Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

Mentiras de destrucción masiva

La Historia ha demostrado hasta la saciedad la escasa fiabilidad de las justificaciones del agresivo imperio americano para provocar guerras sanguinarias cuando le interesa a sus ambiciones de dominio mundial, producción de armamentos o tráfico de drogas.

Los españoles recordamos el caso del auto hundimiento del Maine que inició la agresión bélica del 98 contra España en Cuba. O la introducción de armas en un barco de pasajeros, el Lusitania, para intentar provocar fuera hundido por un submarino y satisfacer así los deseos imperialistas de entrada en guerra contra Alemania. El contraalmirante norteamericano Robert Theobald en apoyo de sus compañeros de armas acusados de negligencia explica y demuestra en su documentado y valiente libro El secreto final de Pearl Harbour como el Presidente Roosevelt conocía la posibilidad de un ataque aéreo japonés a la base americana, ya que la inteligencia americana había conseguido descifrar los códigos secretos del espionaje japonés varios meses antes. Lo único que se hizo fue retirar a alta mar los portaaviones y barcos modernos dejando en puerto las naves obsoletas como el viejo acorazado Arizona en calidad de cebo.

Tampoco se puede olvidar el invento del falso incidente del Golfo de Tonkin para provocar la devastadora, sanguinaria y ecocida guerra imperialista de Vietnam. Ni el no menos embuste de la luego oficialmente desmentida existencia de armas de destrucción masiva en Irak, pretexto empleado por Bush hijo, tras el auto atentado de las Torres gemelas, para destrozar e invadir Irak. O la creación “occidental” de Isis para propagar la siniestra primavera árabe y provocar el caos en Oriente Medio amén de inundar y desestabilizar a la UE con millones de refugiados inasimilables. O la criminal agresión bélica contra Siria mediante los sanguinarios terroristas de Isis y la horda de inventados “pacíficos demócratas” sirios, armados hasta los dientes por Occidente, Israel y Arabia Saudita.

O el reciente incidente del envenenamiento de un ex coronel ruso en Londres por supuestos espías de Putin a los que se les acusó sin pruebas concluyentes, que al parecer han resultado completamente falsas, provocando otra subida de la tensión internacional y la expulsión de diversos embajadores. Montaje que costó el cese fulminante del Secretario de Estado americano, que al parecer estaba dentro de la conspiración.

Los más oscuros poderes occidentales, que actúan en la sombra tras gobiernos títeres, están volviendo a llevar a la Humanidad al borde de la guerra generalizada con lo parece otro nuevo ataque de falsa bandera, por la que según la propaganda de los media occidentales, el que el ejército regular sirio habría hecho uso de armas químicas contra su población civil hipócritamente defendida por el mismo Occidente causante de una guerra de agresión imperialista extranjera que los asesina.

A los ciudadanos pacíficos de verdad no nos gusta que nuestros hipócritas dirigentes asolen otros países que consideran más débiles amparados en pretextos calumniosos. Ni tampoco nos gusta volver a una situación de alta tensión mundial como la vivida con la famosa crisis de los misiles rusos en Cuba. Entre otras razones, además del riesgo inminente de descontrol con consecuencias funestas, porque en Occidente ya no parece quedar como entonces ningún dirigente sensato de la altura de un Kennedy. Un dirigente de verdad, capaz de enfrentarse a sus propios halcones y representantes del feroz e inhumano conglomerado militar industrial, para imponer la visión civil y filantrópica de promover la coexistencia pacífica entre naciones en lugar de guerras cruentas, injustas y devastadoras preparadoras de un futuro siniestro NOM.

Posdatas del día 16 de abril

Autoridades religiosas cristianas sirias rechazan la agresión militar imperialista contra su país, ved aquí, (Fuente: Infocatólica.com)

La visión completa e interesante de Enrique Romero, ved aquí

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.