Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Spanish Deep State

Se conoce como Deep State al establecimiento profundo político económico financiero mediático permanente más allá de cambios de caras o representantes electos. Constituye la politeia o estructura de poder real, de carácter oligárquico y en muchos casos delictivo. Es la estructura de poder que subyace tras las instituciones visibles de carácter democrático y sometidas al menos formalmente al imperio de la Ley. Denunciada ya por el general Eisenhower entre otros presidentes o dirigentes su poder y gravedad de acciones criminales y liberticidas está aflorando de modo más claro a la superficie a raíz de la campaña electoral del outsider Donald Trump quien con él en contra sin embargo logró ganar las elecciones norteamericanas a su representante la siniestra Hilaria Clinton.

El Deep State americano se encuentra estrechamente vinculado en cuanto a representación político mediática al Partido Demócrata, un partido profundamente degradado tras la etapa del gobernador de Arkansas y luego presidente Clinton, al que acaso ningún tipo de escándalo resulta ajeno. Creación de grupos terroristas. Tráfico de armas, drogas y órganos, prostitución de menores, pederastia, satanismo. Agresiones contra terceros países, primaveras genocidas, crímenes contra la Humanidad…

El propio presidente actual está sufriendo sus embates sus intentos de desestabilizarlo, de impedirle que desarrolle su programa electoral, de destituirle o incluso asesinarle como a los Kennedy. Una de las luchas más encarnizadas se encuentra en la posibilidad de sacar a luz las pruebas de la vinculación de los demócratas del Deep State con las terroríficas redes satanistas y pederastas y sus complicidades con altas autoridades de servicios secretos y otras instituciones poco transparentes americanas.

Una lucha en la que por parte del Deep State se ha demostrado que vale todo.  Y ojalá que el actual presidente Trump logre acabar su mandato con vida.

El tinglado del Deep State se hace posible en regímenes de supuesta opinión pública con la criminal complicidad de los media de desinformación de masas comúnmente propiedad del sionismo o del peor globalismo internacional. Un tinglado mediático creador de realidades virtuales, que hace y deshace conciencias, dignidades y honras. Esto sucede también aquí.

 

El falsario presidente Sánchez es el peón en España del Partido Demócrata al que se encuentra íntimamente vinculado. Es sabido que el PSOE, pese a lo que parecen sugerir sus siglas, tiene un carácter mohatrero, fraudulento, impostor, al servicio de los más encanallados intereses de la oligarquía. Un Partido creado ex nihilo por servicios secretos para dar estabilidad al tinglado de la antigua farsa oligárquica. Es el Partido de los mayores desfalcos y escándalos y de las peores traiciones y felonías contra la sociedad y la Nación españolas.  Pero, de modo paradójico, con el infame doctor Sánchez a la cabeza está mostrando, incluso a la opinión pública más embrutecida o estupidizada su verdadera naturaleza.  En cierto modo pudiera estar haciendo un gran servicio a la causa de la Libertad y de la Nación española al sacar a la luz sin disimulos y en toda su tremenda crudeza su verdadero jaez mafioso, tramposo, mohatrero, corrupto, degenerado, pro golpista, antinacional y anti social.

La horda gubernamental sale a más de un escándalo diario. Es casi imposible llevar la cuenta. Uno de los últimos y más graves atañe a la que se ha revelado representante en el gobierno de la mafia judicial policial, un tinglado de extorsión y crímenes al servicio de nuestro particular Deep State. Poderosos jueces, fiscales, policías, periódicos y empresarios corruptos forman parte de él. Como ya veníamos diciendo en otras ocasiones el chantaje a los personajes que se deja acceder a las altas instituciones es su principal cemento de unión. Su garantía de complicidad, permanencia en el tiempo e impunidad de los crímenes.

De modo dramático, con un golpe de estado que no se quiere o no se acierta a combatir, nuevamente se está planteando no sólo la poca credibilidad y legitimidad que les queda a las instituciones de la Monarquía, sino la eterna lucha entre el Bien y el Mal.

Al cabo, tal combate, en cierto modo eterno, no sólo se produce a nivel político social o institucional sino sobre todo en lo más profundo de nuestras conciencias. Es la famosa pregunta del grial: “Y tú, ¿A quién sirves?”.

En los escalones inferiores de su pirámide de apoyo las pasiones dominantes, promovidas y jaleadas por el Deep State son la ignorancia, el resentimiento, la envidia igualitaria, la codicia, el ocaso espiritual y el embrutecimiento intelectual y moral.

En los sucesivos escalones o estadios de tal siniestra pirámide, la codicia, la ambición, la vanidad, la hipocresía, la sexualidad desviada y desenfrenada, el egoísmo que no se para ni ante el crimen, parecen las principales pasiones utilizadas por el sistema.

 

Hubo cierto juez que de niño recibía prestados los zapatos y el traje de su primo cuando desde su pueblo iba a Jaén a la consulta del dentista. Lo que no ha impedido que luego haya llegado a tener mucho poder, mucha capacidad para hacer el Bien, para luchar por la Justicia y el Estado de Derecho contra el Crimen. Y acaso se pregunte cuando un ramalazo de súbita lucidez, como un intranquilizador fogonazo de luz, se muestre en el fondo de su conciencia: ¿Por qué estoy así? ¿Cuándo me equivoqué? ¿Cómo es que he llegado tan bajo?

Una pregunta que deberíamos hacernos todos los miembros de una civilización cada vez más deshabitada, más sometida al Deep State, antes de que resulte demasiado tarde.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.