Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Otra de memoria histórica. Una carta profética

Antes de que la censura del Frente Popular se cierna definitivamente sobre la moribunda libertad de expresión, prensa e imprenta con la nueva criminal ley socialista de Memoria Histórica conviene aprovechar los quizás últimos momentos de libertad para rescatar y ofrecer ciertos testimonios históricos verdaderamente esclarecedores.

Rescatamos aquí fragmentos de una carta escrita el 24 de setiembre de 1934, unos días antes del sangriento golpe criminal perpetrado por socialistas y catalanistas, cuyos remitente y destinatario están ambos ahora de lamentable actualidad: El gobierno socialista se dispone a profanar sus tumbas.

“… Frente a los asaltantes del Estado español, probablemente calculadores y diestros, el Estado español, en manos de aficionados, no existe.

Una victoria socialista, ¿puede considerarse como mera peripecia de política interior? Sólo una mirada superficial apreciará la cuestión así. Una victoria socialista tiene el valor de invasión extranjera, no sólo porque las esencias del socialismo, de arriba abajo, contradicen el espíritu permanente de España; no sólo porque la idea de patria, en régimen socialista, se menosprecia, sino porque, de modo concreto el socialismo recibe sus instrucciones de una Internacional (Nota del compilador: Hoy la de la mafia globalista jázara de Soros). Toda nación ganada por el socialismo desciende a la calidad de colonia o de protectorado.

Pero, además, en el peligro inminente hay un elemento decisivo que lo equipara a una guerra exterior; éste: el alzamiento socialista va a ir acompañado de la separación, probablemente irremediable, de Cataluña. El Estado español ha entregado a la Generalidad casi todos los instrumentos de defensa y le ha dejado mano libre preparar los de ataque. Son conocidas las concomitancias entre el socialismo y la Generalidad. Así pues la revolución no tendría que adueñarse del poder: lo tiene ya. Y piensa usarlo, en primer término, para proclamar la independencia de Cataluña. Irremediablemente, por lo que voy a decir. Ya sé que, salvo una catástrofe completa, el Estado español podría recobrar por la fuerza el territorio catalán. Pero aquí viene lo grande: es seguro que la Generalidad, cauta, no se habrá embarcado en el proyecto de revolución sin previas exploraciones internacionales. Son conocidas sus concomitancias con cierta potencia próxima. Pues bien: si se proclama la República independiente de Cataluña, no es nada inverosímil, sino al contrario, que la nueva República sea reconocida por alguna potencia. (Nota del compilador: hoy organizaciones de Soros, recibido por Sánchez, miembro de la Fundación NDI del corrupto Partido Demócrata, en el despacho oficial de la Moncloa, como el Independent Diplomat, Open Society Fundations, financian y blanquean el golpe de Estado catalán y promueven su reconocimiento internacional). Después de eso, ¿cómo recuperarla? El invadirla se presenta ya ante Europa como agresión contra un pueblo que, por acto de autodeterminación, se había declarado libre. España tendría frente a sí, no solo a Cataluña, sino a toda la anti España de las potencias europeas. 

Todas estas posibilidades, descarga normal de un momento caótico, deprimente, absurdo, en el que España ha perdido toda noción de destino histórico y toda ilusión de cumplirlo, me ha llevado a romper el silencio hacia usted con esta larga carta. De seguro, usted se ha planteado temas de meditación acerca de si los presentes peligros se mueven dentro del ámbito interior de España o si alcanzan ya la medida de las amenazas externas, en cuanto comprometen la permanencia de España como unidad… ”

 

 

 

 

 

 

     

  

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.