Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

ARCO sin flechas

Creo que no hace falta repetir lo tantas veces ya dicho en otros muchos textos anteriores. Gran parte del Arte enmucetado, oficialista, ha venido degenerando desde el siglo XX en una mohatra lamentable, en un tinglado propio de descuideros, tartufos y arrebatacapas. Pero acabamos de vivir otra hipócrita escaramuza que merece ser comentada.

La despótica alcaldesa zamarrapeor la Señora Carmena, la misma que promueve con fondos públicos extraídos a sus víctimas madrileñas, la apología de personajes tenebrosos so pretexto de la infecta Ley de Memoria histórica, apoya la provocación, se viste de plañidera derramando lágrimas de cocodrila por la supuesta violación de la libertad de expresión perpetrada en ARCO por la dirección al haber retirado una no menos supuesta obra de arte.  Y más chula que un ocho, olvidando el cargo que detenta, dicho sea en su preciso sentido, da plantón a los Reyes.

La tal obra de arte que competía con unas fregonas dobladas y un cubo entre otras magníficas piezas, consistía en panel o dazibao maoísta con una colección de caras de golpistas, terroristas, chorizos, forajidos, hampones, reos y maleantes de toda calaña o condición a los que se les calificaba de presos políticos. Una más que posible apología del terrorismo, la delincuencia y el golpismo. Una reedición a catalana de los famosos wanted de las películas del Oeste.

La dirección de IFEMA ha solicitado la retirada en uso de sus legítimos derechos, por su nula calidad artística, aviesas intenciones y acaso en previsión de que pudiera ser acusada de complicidad en la comisión de un delito.

La totalitaria amén de repugnante policía sorosiana de costumbres ha puesto el grito en el presupuesto, más que en el cielo. Y el gobierno o la gobierna de Mariano y sus chicos y chicas se ha disfrazado de plañideros y plañideras para rasgarse las vestiduras y entonar el mea culpa por haber tenido la tentación de evitar un nuevo insulto y provocación a las víctimas y hacer cumplir las leyes. Pecado nefando, y que conste que no va con segundas por su naturaleza marianil.

No sé, supongo que no, si existe alguna colección de la serie ISO 9000 de normas de calidad para el arte. Pero, con normas o sin normas de aplicación tecnocrática, resulta asombrosa y lamentable la falta de criterios estéticos y morales de nuestros próceres y próceras apoltronados y apoltronadas. La primera corrupción, madre de todas las demás, sobres barcenianos, gurteles o púnicas y EREs incluidos, es la pudrición del Entendimiento.

A lo que se añade la cobardía e incapacidad del gobierno y al parecer del Régimen en general, para defender el Bien común, el honor de España y los españoles, ambos indefensos ante las provocaciones y agresiones de sus enemigos.

El “artista” de ARCO no es el único provocador. Un tal Rogelio Torrente, brazo cretino de la ley autonómica catalana, se ha permitido insultar a magistrados y jueces confundiendo con impune chulería catalanista políticos presos con presos políticos con ocasión de un reciente acto en el Colegio de Abogados. Alguno de los aludidos con muy buen criterio dejaron plantado al estulto maromo golpista, mientras que el ministro marianil del ramo, o de la rama vista su penosa actuación consentidora del atropello, no reaccionó ante los insultos a la Judicatura que se supone representa en el Ejecutivo, con perdón, y se quedó apoltronado, amorfo, callado como ramera, consentidor como su jefe.

El verdadero estado de las civilizaciones es el de su arte.

 

 

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.