Alfonso De la Vega

La Garita de Herbeira

Artículos, solfas y epistolarios

La Opinión del Lector: EL BOTELLÓN

El Doctor Cossío Coll nos ha remitido este texto sobre un tema de perenne lamentable actualidad, que reproducimos a continuación:

“La ministra Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está demostrando una especial habilidad para meterse en todos los charcos… ¡de los que encima ella, por edad, no tiene la culpa! ¡Estoy harto de que “los políticos” descarguen sus culpas y responsabilidades en todo lo que se mueve! Lo que me extraña es que las asociaciones de padres no tengan nada que decir. Yo quiero hacerlo, por lo injusto que es. 

Recordemos los antecedentes del botellón. Todos ustedes han oído hablar festivamente de “La movida”, estimulada por políticos conocidos, como exponente de una vida joven, alegre y feliz. También la nueva educación en las escuelas y demás colegios fue imponiendo que profesores y alumnos eran todos “coleguis”, y <aquí todos de tu>. Salir a la una de la madrugada se hizo costumbre, e “ir de botellón” se fue imponiendo porque <<la bebida es cara y los jóvenes no tienen dinero para pagarla en los locales de ocio>>, como me decía un alcalde. Así que fuimos pasando de beber alcohol en grupos dispersos en la via publica a que alcaldes “sensibles” a esa incomodidad organizaran zonas de Botellódromo. Todo bien organizado, pero no conozco de ninguna autoridad que haya intentado prohibir que se instalen zonas de recreo en las afueras de las ciudades, a las que se accede en coche. Creo que Cáceres fue una excepción al oponerse en algún momento a “la movida” alcohólica universitaria, medida protestada por los ya educados en la nueva alegría.

Bien. A pesar de todo los padres que han tenido el valor de tener hijos (hoy la natalidad es quizá nuestro mayor problema como sociedad), intentan educar a sus hijos. Y se topan con los jueces, de los que voy a mencionar solo alguna sentencia que me llamó la atención. Recuerdo la condena a una madre a varios meses de <alejamiento> de un niña muy menor de edad porque le había dado una cañuela para corregir algo (supongo que el juez haría de canguro); la que condena a un padre por cerrarle la puerta de casa a un mozo que llegaba a casa cuando le petaba; la que condena a unos padres de La Rioja a mantener y alimentar en su casa a dos mocetones cercanos a la cuarentena que seguían sin trabajar en nada; y la última, que conozco: Una joven madre le da un cachete en la calle a su niño, un viandante la denuncia y el juez admite la denuncia, teniendo la madre que demostrar con testigos que no es ninguna torturadora. No hubo sentencia. Se puede adoctrinar a los niños en las escuelas de España, es evidente, pero es muy difícil enseñarles buena educación (antes se llamaba urbanidad) y buenas costumbres.

Ahora la ministra quiere acabar con el botellón haciendo responsables a los padres. Ahí acaban las responsabilidades. ¡No sería más razonable que todo tipo de autoridades impidieran y reprimieran beber alcohol en la calle! Quizá así dejáramos de ver borracheras feroces y comas etílicos (y cirrosis en niños) en las urgencias de los hospitales, así como el aumento de enfermedades mentales. Y se de lo que hablo”.

Dr Benigno Cossío Coll

Nota: la foto recoge como queda un jardín emblemático de la otrora culta y civilizada ciudad de La Coruña, conocida hoy como A Coruña, después de una placentera noite de botellón de los lugareños.

 

 

 

Entradas feeds. XHTML y CSS válidos. Tema WordPress basado en GimpStyle diseñado por estudiocaravana.