Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Pesadillas televisivas estivales

Para tratar de proteger mi salud no suelo ver los informativos y programas de peleas de gallinas, gañanes, milicianas, petimetres y botarates en las teles. Contra mi costumbre, el otro día vi un rato un programa creo que fue de a 3, mientras desayunaba en la preciosa ciudad de Córdoba.  Una vez repuesto del pasmo, lo resumo y comento a continuación:

Primero, todo un pseudo reportaje sobe un supuesto terrorista que en realidad decían que era homosexual, cosa que hipócritamente la morisma condena aunque practica con fruición, y que según el relato televisivo había decidido atacar un comisaría de mozos de cuadra con un cuchillo, y una de las mozas le descerrajó tres tiros y falló un cuarto. Desde las escenas de torturas y malos tratos a detenidos, hace tiempo que, sinceramente, no me creo ninguna versión de este grupo armado lamentablemente degradado a sedicente ejército colaboracionista de los golpistas. Pero, en fin: Me pregunto ¿qué hubiera pasado si en vez de ser una moza catalanista hubiera sido un guardia civil o policía nacional español de pura cepa? ¡Cuántos sesudos análisis sobre la brutalidad policial, el delito del odio o racismo o xenofobia se hubieran excretado por nuestras repugnantes zurdas sorosianas, lacayunas y mercenarias! Pero, como el homicida es una moza de cuadra, el moro homosexual bien muerto está y que Alá lo proteja y le ofrezca hermosos mancebos en vez de huríes.

Segundo. Un pájaro vestido de color gris rata de alcantarilla, con maneras y decires de descerebrado perito en lunas rotas y luces apagadas, afirma sin sonrojarse que no es lícito que ningún ciudadano quite los lazos amarillos catalanes de la vía pública, porque ¡son propiedad privada! No parece, desde luego, que sean propiedad privada cuando provendrían de prevaricar fondos robados a los españoles, via impuestos. El lacito gamado es un símbolo golpista que pretende humillar a España, violar los derechos civiles de los españoles y evitar que se cumplan las leyes. Debería retirarlo la autoridad que no fuese cómplice del golpe.  Todo ello recuerda el cinismo criminal de las S A nazis contra la población indefensa. Pero la deposición fruto de la memez bien enmucetada, encanallada y pagada queda ahí, para pienso de fanáticos teleadictos.

Tercero. Continúa la función con un cobarde linchamiento al general Monzón. Uno de los militares de alta graduación en la reserva que ha firmado un manifiesto que trataba de defender la figura de Franco como militar. Aquí la cadena se lució especialmente. Toda una lección de falta de tolerancia, respeto a la libertad de expresión, dignidad, hospitalidad, respeto debido a las canas y al conocimiento el que dieron los fanáticos, sectarios e ignorantes linchadores y linchadoras de la tele. Cualquier miliciana desgreñada o zafio periodista todo a cien se permiten dar lecciones de conducta, dignidad o historia en los degenerados media españoles. Insultos y descalificaciones de gañanes y gañanas, que hacen ostentación de su ignorancia, sectarismo y fanatismo contra argumentos y datos de un señor, mejor conocedor del tema debatido.

Pero la cosa no es nueva. Unos breves apuntes de memoria histórica:

El Azaña intelectual explicaba aunque tarde, porque el Azaña político tuvo bastante responsabilidad de lo sucedido, la violencia y degradación de la coexistencia republicana: “Se trataba de un problema de libertad, de razón, de dignidad humana… veo a muchos jóvenes, en general desprovistos de primeras letras, lanzarse a oprimir el juicio ajeno…padecemos de un estallido de odio, de crueldad. En él se complacen más gentes de las que enumera.”

Y es que la maestría en el hombre suele ser amenazada por tres malos compañeros: la ambición, la ignorancia, la hipocresía que acompañan al fanatismo como extravío moral.

Uno de los grandes estudiosos del alma humana, el profético Dostoyesvki, describía en 1870 los principales caracteres del terrorista nihilista y su caldo de cultivo social. Muchos de ello se mantienen igual aquí y ahora, si bien, otros han variado ligeramente:

Dualidad social: Aristocracia sin muchos horizontes intelectuales, población con pocos medios económicos. Complejo de inferioridad hacia la inteligencia y hacia la cultura extranjera. Creciente frivolidad en la costumbres. Utilización de la ambición ajena. Pérdida de referencias morales y tradicionales. Considerar el bien o el mal como prejuicios a eliminar en el nuevo orden a imponer. Ostentación de mala educación y burla de convenciones sociales y de la urbanidad o “buena” educación. Apocamiento de la derecha: “para el hombre ruso el honor es tan solo una carga superflua.”

Así como algunas razones del éxito revolucionario nihilista, aquí y ahora del liberticida frente popular socialcomunista, filoetarra y golpista que ha aupado en la cucaña destructora a Sánchez:

Tener un “uniforme” (sentido de la pertenencia, cargos, misiones, nepotismo) y engaño sobre la verdadera realidad de la organización. Sentimentalismo como elemento de difusión del socialismo. Los pícaros. El cemento principal: la vergüenza de la propia opinión.

Buena parte de la tropa giliprogre actual, afecta de septicemia moral generalizada, cuando no simple síndrome de NUC, (Neurona Única Calcificada), se recluta y retroalimenta entre acomplejados o fracasados que, como perros de Pavlov se mueven por emociones inducidas, consignas hueras y prefieren lo “suyo”, su papilla para amorfos destetados, a buscar por sí mismos lo bueno o la verdad, resultado del análisis, el esfuerzo personal y el estudio. Gentes embarcadas en un proceso de devastación nacional y social que no debieran olvidar otro aviso del gran humanista ruso: “Quien para otro cava una zanja, en ella cae”.

Pero de nuevo recordemos ¡ay la memoria histórica! al Azaña intelectual de la Guerra de España y su significado: “Es obligación moral, sacar de la lección el mayor bien posible, y cuando la antorcha pase a otras manos…si alguna vez sienten que otra vez el genio español  vuelve a enfurecerse con la intolerancia, el odio y el apetito de destrucción… que piensen en los muertos… que nos envían el mensaje de la patria eterna que dice a todos sus hijos, Paz, Piedad, Perdón…”

¡Al mismo Azaña, si supieran quien fue, también le lincharían hoy los rojos sanchopedrescos!

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.