Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Grándola vila morena

….Terra de fraternidades. O povo é quem máis ordena. Dentro de ti ó cidade…

A las 0,20 horas de la madrugada del 25 de abril de 1974 suena la famosa canción en la radio que sirve de aviso para el levantamiento militar contra la dictadura portuguesa que mantenía postrada económica, social, política y culturalmente a la nación. Las fuerzas armadas toman diferentes centros neurálgicos y al amanecer el golpe se ha consumado de modo irreversible.

EFE lo anunciaba así:

Flash. Sublevación militar. Lisboa, 25. Esta madrugada se ha registrado en Lisboa una sublevación militar de de extensión y características hasta ahora desconocidas, según informa la agencia ANI. A Partir de las cuatro de la madrugada, la Emisora Radio Club Portugués comenzó a transmitir de quince en quince minutos un comunicado de una organización denominada “Movimiento de las Fuerzas Armadas” que recomienda no se ponga resistencia para evitar así un derramamiento de sangre.

En España el golpe portugués produjo reacciones encontradas. Gran inquietud en el Régimen y cierta esperanzada alegría en la oposición y la parte de la población que deseaba cambios políticos. Militares famosos de la época como Diez Alegría se convirtieron para algunos en potenciales émulos españoles del general Spínola. Un general aristocrático y elitista pero crítico con la dictadura que luego daría un contragolpe fracasado a finales de ese mismo año 1974.

Hoy, cuarenta y cuatro años después, este episodio no se suele recordar demasiado aquí, aunque muchos españoles nos alegremos sinceramente de los logros del pueblo hermano portugués.

Resulta interesante comprender el verdadero papel de EEUU y de la OTAN en el golpe portugués. Su antiguo imperio fue demolido. La decrépita dictadura fue sustituida por un régimen con votaciones llevadero para el globalismo. La odiada policía política, la PIDE, fue perseguida y algunos de sus miembros que no pudieron huir o esconderse, medio linchados. Los militares más izquierdistas como el almirante Rosa Coutinho o el famoso capitán Otelo Saraiva de Carvalho, autor de la crónica Alvorada em Abril, terminarían destituidos o incluso procesados. También civiles críticos con la deriva pro imperialista norteamericana y reformadores serían eliminados del proceso. Así, el brillante primer ministro Sa Carneiro sufriría un extraño accidente de aviación que le causaría la muerte. El testigo José Moreira sería asesinado.

Se abría una etapa de incertidumbre, de libertad vigilada por las potencias esteriores.

Quizás el golpe del 25 de abril, conocido como la Revolución de los claveles haya sido el último golpe de estado clásico en Europa. Un golpe convencional motivado por el sincero patriotismo de la mayoría de sus agentes. Inspirado en el romántico deseo de devolver la Libertad al pueblo. Luego reacondicionado, revisado y adaptado a los deseos de la OTAN y a las necesidades del NOM.

Poco que ver en objetivos, fondo y forma con los actuales como el catalán perpetrado por delincuentes con nuevas tecnologías.

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.