazas gubernamental oculte su patrimonio real o more en la margen derecha del Nervión, en Neguri, junto con sus colegas potentados, los antiguos adversarios de la clase trabajadora que el heroico socialismo de la PSOE declara defender. Farsantes, sí. Pero también terriblemente peligrosos.

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.