Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La Opinión del Lector: ECCE HOMO EN MARIA PITA

Un coruñés entendido y amante del Arte nos ha remitido el siguiente interesante texto de actualidad que reproducimos a continuación:

“Aunque la especulación y el mal gusto han hecho desaparecer de nuestra ciudad construcciones emblemáticas, aún quedan edificaciones que nos hacen recordar a los buenos arquitectos que hemos tenido en La Coruña, que aportaron lo mejor de ellos con el noble deseo de convertirla en una ciudad hermosa y agradable, con la complicidad de una burguesía culta que también aspiraba a lo mejor para su ciudad.

Cuando uno de estos significados arquitectos, Mariño, proyectó el edificio del Ayuntamiento, estoy convencido de que lo hizo vislumbrando su futura equipación con obras pictóricas merecedoras de estar colgadas en tan nobles paredes. Y no se equivocó, durante años, las pinturas de Llorens, Taibo, Sotomayor, Cersa, Juan Luís, Luís Mosquera y algunas más pertenecientes al patrimonio nacional, embellecen sus paredes contribuyendo a convertir nuestro Ayuntamiento en un autentico Museo. Lo que dice mucho de aquellos alcaldes que sabían elegir o se dejaban aconsejar por quienes tenían más conocimientos que ellos de la materia.

El pasado mes de diciembre recibo un whatsapp con el retrato de Paco Vázquez. Pensé que era una broma cuando, a continuación, me pone que se va a colocar en el Ayuntamiento. Miro el calendario por si era el 28 de diciembre, y no era una inocentada. La prensa más tarde me lo confirma, y allí me encuentro al actual alcalde el día de la presentación oficializando el horror, pero eso sí como siempre, con su disfraz de leñador pobre, camisa por fuera del pantalón a lo Pablo Iglesias.

Curiosa la actitud del señor Ferreiro, que anda de austero por la vida. Una de sus últimas generosas y humanas ocurrencias era sacar las goteras de los puentes para hacer mas confortable la vida de los indigentes; sin embargo no pareció tener dudas al desembolsar, y de una atacada, 9.000 euros por el retrato de Losada y el doble, 18.000 euros por el de Paco Vázquez. Total 27.000 euros.

Hace años, que yo recuerde, se destinaba una misma cantidad para todos los retratos de los ex regidores y si alguno de estos quería que se lo pintara un artista de superior caché se pagaba el retratado la diferencia de lo presupuestado.

Utilizar el poder y ser generoso con el dinero de los contribuyentes para con ello ir devolviendo favores al partido colaborador necesario para que la “Marea” llegara a la alcaldía dice mucho de la ética muy acorde con la estética de nuestro actual regidor.

Cuando colocaron el retrato de Paco Vázquez en el Ayuntamiento comencé a darme cuenta de que el anterior Alcalde, Negreira, estimaba a Paco Vázquez más de lo que muchos creíamos. El ir dilatando el cuelgue de este ecce homo II lo confirma.

El acto oficial de la presentación del retrato lo podría haber filmado Berlanga. También me recordó la escena, el cuento “El traje nuevo del Emperador” en el que dos timadores presuntos sastres le dicen al Rey, muy presumido él, que le pueden confeccionar un precioso traje con una tela tan maravillosa que solo los tontos no la podrán ver. El resto del cuento ya lo conocemos.

Tengo la convicción que muchos de los invitados al acto al ver a Paco tan entusiasmado con el nuevo traje, digo retrato, se contuvieron las carcajadas reservándose lo que sintieron al ver la pieza, cuya calidad y valores pictóricos eran tan invisibles como el hermoso traje del Emperador.

Sr. Vázquez, usted ha sido un buen alcalde y así como a los legionarios se les presupone el valor a usted le creía poseedor de un cierto buen gusto; aunque solo fuera por la cantidad de piezas extraordinarias que habrán pasado por delante de sus ojos. En Roma, en la Embajada seguramente desayunaba viendo pinturas del Tiziano, Mengs, Madrazo, Nattier etc. Y eso debía sensibilizar hasta una roca. Por ello, me dejó perplejo el que le guste y se guste en eso que le han hecho.

El retrato, créame, no tiene un pase, se comenta por sí solo. Usted, que es persona inteligente, consulte con alguien que sepa un poquito de pintura, no haga caso de los “halagaores”:

El colorido, sobre todo del rostro, y la composición frontal tiran para atrás. Parece usted un pavo real abotargado, y no lo digo por su deseo, que respeto, de ser retratado con el uniforme de embajador y con sus, seguro, merecidas condecoraciones. Esta clase de atuendos, cuando se sabe pintar, y se interpretan con arte, dan mucho juego al artista. Los uniformes de gala con sus casacas bordadas y vistosas botonaduras nos traen a la mente ejemplos de magníficos retratos realizados por Vicente López o Federico de Madrazo. Admito que a estos pintores no se les puede resucitar, como otros más cercanos en el tiempo y el espacio como pueden ser Román Navarro, Luís Mosquera o Quintas Goyanes. Por ello, por respeto al lugar y a usted, señor Vázquez, que no se merece quedar de esa guisa para la posteridad, sinceramente le animo a que retire, si es posible, el retrato y sustitúyalo. Páguese usted otro que en España hay buenos retratistas y que cobran bastante menos que el que se lo ejecutó y pagamos todos.

Un buen retrato no debe producir hilaridad ni mofa. Un retrato de calidad jamás debe ser una mala caricatura y sinceramente, esta pintura solo la imagino aprovechable como cartel para anunciar el carnaval…”

M. Ortiz

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.