Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Pedro, sé fuerte

Hace pocos días hablaba de los Presupuestos Base Cero (PBC), de su sentido y como metodología para reasignar recursos desde el principio en casos de cambios radicales, en el sentido de raíz, de su estrategia.

Los últimos acontecimientos de la farsa parlamentaria con un aparente radical cambio de guión y desde luego de actores protagonistas presentes en el escenario, parecerían indicar que nos encontramos en una suerte de PBC del corrompido tinglado de la vieja farsa borbónica.

¿Qué está pasando?  Aún es pronto para saberlo porque siguen siendo muchas, demasiadas, las incógnitas. Serán los próximos acontecimientos los que podrán irnos revelando lo que en verdad ocurre y las razones últimas de tan audaz cambio.

Sin embargo, con toda precaución y provisionalidad, a la luz de lo que se está viendo,  cabría ir comentando algunas cuestiones.

¿Tenemos verdadera soberanía, o aquí se hace en lo fundamental lo que disponen agentes plutocráticos internacionales ligados al poder financiero y al emergente NOM?

Es decir, ¿cuáles son los márgenes de autonomía de nuestras bandas políticas?

El sistema político español, según proclaman los papeles oficiales, es una Monarquía parlamentaria. Pero en la práctica sabemos que no es así. Y el espectáculo de esta semana lo vuelve a corroborar. En realidad, en el Parlamento no se parlamenta nada. Los diputados de cuota dan al botón que les manda el capo o consiglieri de su banda respectiva. No hay lugar para los argumentos, la oratoria, para la capacidad de convencer, para el auténtico debate político. Son números no ideas. Las cosas se dirimen fuera del hemiciclo como corresponde a la verdadera naturaleza del régimen: una oligarquía corrupta, apátrida, mafiosa, prostituida o mercenaria, sensible al chantaje por sus delitos y desfalcos y volcada a la consecución de intereses ajenos al bien común de los ciudadanos españoles.

Las mohatreras agencias de riesgo y los especuladores internacionales ponen el pulgar hacia arriba o hacia abajo como cínico emperador romano en el circo para distracción del populacho votante para promover o corroborar los cambios de actores políticos, bizarros o cobardicas gladiadores, según convenga a sus intereses.  Desde este punto de vista el candidato Pablo Savona fue vetado por el agente globalista presidencial Sergio Mattarella y boicoteado en las bolsas mientras, al contrario, el demoledor candidato Sánchez, aparente rehén de las fuerzas destructoras de la nación es aplaudido con fuerza por estos mismos agentes.

Pero el cambio de actores, ¿es resultado de una simple inopinada conjura de los necios u obedece a un cambio premeditado?

Mariano venía a representar una especie de cervantina barbuda dueña doña Dolorida. Una madame de caderas altas que jugaba el papel de ofrecer cierta apariencia de respetabilidad al burdel mientras las putas hacían lo que les venía en gana. Pese a su impostada pose de dama respetable nunca se opuso a nada importante dirigido a la devastación. Su relación de traiciones y felonías es casi interminable. Dejó intacto el siniestro legado zapateríl de ingeniería social en promoción del aborto, la homosexualidad, el nazifeminismo, la devastación de la familia, colaboró con el enemigo para salvar la cara a ETA, se compinchó con sus benefactores de la carcundia clerical racista vascongada para sacar hasta los higadillos a los españoles. Protegió el golpe catalán, financiándolo y no oponiéndose a sus fechorías. Mariano practicaba una especie de lenta eutanasia de la nación española. El famoso calentamiento paulatino hasta cocer la rana sin que reaccione.

Pero el traidor ha sido a su vez traicionado. Por la carca clerigalla pro etarra vascongada y por su creación de laboratorio, la falsa izquierda podemita. Los cambios de actores en el escenario parecen indicar un cambio de ritmo. El apuntador de la farsa habría decidido que es el momento de agilizar el golpe catalán.  Y el de Vascongadas, Navarra, Valencia o Baleares. Sin olvidar la Galicia afín del telón del grelo y la “normalización” lingüística. Viene un futuro repunte de los tipos de interés y conviene un mayor aumento de la deuda soberana gracias a la barra libre del despropósito mediante normas onerosas demenciales como las que podría intentar la sublime pareja Pedro Pablo. Todo ello hasta que pueda producirse el temido petardazo al modo griego.

El momento de la barbuda dueña doña Dolorida, tan cínico, tan complaciente, tan eficaz en su labor de demolición pero sin embargo también demasiado lento, ya habría pasado. Pero el del posible recambio globalista, Alberto, nuestro Macron, aún no habría llegado.

Para el actual proceso en curso de destrucción de la Nación española ¿qué resulta más eficaz, mantener la mohatra borbónica y su bipartidismo imperfecto apoyado en el enemigo nacionalista o proceder ya a la liquidación definitiva?

Lo iremos viendo en los peligrosos aunque interesantes tiempos que se avecinan, o que se nos vienen encima.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.