Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

El rey de las bofetadas

Un número clásico del circo es el de los payasos. Divididos los roles, el Listo le da de bofetadas al Tonto, figura conocida como el payaso de las bofetadas al que el poeta León Felipe dedicó un poemario. En este circo sin gracia en el que se ha convertido el Reino borbónico de España por tener incluso disponemos de un rey de las bofetadas.

Habitual en estos tiempos es que la fanática hinchada de cierto equipo de golpistas, delincuentes y pícaros de todas clases se dedica a ofender a los españoles con hasta ahora total impunidad. Gratis total. Chusmas que braman cobardemente escondidas en la masa demostrando su degradado jaez, silban el himno nacional español y se burlan de Su Católica Majestad que por desgracia demuestra ser asaz masoquista o acaso tan corto como tiene de largo. Y lo malo es que el Rey, para bien o para mal, se supone que nos representa a todos los españoles.  A los Borbones puede que les de igual cualquier cosa con tal de mantener el Trono y el momio porque han demostrado a lo largo de la Historia de España que van a lo suyo, pero a muchos ciudadanos moralmente nos duele que pasen estas cosas no solo con absoluta impunidad, sino con lo que parecería complicidad institucional.

La directiva de este club de golpistas tresporcentistas, que va de juzgado en juzgado por chorizos y remiendavirgos, no sólo no intenta poner un mínimo de decoro o sentido de la dignidad o de la hospitalidad sino que jalea a la chusma, su chusma de seguidores.

Es un juego denigrante, disparatado, soez en el que se ensartan sandeces e incoherencias igual que los golpistas catalanes ensartan desfalcos.

Pues, vamos a ver, si el club es acreditadamente golpista y anti español por vocación o malsana querencia, ¿qué hace jugando las competiciones deportivas del país al que ofende?

Si insulta o se chotea del rey, ¿para qué quiere su copa?

El delincuente, el soez, el mal educado, el golpista, demuestra su calaña con sus actos, pero ¿cómo es que las instituciones españolas se lo permiten?

¿Por qué no se suspende el partido? ¿Por qué no depuran responsabilidades ni se expulsa de la competición española a este club de maleducados, cobardes, tramposos e indeseables?

¿Qué hipotecas o complicidades mantiene la Corona con esta turba para no tomar ninguna medida en defensa de España y la dignidad nacional, ya que ella no parece defender la propia?

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.