Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

De chantajeables, chantajeados y chantajistas

Parace cada vez más clara evidencia de razón que muchos de los despropósitos, acciones contra natura o sindioses que acontecen tanto en España como en el resto del mundo sólo pueden explicarse porque sus perpetradores actúan contra el bien o el sentido común por satisfacer intereses ajenos, no ya por estulticia inhabilitante o inaudito e incomprensible despiste, sino bajo simple chantaje.

Incluso cabría pensar, visto lo que se ve, que el tinglado actual está montado para que, salvo error en la cooptación, sólo alcancen puestos de gran poder o relevancia agentes vicarios, maleables y chantajeables por poderes ocultos de objetivos e intereses inconfesables que serían los verdaderos amos del mundo en la sombra, democracias y otros adornos, arbotantes populistas, falsas banderas o señuelos aparte.

Ejemplos hay a montones todos los días, por desgracia. Al parecer, y según algunas fuentes, el reciente registro del despacho del abogado de Trump se habría realizado para encontrar pruebas de hechos que fuesen susceptibles de chantaje con el objetivo de obligarle a promover una gran conflagración mundial tras haber declarado su deseo de abandonar Siria. Un Trump más que preocupado que parece temer por su vida gracias al fuego “amigo” e intentaría camuflarse con maniobras de distracción.

Gran parte del tinglado sionista de falsas banderas o descalificaciones contra Trump de los grandes media y el propio autónomo y siniestro Estado profundo acaso pueda explicarse por la voluntad no ya de mantener sus negocios de tráfico de armas, drogas, órganos o prostitución sino de tapar terribles escándalos de pedofilia y asesinatos ritualísticos que afectarían a grandes personalidades norteamericanas e inglesas, así como al propio Partido Demócrata y el tinglado de Holywood. Un asunto tremendo que merece análisis aparte.

Aquí, en España, también tenemos nuestros chantajeables.  Con el agravante, o hecho diferencial quizás, que ya casi nadie parece defender los legítimos intereses de España y los españoles.

El poder ser chantajeable sin duda resulta una gran baza del Poder oculto y una garantía para su conservación. Así, se fuerza al político o gran empresario objeto de chantaje a servir intereses ajenos y opuestos a los de sus electores o representados.

Nadie con un mínimo sentido común ni de su propia dignidad o la de su nación, puede entender, por ejemplo, el comportamiento de Mariano, Soraya o Montoro mintiendo contra evidencias y colaborando o al menos no oponiéndose al golpe catalán. ¿Sólo cobardía o felonía congénitas? Tampoco el ostracismo  y ninguneo al que el tinglado condena a formaciones como VOX, que son las que de modo eficaz y heroico dadas las circunstancias, se oponen al golpe vigente, instando la acción de la Justicia mientras promociona a otras de dudoso efecto placebo.  Ni tampoco que se permita el acoso impune a jueces y magistrados que cumplen patrióticamente con su deber. Ni que la mejor defensa de ladrones, forajidos golpistas catalanes vengan de de declaraciones mendaces e infames de…  ¡ministros de la Corona!

Tampoco se entiende el empecinamiento de gentes como, por ejemplo, la Cifuentes en mantenerse en la poltrona y para colmo además azuzar el avispero de los presuntos desfalcos oficiales en la ciudad de la Justicia, cuando debiera ser consciente que su imagen pública no puede resistir un par de diplomas mohatreros o videos anti hurto. Y que ha de durar en el cargo lo que quiera su chantajista. Y eso que, comparado con lo apandado por los socialistas en Andalucía con el pretexto de la ayuda a los parados o por los golpistas catalanes y vascos con sus permanentes onerosas felonías, la cosa del par de tarros de pomada afanados no deja de ser cómica.

¿Hay otros motivos para el chantaje además de los desfalcos y corruptelas? Es posible, si fueran verdad algunas de las hipótesis más tremendas y descorazonadoras sobre la verdadera naturaleza y funcionamiento de las élites globalistas.

 

Nota a las 21h 50m

Recomiendo la lectura del excelente artículo de Javier Benegas que acabo de ver en Disidentia, (Pinchando aquí)

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.